Espumas y terciopelo | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Espumas y terciopelo

“Las canciones son un espejo en el que cada uno se refleja”


Espumas y terciopelo | El Imparcial de Oaxaca

“La música es un espejo” me dice Maricha Elizundia, vocalista del dúo Espumas y Terciopelo, mientras me saluda efusivamente a través de una video llamada. La intención es conversar de las nuevas canciones del dúo musical que ha conformado con su compañero Memo Andrés; sin embargo, nos ponemos a discurrir sobre el bolero y los sentimientos.

Es precisamente este género musical el que los unió en 2010, cuando ambos se encontraban en San Cristóbal de las Casas y comenzaron a tocar juntos, de manera casual, en la calle. Pronto hubo una suerte de química entre ellos e iniciaron a componer sus propias canciones naciendo así su dúo que los unió en los acordes y en la vida.

En los 11 años del grupo han logrado construirse una carrera, hacerse de un público y publicar tres discos, el homónimo Espumas y terciopelo, Vive despacito y Pasajeros. Además de sencillos como “Respiro y Camino” y “Danzas en el mar”, que es su producción más reciente, al que seguramente le tienen gran cariño musical y personal, pues ahora no solo han hecho florecer una canción sino a un nuevo ser, su hijo:

¿Por qué el bolero fue su punto de encuentro como grupo?

—Porque era la música en común que nos gustaba. Memo tenía gustos más rockeros y yo más poperos, y el punto medio que nos gustaba eran los boleros. Él traía su guitarra y empezó a tocar algo, entonces yo le dije “hay una canción que yo escuchaba de chiquita que era Amarraditos de María Dolores Pradera” y fue la música que casi siempre cantaban en nuestras casas, entonces creo que también es una manera de recordar ese pasado y hacerle honor a lo que nuestras familias nos enseñaron musicalmente.

¿Cómo eligen los primeros repertorios de Espumas y terciopelo?

—Casi todo lo que tocamos son canciones propias. El nombre lo sacamos de esta canción de Amarraditos porque nos sentimos identificados con esa pareja que trataba de ser como de la época de sus abuelos; la gente nos decía “¿Por qué cantan boleros si eso no es de su época?” partiendo de ahí tocábamos canciones como “La gloria eres tú”, “Bonita”, “Piel canela”, “Si nos dejan” y “Cómo te extraño”, que han estado mucho tiempo siendo parte de nuestras vidas y decidimos quedarnos solo con esas que disfrutamos más tocar.

¿Cómo hacen suya una canción?

—No sé qué es lo que pasa, es como si vas y te pruebas ropa, sientes que te gusta una en específico. Creo que tiene que ver por cómo siento que mi voz se acomoda con la canción, porque hay melodías que me parecen más ricas de cantar y otras que me parecen bonitas, pero no generan esa delicia al cantarla. Yo creo que es una cuestión más de gusto.

Existe ese estigma que el bolero ya no se escucha, pero sigue gustando ¿no lo crees?

—Exacto, gusta. Nosotros tenemos tres discos, el primero tiene prestados más elementos del bolero y la música mexicana, como trompetas, marimbas, acordeones y canciones que van con esas armonías. Cuando cantamos nuestra música como que la gente entiende que es nuestra propuesta y no nos dice nada, pero cuando nos vamos más al bolero luego nos dicen “¿Por qué se saben boleros?” o “me encanta su canción de Bonita” y nosotros les decimos que no es nuestra, que es un clásico que nos hubiera encantado decir que es nuestra. Creo que la gente se sorprende un poco o más bien nosotros nos sorprendemos cuando vemos que hay gente que no conoce esta música. Es chistoso ver que hay gente que piensa que nosotros compusimos canciones como esta solo porque las interpretamos, pero nos encanta que la gente las vaya conociendo, porque es música hermosa, en armonía, melodía y letra, que no se tiene que olvidar porque puede aportar mucho a la cultura contemporánea, creo que podemos aprender mucho volteando a ver desde qué sentimientos se componía antes.

¿Qué crees que haya pasado con los compositores del pasado para que se expresaran de esa manera y cómo se están expresando los compositores del presente?

—Creo que la manera en la que vivimos, la tecnología y que las cosas son más inmediatas, nos hacen ver la vida de una forma diferente; por lo tanto, como el contexto es diferente la manera en la que nos sentimos y expresamos es diferente. La tecnología ha hecho que podamos hacer música con menos elementos y antes era tener una guitarra e ir por ella por todas partes, viendo la vida análoga tan receptiva al contacto humano que se plasma en esas letras. Además, era más romántico el tema, antes no ligabas por WhatsApp, Facebook o Instagram, si querías ligar a alguien tenías que ir a tocar a la puerta de su casa y tal vez llevar una flor o una canción ¿No? … (risas).

¿A ustedes les hubiera gustado vivir en esa época o se quedan en la que vivimos?

—A mí me gusta la época en la que vivimos, porque no conozco la real forma de aquella época, porque me encanta la ventana que puedo ver por medio de las canciones y me gusta mucho el sentimiento que se expresa, pero creo que este es el momento que nos tocó vivir y pues no podemos amar nada que no conocemos. Creo que a ambos nos gustan vivir en esta época, pero sí conociendo canciones de otras para tomar elementos que nos gusta y reinterpretarlas para hacer nuestra propia música.

¿Qué pasa cuando tú y Memo hacen música juntos?

—Cuando Memo y yo creamos música juntos hay una conexión muy grande, porque independientemente de que seamos pareja, somos individuos y cuando hacemos música nos unimos en un mismo canal y encontramos la manera en que los dos nos podemos expresar y crear una canción que tenga coherencia y eso me parece algo mágico, creo que no con todo mundo pasa, que puedas dar un mensaje que hable de mí y que al mismo tiempo hable de Memo y que hable de esta unidad que somos Espumas y Terciopelo.

Dicen que las canciones siempre caminan solas ¿No?

—Sí, eso me encanta de las canciones porque yo las puedo componer pensando en una cosa, Memo pensando en otra, la canción dice otra cosa y cuando la gente la interpreta la hace suya porque además también le habla de su historia, entonces se me hace que es un espejo en el que cada uno se refleja.

@Urieldejesús02