Blue Jeans, El hombre de la gorra | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Blue Jeans, El hombre de la gorra

Dice el viejo dicho que cuando más oscura está la noche es porque va a amanecer, lo cual constató Francisco de Paula Fernández González (Carmona, España, 1978) que recién egresado…


Blue Jeans, El hombre de la gorra | El Imparcial de Oaxaca

Dice el viejo dicho que cuando más oscura está la noche es porque va a amanecer, lo cual constató Francisco de Paula Fernández González (Carmona, España, 1978) que recién egresado de periodismo experimentó una serie de fracasos en su vida profesional. No obstante, conocedor de su facilidad para la escritura, comenzó a escribir en un fotolog sin pensar que ahí comenzaría su carrera al éxito como escritor bajo el seudónimo de Blue Jeans, que hoy en día es todo un referente en la literatura juvenil. 

Ahora se encuentra promocionando su  catorceava novela El Campamento, thriller donde narra la historia de unos prominentes jóvenes españoles que son convocados por un millonario a ser parte de un campamento donde pondrán a prueba sus habilidades para sobrevivir. 

Una de las marcas personales de Blue Jeans es la eterna gorra que ha sido su compañera desde mucho antes de dedicarse a la escritura. Durante una videollamada —que fue interrumpida en dos ocasiones por un par de urracas que se travesó— nos contó “con mi primera novela tenía miedo; me recomendaron usar una gorrita y desde entonces Blue Jeans es un tío que lleva gorra, es un sello de identidad”: 

¿Recuerdas el primer libro de Agatha Christie que leíste?

—Eso no te lo puedo decir, porque no me acuerdo –se ríe– fue hace mucho tiempo, mis padres tienen en la biblioteca donde yo vivía en Carmona toda la colección. Además, tienen varias colecciones diferentes, y yo recuerdo que, con doce o trece años, iba a la biblioteca y me llevaba esos libritos a mi cama y me pasaba parte de la noche leyéndolos; no te puedo decir, seguramente era alguno de Hércules Poirot, que es mi detective preferido de ella.

¿De todos podrías elegir un título favorito? 

—Es muy difícil porque yo los he leído todos, los de Jane Marple, los de Hércules Poirot, los que no tienen detective… a ver, a mí me gusta mucho Diez negritos, El misterio de la guía de ferrocarriles y me gusta mucho su autobiografía, que creo es inspiradora, y para la gente que escribe, leer su vida es algo apasionante, tuvo una vida increíble, una mujer adelantada a su época, a su tiempo; que incluso tiene un apartado misterioso, desapareció 11 días, nadie sabe donde estuvo. 

Dices que es apasionante la autobiografía de Agatha Christie ¿Cómo sería una autobiografía de Blue Jeans para los lectores? 

—¿Cómo sería?… he tenido mis cosillas también –responde risueño– no tan intensas como ella, pero bueno mi historia puede ser de cierta manera un ejemplo de que los sueños se cumplen y que con trabajo esto que suena tanto a Disney se puede hacer realidad. Yo me licencié en periodismo, soy periodista… no encontraba trabajo cuando acabé la carrera. Escribí una novela; no conseguí publicarla, me rechazaron todas las editoriales. Me iba fuera de casa a escribir porque no tenía ni mesa para el ordenador, y bueno que me metí a internet un día, empecé a escribir, eso se hizo viral y ahora son 14 novelas publicadas, entonces esa historia yo creo que a los chicos les viene bien, porque piensan que no van a conseguir lo que desean y mi caso es el caso de una persona que empieza de cero y puede llegar a donde quiera. 

Normalmente, el canon literario relega a los autores que han salido de internet, los califican de ser literatura fácil; sin embargo, son de los que más venden ¿Porque crees que estén tan peleados estos conceptos? 

—Siempre se ha dicho que lo comercial es malo, se reniega de lo comercial, los más puristas dicen que es malo, a veces inclusive sin haber leído nada, no solamente lo que viene de internet, lo juvenil en sí, lo romántico; cuando los escritores juveniles, lo que estamos creando son lectores, si alguien es lector cuando joven, posiblemente lo sea para toda la vida. 

Has dicho en varias entrevistas que sueles escribir en una cafetería porque necesitas que haya ruido, pero El campamento, por la pandemia lo escribiste en casa… ¿Qué fue hacer esta novela sin ruido? 

—El silencio absoluto me pone muy nervioso cuando escribo –se ríe nervioso– aunque a veces es necesario, yo soy una persona que no le gustan los gritos, que haya mucho ruido del mundo, pero para escribir sí que he escrito las novelas anteriores en una cafetería. Además, en Madrid, donde pasa muchísima gente, así que este libro ha sido muy difícil, lo he pasado mal, sobre todo lo que más me costaba era sentarme a escribir, porque la cafetería era como mi oficina y en casa me ha costado mucho eso. Afortunadamente, el reto de escribir la novela lo cumplí a tiempo y en los plazos de la editorial, así que bueno, estoy muy contento. 

Con esta novela te sales mucho de tu zona de confort, es otra temática, esta vez no es una saga ¿Qué ha sido lo más complicado de escribir El campamento?

—Eso quizá haya sido lo menos complicado, lo más difícil de este libro es la historia en sí, el crear una historia en un sitio encerrado y que sea creíble, es decir 10 chicos estando en medio de un campamento, en medio de las montañas, que son invitados por un millonario, que muere uno y tal, eso podía quedar algo muy friki, muy raro y yo no quería eso, pero bueno ha sido un libro muy fluido. 

¿Un thriller siempre tiene que tener una muerte o un desaparecido? 

—Podría haberlo, lo que pasa es que habría que pensarlo, pero yo lo veo complicado, estamos acostumbrados a que los thrillers –sobre todo los actuales– empiecen con la desaparición de alguien o con la muerte de alguien desde el principio, no sé si el robo o la persecución de alguien cuente como un thriller, pero bueno lo que hoy se está vendiendo es la muerte.

El campamento ya está en varios países de Latinoamérica, en España se ha vendido muy bien ¿Cómo autor que sientes que tu libro viaja por el mundo y tú en casa por la pandemia? 

—Pues mira ha sido uno de los libros que con más nervios he afrontado la salida, porque es verdad que me salgo un poco de todo lo que he hecho hasta ahora y al principio temía que fuera una historia demasiado loca y fueron mis editoras las que me dieron la tranquilidad cuando la leyeron, luego las primeras opiniones de los lectores y bueno es mucha alegría en una época tan complicada, tan difícil –concluye– creo que este libro ha caído de pie.

@Urieldejesús02