Asociación Amigos del MACO desconoce a sus empleados | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Asociación Amigos del MACO desconoce a sus empleados

A más de un año de adeudar salarios a 19 trabajadores y casi dos meses del cierre del museo, el conflicto ha llegado a dos audiencias en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje


Asociación Amigos del MACO desconoce a sus empleados | El Imparcial de Oaxaca

Luego del cierre del Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO) y del desalojo de trabajadores del recinto ocurridos el pasado 10 de abril, la asociación civil Amigos del MACO ha desconocido a las mayor parte de los 19 empleados a los que adeuda salarios desde abril de 2020. 

“Desconocieron a los trabajadores más recientes”, señaló Óscar Aragón, asistente de dirección, quien durante su guardia en el museo fue objeto del desalojo durante la madrugada del 10 de abril. Laura Cravioto, coordinadora de servicios educativos, añadió que la mesa directiva de la asociación –presidida por Rubén Leyva– solo ha reconocido “como a tres trabajadores”, los de mayor antigüedad (de tres años en adelante). 

Este martes, durante la segunda audiencia conciliatoria en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (en la que participaron representantes legales de ambas partes), un grupo de empleados que sigue con la demanda en contra de su patronal se manifestaron en torno a las oficinas, al igual que en la primera audiencia del 6 de mayo.

Mediante carteles exigieron los pagos por el año de trabajo que les adeuda Amigos del MACO, cifra global que se estima en un millón y medio de pesos. El diálogo —refirieron— está roto, aunque nunca hubo acercamiento alguno de la patronal. “Tampoco nos han despedido”, afirmó Aragón.

Hasta el cierre de la edición, no se habían conseguido respuestas satisfactorias para la base trabajadora. No obstante, como explicó Laura Cravioto, la exigencia es el pago completo de sus salarios, pues corresponde a una labor ya realizada e incluso horas extras y actividades que no correspondían a sus funciones. 

“Que nos den un porcentaje no puede ser, no es posible que siempre pisoteen los derechos humanos de los trabajadores, que somos quienes más dimos por el museo… los trabajadores en general porque ahorita hay muchas demandas laborales”, externó.

Entre los 19 empleados que interpusieron la demanda, al menos cuatro han desistido. “No sabemos si les ofreció dinero, pero la asociación les ofreció conservar sus trabajos con la condición de desistir de la demanda”, narró Aragón.

La primera audiencia conciliatoria fue el 6 de mayo, cuando la patronal acudió sin “ninguna propuesta real”, pues solo ofreció a unos cuantos trabajadores un pago simbólico que no correspondía al año de salarios caídos sino a un mes de trabajo o al aguinaldo.

“Nos dijeron que habían timbrado las nóminas y que para ellos eso era evidencia de que ya se nos había pagado. Sin embargo, las nóminas las timbraron, pero nunca hubo un recibo de que tuvimos el pago, porque en realidad no se nos hizo el pago”, explicaron.

Desde el desalojo, al interior del museo permanecen las obras de tres exposiciones que estaban en curso. Además de piezas donadas por artistas a beneficio de los afectados y varias pertenencias de los mismos. Ante esta situación, tanto empleados como un colectivo de artistas han exigido a Amigos del MACO la devolución de sus piezas y objetos.

Aunque previo al desalojo la directiva del museo envió un oficio al gobierno estatal para interceder en la solución del conflicto, hasta ahora no ha habido respuesta.