Luto en la gastronomía típica de Oaxaca, muere don Leonel Leyva | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Luto en la gastronomía típica de Oaxaca, muere don Leonel Leyva

Don Hugo Leonel Leyva, propietario del comedor familiar Los Almendros, falleció el jueves 25 de febrero, en la ciudad de Oaxaca. Con este hecho, la gastronomía típica sigue de luto,…


Luto en la gastronomía típica de Oaxaca, muere don Leonel Leyva | El Imparcial de Oaxaca

Don Hugo Leonel Leyva, propietario del comedor familiar Los Almendros, falleció el jueves 25 de febrero, en la ciudad de Oaxaca. Con este hecho, la gastronomía típica sigue de luto, pues la semana pasada perdió la vida su esposa doña Delfina Soledad, a causa del Covid-19.

El 7 de noviembre de 1974, el matrimonio decidió abrir un comedor como negocio familiar, debido a que don Leonel sufrió un accidente grave que lo llevó a una parálisis afortunadamente pasajera; esto le obligó a replantear su vida y así fue como él, Delfina y sus cuatro hijos han hecho de este comedor una gran tradición en Oaxaca

Además, el negocio familiar se convertiría en uno de los comedores preferidos por los capitalinos y visitantes, ubicado en la Tercera Privada de Almendros, en la colonia Reforma. La cálida y amena atención que brindaban tanto doña Soledad como don Leonel, aunado al extraordinario sazón casero de los guisos tradicionales oaxaqueños, fue lo que atrajo la atención de familias enteras que se sentían como en casa. 

Por el comedor desfilaron desde personajes encumbrados en la política, pasando por artistas de fama nacional e internacional, así como de los diversos sectores sociales de Oaxaca. Prueba de ello son las fotografías que colgaban de las paredes del lugar, en las que se mostraba la visita de notables figuras.

Sin embargo, el matrimonio nunca hizo diferencias entre unos y otros; siempre era la misma esmerada y amable atención para todos quienes llegaban a degustar los guisos del día y que a preferencia de cada quien, los podían acompañar de un buen mezcal que don Leonel ofrecía a los comensales. Descanse en paz.

Con información de Quadratín Oaxaca