Tres autores hablan de escritura, confinamiento y coronavirus en la FILO 40
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Tres autores hablan de escritura, confinamiento y coronavirus en la FILO 40

Cristina Rivera Garza, Selva Almada y Juan Pablo Villalobos se unen a la 40 edición de la FILO desde sus hogares en España, Argentina y México


Tres autores hablan de escritura, confinamiento y coronavirus en la FILO 40 | El Imparcial de Oaxaca

Desde España, Argentina y México, tres autores conversaron sobre la escritura y la pandemia. Y lo hicieron desde la virtualidad, en donde se unieron ayer para ser parte de la edición 40 de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO).

Selva Almada, Cristina Rivera Garza y Juan Pablo Villalobos inauguraron el programa literario, orillado a efectuarse en la virtualidad, pero del que quedaron las transmisiones. 

Desde una zona semirural, a 50 kilómetros de Buenos Aires, Argentina, Selva Almada reflexionó sobre su habitar en una casa construida a base de un contendedor, que contrasta con las hechas con ladrillos y maderas de aquel poblado.

Frente a sí, un bosque de álamos, un ciruelo y un cerezo. Madreselvas y rosas salvajes. Se instaló ahí en marzo y desde entonces no ha pisado la capital bonaerense, como confesó. Pero ha visto la luz del día, el crecimiento de los árboles y el brote de las flores, en lugar de mirar la luz artificial a la que estaba acostumbrada en el entorno urbano de Buenos Aires.

“Hace meses que no escribo, ¿qué tendría que decir de la escritura alguien que no escribe?” se preguntó Selva, quien tras su relato reparó en la temática del conversatorio. “Aunque no esté en estado de escritura, siento que no estaba tan empática y receptiva y amorosa de mi entorno hace años. Después de todo, es lo único que necesita una escritora, un escritor, para que me interese lo que escribe: empatía”.

Juan Pablo Villalobos, habitante de la segunda planta de un edificio de Barcelona, España, habló del árbol que aunque había visto desde siempre a través de su ventana, no le había puesto atención. “Durante el confinamiento, la ventana de la sala se volvió nuestro único contacto con el mundo exterior”, dijo, pues solo salía una vez por semana, al tratarse de una ciudad con un confinamiento severo.

A Cristina Rivera Garza, ya le había dejado de interesar la literatura y la ficción, como confesó desde el otro lado de la pantalla, en México. 

“No hace falta decirlo, pero nunca está de sobra tampoco: la escritura no ocurre en la mente, si por mente identificamos algo separado del cuerpo. La escritura está atada a los sistemas del cuerpo, y a las formas en que se mueve con el mundo”.


 

Relacionadas: