El Alacrán, creatividad y letras en pandemia
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

El Alacrán, creatividad y letras en pandemia

La gaceta nace de un esfuerzo de la asociación civil Amigos del IAGO y del Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo


El Alacrán, creatividad y letras en pandemia | El Imparcial de Oaxaca

Por José Luis Pérez Cruz

Sentados en las escaleras que dan acceso a la Biblioteca Pública de Mazunte, unos chiquillos miran con ojos grandes el contenido de la gaceta El Alacrán, en medio del ambiente de la vida en la playa, los pequeños hojean los dibujos, los ejercicios y lecturas de una publicación que enlaza el conocimiento y la diversión con una edición impresa en un espacio donde el internet no es un bien común.

“Es una responsabilidad muy grande ser un primer acercamiento con una edición impresa en papel a nuevas generaciones, nos somos el único esfuerzo, pero es importante tener una misión y en esta labor nos podemos reconocer a nosotros mismos, se trata de generar materiales donde todos podamos coincidir”.

Erandi Adame, representante del taller La Maquinucha Ediciones del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, habla sobre la experiencia que han vivido durante esta pandemia al generar la propuesta editorial de la gaceta El Alacrán, un esfuerzo que nace de la asociación civil Amigos del IAGO y del Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo.

El impacto que causó el primer número de la gaceta El Alacrán fue lo que provocó  dar continuidad a este proyecto que fue distribuido en comunidades oaxaqueñas y fuera del estado. 

Adame explica que con el primer número se lanzó una convocatoria para quienes quisieran distribuir la gaceta en los lugares donde viven y la respuesta fue copiosa en diferentes regiones de Oaxaca.

“Se distribuyó entre 20 y 30 comunidades, tanto en espacios privados como bibliotecas y escuelas. También vecinos se organizaron y la distribuyeron en las canchas deportivas de sus comunidades e incluso entre las personas que iban pasando en la calle”.

CASI LISTA LA SEGUNDA EDICIÓN

Erandi Adame indicó que los 3 mil ejemplares del segundo número estarán por salir en estos días, la distribución será en las mismas comunidades donde ya se hizo el contacto y también tomarán en cuenta a las poblaciones que se inscriban y estén interesadas en distribuir la gaceta.

Los interesados tienen que escribir un correo electrónico a lamaquinuchaediciones@gmail.com o contactarlos en las redes sociales de La Maquinucha Ediciones y en la página del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca.

CÓMO SURGIÓ EL ALACRÁN

La gaceta El Alacrán surgió a partir de la situación de confinamiento que hemos tenido que guardar desde la llegada de la pandemia del Covid-19; por ello, la asociación civil Amigos del IAGO y del Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, pensaron en la forma de generar un material gráfico que se pudiera compartir con las personas que están quedándose en casa, sobre todo niños y jóvenes.

“¿De qué forma se les podría crear una actividad que no fuera necesariamente digital?, porque hoy todo se ha enfocado en plataformas que resultan muy interesantes, pero existen comunidades donde no hay internet y se quedan aislados”.

Erandi Adame puntualiza que fue así, que se retomaron antiguas formas con las que los periódicos impresos ofrecían a sus lectores dinámicas como de sopa de letras, cómics y lecturas, y así surgió la idea de generar una pequeña publicación que pudiera compartirse de forma impresa para las comunidades sin acceso a internet.

A la gaceta se integran contenidos didácticos de juegos que llaman a la  imaginación. En el primer número se implementó una dinámica para fortalecer las lenguas originarias, dibujos para colorear, papiroflexia y lecturas, entre otras actividades para potenciar la creatividad.