Alejandro Nahmad se adentra en la memoria
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Alejandro Nahmad se adentra en la memoria

El artista plástico presenta obras de su serie Territorios de la mirada interior, mediante una muestra virtual y presencial en la galería Quetzalli

  • Alejandro Nahmad se adentra en la memoria
  • Alejandro Nahmad se adentra en la memoria
  • Alejandro Nahmad se adentra en la memoria

Como si de un ejercicio de concentración se tratara, Alejandro Nahmad Avellaneda se apoya en su mente y manos para recrear sensaciones interiores y recuerdos. El resultado son imágenes abstractas, aunque estas “evocan cosas concretas del mundo”, de su infancia, la naturaleza y la memoria. Y estas las presenta en Territorios de la mirada interior, de la que un par de piezas se exponen en la muestra colectiva Devenir, en las instalaciones y redes sociales de la galería Quetzalli.

Territorios de la mirada interior fue creada entre 2016 y 2018, en un periodo en el que Nahmad se ha dedicado a explorar un nuevo lenguaje, el propio, aunque antecedido por una propuesta que se acercaba en sus inicios a lo realista.

“He cambiado bastante, pero creo que siempre hay un interés constante por ciertas vibraciones ópticas. Mi primera obra adulta era muy fotorrealista, creando imágenes que parecen foto, pero siempre con vibraciones más rígidas. Ahora son más espontáneas y hablan más de mi interioridad, de que ha habido una transición buscando un lenguaje más propio”, cuenta el autor nacido en Ciudad de México.

Alejandro, quien confiesa que desde muy chico tuvo una sensibilidad muy artística hacia la ilustración botánica, considera que en su trabajo hay una conexión con su gusto por las formas de la naturaleza. “Pero ligadas con mis emociones y mundo interior”, añade.

En los dos cuadros que de la serie retoma para la muestra colectiva, hay “formas orgánicas” realizadas de forma casi auto generativa, pero con otros motivos que difieren de ellas. A estos los llama “puntos de ancla” o “elementos evocativos”, que se tratan de “las primeras cosas o elementos” que coloca, “como algo donde va creciendo la imagen”.

Alejandro Nahmad es originario de Ciudad de México, pero ha pasado gran parte de su vida y un tanto de su formación en Oaxaca, en el Taller de Artes Plásticas Rufino Tamayo. Su formación profesional fue en la Escuela de Artes Visuales de Nueva York, Estados Unidos. Ahora busca reencontrarse y conectarse con Oaxaca a través de su obra.

Entre sus influencias señala a las creaciones hechas por aborígenes australianos. “Me gusta que ellos crean obras muy abstractas” sobre una realidad interior y muy concreta de lo que viven. Asimismo, de otros autores “fuera del canon tradicional del arte”, como la sueca Hilma af Klint (1682-1944).

Y aunque no hecha de manera consciente, una de sus piezas le recuerda a parte de la serie Lo que el viento a Juárez, de Francisco Toledo. “Es un cuadro que vi de niño y la forma como que resuena, veo que hay una influencia oaxaqueña”, apunta el autor que en tiempos de Covid cree “que el rol del artista también debe ser de crear espacios un poco diferentes”, en donde se dé cabida “a la interioridad e imaginación de las personas”.