Arte urbano y Covid: llamado a la conciencia
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Arte urbano y Covid: llamado a la conciencia

El colectivo La Santísima tapizó los muros de la capital con un Benito Juárez con cubrebocas. Roberto Domínguez dedicó un mural al personal que está en la “primera línea”; Efe de froy llevó el rostro de López Gatell a un mural con ubicación secreta, y Lapiztola se ha sumado a campañas de apoyo y creado cubrebocas y paliacates muy peculiares

Arte urbano y Covid: llamado a la conciencia | El Imparcial de Oaxaca

Cual 2006 envuelto en una protesta magisterial, las calles de la ciudad de Oaxaca han vuelto a ser un lienzo donde el arte urbano acompaña un momento histórico: el de la emergencia sanitaria de Covid-19. El arte urbano no ha sido ajeno a ello, tanto por las propuestas de colectivos y artistas que con su obra intentan concientizar a la población, tanto en el seguimiento de medidas sanitarias como en el respeto a la labor del personal de salud que está en la “primera línea”.

Un ejemplo de esto son los murales del artista Roberto Domínguez en el Barrio Xochimilco y la colonia la Cascada, en donde se representa al personal de salud y al coronavirus. Desde abril y hasta la fecha, las creaciones de colectivos como La Santísima han tapizado los muros de la capital, principalmente del Centro Histórico. En ellos se ha vuelto habitual ver el rostro del “Benemérito de las América”, Benito Juárez García, portando un cubrebocas. Pero también a un Juárez lanzando una botella de gel antibacterial en lugar de una bomba casera. 

El subsecretario de Salud Hugo López-Gatell Ramírez no ha escapado a esta expresión que se mezcla con el cine mexicano: el mural de Efe de froy lo coloca en el sitio de “El general” que toma del cuello a los personajes de Pedro Infante y Jorge Negrete en la película Dos tipos de cuidado. En tanto, el colectivo Lapiztola lleva su arte a los cubrebocas y paliacates que se enfocó en producir ante una nueva normalidad; además de sumarse a otras iniciativas ciudadanas para apoyar a personas afectadas en lo económico por la pandemia que se extendió en todo el mundo y México.

Arte urbano y #Covid19: un llamado a la conciencia

El colectivo La Santísima tapizó los muros de la capital de #Oaxaca con un #BenitoJuárez con cubrebocas; Roberto Domínguez dedicó un mural al personal que está en la “primera línea” y Lapiztola se ha sumado a campañas de apoyo y ha creado cubrebocas y paliacates contra el #covid19.Bienvenidos a la #NuevaNormalidad

Posted by El Imparcial de Oaxaca on Saturday, August 8, 2020

EL ARTE EN SU MÁXIMO APOGEO

Roberto Domínguez, quien lleva dos décadas en las artes visuales y la última en el arte urbano, piensa que en momentos como éste el arte está en su máximo apogeo. Al menos en Oaxaca, pues “hay otros artistas que están trabajando y apoyando mucho la concientización en torno a la prevención del Covid. Es una campaña, quizá no colectiva porque cada quien da su granito”.

En el caso del mural Primera línea, Domínguez hace un homenaje al sector salud, desde el personal de limpieza, “el que cuida, quien es enfermero o doctor”. Ubicada en el Barrio Xochimilco, la obra contó con el respaldo y apoyo del Comité de vida vecinal. Y agrega que “va para la gente que está trabajando al frente de esta pandemia”, la que ha sufrido diversas agresiones, tanto en México como en otras partes del mundo.

El mural es parte de “un trabajo de concientización”. Al que sumó un segundo mural, pero con la representación de un cubrebocas. Esta pieza se encuentra en la colonia La Cascada, a unos metros de las calles Catemaco y Circuito 3ª Oriente. “El mensaje es: cuídate, protégete, ponte un cubrebocas, que ahora es muy indispensable”.

“SI JUÁREZ LO USA, ¿POR QUÉ TÚ NO?”

Al igual que Roberto, el colectivo La Santísima emprendió una especie de campaña de concientización. La que ha servido de escaparate para su propuesta y como forma de cristalizar una labor obstaculizada por el Covid. Los planes para abrir un estudio se vieron frenados por la emergencia sanitaria.

“Tuvimos mala suerte al abrirlo un 14 de marzo cuando en las noticias nos informan que la cuarentena sería del 20 de marzo al 20 de abril, pero se llega a extender”, cuenta Óscar Reyes, uno de los cinco integrantes del colectivo junto con Line Marker, autor de las piezas con el rostro de Juárez. Así como Akuntakil y Notek. 

Tras el “fracaso” en la apertura de su galería en el centro de la ciudad, el colectivo optó por redirigir su trabajo para concientizar a quienes seguían pensando que el Covid era un invento. Para ello se valieron de un “personaje muy serio con un cubrebocas”.

“Estamos en Oaxaca y desde el kínder te enseñan quién es Benito Juárez. Pensamos: Benito Juárez, la contingencia… Hay que ponerle un cubrebocas”. Las primeras pegas de la pieza titulada Si Juárez lo usa, ¿por qué tú no? fueron serigrafías sobre papel revolución y eso los llevó a generar más piezas, que se concentran en el Centro Histórico: “Es en donde tenemos la mayor masa de gente en movimiento, ya sea por trabajo, porque tiene que pasar por ahí para llegar a su casa o porque está deambulando por la ciudad”.

El Juárez con cubrebocas es el que más ha identificado al colectivo, el que con recursos propios ha sostenido esta campaña y ha echado mano del trabajo colectivo para la producción y pega de las piezas. La otra creación es igualmente una con el rostro del Benemérito de las Américas, pero con el cuerpo de alguien lanzando una botella de gel antibacterial.

“La calle es una galería muy amplia en donde no necesitas pagar un acceso y creo que es el mejor medio para dar a conocer tus piezas”, apunta el colectivo.

UNA NECESIDAD DE PROTEGERSE

Desde su taller, donde han surgido los cubrebocas o paliacate que portan, integrantes del colectivo Lapiztola relatan cómo su trabajo se ha visto influido por la emergencia sanitaria. “No fue como una necesidad de venta, sino personal, para protegernos (a los integrantes), explica Rosario, una de las integrantes del equipo en que están Roberto, Renata y Ale. Pero casi a la par de ello, los cubrebocas fueron parte de una iniciativa ciudadana de dotación de alimentos para personas con escasos recursos.

El colectivo, que desde hace varios años ha creado piezas murales sobre temas como la identidad de los pueblos, la resistencia y la migración, se ha enfocado en crear estas piezas y paliacates con los que no sólo se protegen. También muestran su personalidad o identidad, pero primero ser conscientes ellos. 

Ante la emergencia sanitaria, el colectivo buscó recrear una pieza que aunque mostró en exposición no había logrado llevar a las calles. Esta obra se titula El refugio y cobra un nuevo sentido: “un refugio para todos”, en el que la gente reflexione sobre las circunstancias diversas. “Si tienes la necesidad de salir a trabajar, que lo hagas con precaución, pero también si tienes el chance de trabajar en casa, mejor cuidarte y cuidar a los tuyos”.

 

Relacionadas: