Covid-19 transforma al Campamento Audiovisual Itinerante
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Covid-19 transforma al Campamento Audiovisual Itinerante

El programa anual de iniciación cinematográfica dejará de reunir a casi un centenar de personas para replantearse como talleres regionales o un curso en línea

Covid-19 transforma al Campamento Audiovisual Itinerante | El Imparcial de Oaxaca

Cada año, desde hace nueve, una comunidad de Oaxaca se convertía en el punto de reunión y de reflexión de casi un centenar de personas en torno al cine y lo audiovisual. Alumnos y docentes convivían de diversas partes del estado y del país, incluidos infantes de la población sedes. La fiesta, el compartir y las proyecciones abiertas al público en general incrementaban cada verano desde 2011. Pero eso no se repetirá más; al menos no en este año, en el que el Covid-19 ha transformado al Campamento Audiovisual Itinerante (CAI).

Acostumbrado a hacerse entre julio y agosto, el CAI había logrado sobrellevar las adversidades para su financiación, incluida la última del año pasado con el gobierno de la Cuarta Transformación que puso freno a los apoyos para fundaciones, asociaciones y organizaciones de la sociedad civil. Lo que no resistió fueron las restricciones sanitarias que han limitado a los programas educativos, sociales y culturales.

Pero no todo está perdido, como señala Yamurith Gallegos Macario, la realizadora que desde el año pasado está al frente del CAI, una propuesta comunitaria de hacer y ver el cine. La coordinadora del campamento dice que aunque no sea en la misma modalidad, el CAI seguirá. Probablemente con talleres regionales y clases en línea.

Gallegos reconoce que la epidemia es la causante del cambio, pues ante el llamado a evitar aglomeraciones para minimizar los contagios, que en este año se volvieran a reunir entre 80 y 100 personas en un sitio sí que impactaría.

“Teníamos la esperanza de poder realizarlo este año, pero nos dimos cuenta que el proyecto es algo que obedece a la convivencia, a lo presencial, a compartir cara a cara la experiencia que se da en las comunidades, que son parte fundamental del proyecto”, explica.

Ahora, el equipo organizador del CAI trata de replantear el programa y “captar a nuevas generaciones con el uso de otras tecnologías”. “Estamos haciendo una reestructuración de la metodología de trabajo”, subraya quien cree que las posibilidades son clases en línea, pero también algunas de tipo presencial con un número menor de personas y el reforzamiento de medidas de seguridad y de salud.

Hasta hace unos meses, la novena edición del CAI tenía la propuesta de algunos docentes y la metodología, pero siempre a la espera de cómo se daba la epidemia en Oaxaca. Incluso ya había definido a la comunidad sede, y en la que después se presentaron casos de Covid-19.

“Lo que tenemos un poco claro es que no vamos a parar nuestras actividades como campamento, pero sí nos detuvimos a replantear cómo hacerlo y ahorita que están surgiendo todos estos grupos y actividades relacionadas con el cine, que se está planteando la nueva ley y demás, estamos viendo de qué manera los procesos de formación y de cine comunitario entran en esa ley”, concluyó Yamurith.