La pandemia lleva a la Casa de la Cultura Oaxaqueña a reinventarse
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

La pandemia lleva a la Casa de la Cultura Oaxaqueña a reinventarse

Con “Cuadernos de Dibujo”, la artista Siegrid Wiese presenta este jueves la tercera exposición virtual del recinto

  • La pandemia lleva a la Casa de la Cultura Oaxaqueña a reinventarse
  • La pandemia lleva a la Casa de la Cultura Oaxaqueña a reinventarse
  • La pandemia lleva a la Casa de la Cultura Oaxaqueña a reinventarse

Para la Casa de la Cultura Oaxaqueña (CCO) suspender actividades a raíz de la emergencia sanitaria por Covid-19 fue, en un inicio, parte de las medidas para evitar las aglomeraciones y, con ello, los riesgos de contagio. Pero con los días –ahora meses– este recinto ha tenido que revisar sus maneras de trabajo, de contacto con públicos y creadores.

Desde su fundación, hace casi 49 años, todas sus actividades continuaron hasta hace poco más de dos meses en la manera en que se pensaron: presencial. Las mil 360 personas que en promedio se tienen o tenían en sus 55 diferentes talleres fueron algunas de las que dejaron de ir al exconvento de los Siete Príncipes. Lo mismo pasó con quienes cada semana iban como público a las presentaciones editoriales, de danza, música y otras expresiones como las artes plásticas.

NECESARIO REINVENTAR

Emilio de Leo Blanco, director del recinto, cuenta que nunca se pensó en la “posibilidad de habilitar alguna extensión tecnológica para impartir los talleres o desarrollar las actividades”. Tampoco para las galerías que aún se enmarcan en el ámbito tradicional de “exhibir obra para la apreciación de las personas”.

Sin embargo, reconoce que la pandemia y el confinamiento no sólo han hecho que la Casa de la Cultura sino todas las instituciones culturales y demás, se tuvieran que reinventar. “Y eso generó también el equipo de trabajo, para que diéramos un giro hacia la parte tecnológica, a la virtual. Adicionamos algunas secciones a nuestra página web y el confinamiento generó una nueva perspectiva”.

De Leo considera que ante la emergencia sanitaria y posterior a ella, a las instituciones culturales les toca y tocará “restablecer el tejido social posterior a la pandemia”, pues el confinamiento ha generado diferentes problemas: “y la cultura es una herramienta muy útil para conducir esos problemas”, pero también “para retroalimentar la parte interna de las personas”.

Y parte de esa retroalimentación se da mediante actividades como las exposiciones virtuales. Las que continúan ahora con la obra de la artista Siegrid Wieses. A partir de este jueves, la autora comparte Cuadernos de Dibujo, la tercera exposición virtual de la CCO.

SOBRE LA EXPOSICIÓN VIRTUAL

En ella, reúne 25 piezas a manera de recopilación del trabajo efectuado en las sesiones de Dibujo con Modelo, que ha desarrollado a lo largo de más de 10 años y que en últimos años tenía como sede a la CCO.

A través de un comunicado, la CCO señala que Cuadernos de Dibujo es la primera mirada de la artista en la composición de su obra: “parte fundamental en el desarrollo de la pieza, ejercicio de una riqueza plástica y profunda, el esbozo que será trasladado a la pintura a la escultura o a la gráfica”, según las palabras que recoge el documento de la autora.

Cuadernos de Dibujo abarca piezas hechas con plumones, acuarela, tinta china, grafito, bolígrafo y pigmentos y se mostrará a través de la página web de la CCO, www.oaxaca.gob.mx/cco, desde este 28 de mayo, a las 19 horas, hasta el 17 de junio.

APOYO EN LA TECNOLOGÍA

De acuerdo con De Leo esta es una manera de llevar las expresiones estéticas a lo más íntimo que tienen las personas: sus hogares, y con ello mantener el contacto con públicos diversos. Además de mantener la relación del recinto con la creadora y a su vez promover su obra.

Como esta actividad, cuenta que se ha diseñado una campaña de reconocimiento a quienes imparten talleres en la CCO. Y para lo cual se otorgarán premios donados por otros artistas, uno de ellos quien presentó la exposición virtual previa. Estas obras, tres grabados y una fotografía de Rosendo Vega y Tania Pastrana, respectivamente, se suman a las dinámicas para establecer un contacto entre las y los alumnos de los talleres con sus talleristas.

La tecnología y la realidad virtual, relata Emilio de Leo, llegaron para quedarse. Y aunque ya existían, las instituciones culturales como ésta no las habían explorado del todo. De ahí que en un momento como este, éstas también se relacionen con el escrutinio en el que tiene la sociedad a las instituciones.