Nace Centro de Formación Inicial en Música de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Nace Centro de Formación Inicial en Música de Oaxaca

El proyecto surge en la parroquia de la comunidad, pero el patronato apuesta porque desde la autonomía sea de la sociedad y obtenga su reconocimiento oficial

  • Nace Centro de Formación Inicial en Música de Oaxaca

Zaachila es una comunidad con tradición musical. Habitantes de este municipio de los Valles centrales lo reconocen, pero también que este desarrollo ha tenido altibajos o prácticamente se ha perdido desde los años 1970. De ahí la necesidad e importancia de abrir un centro de formación musical en el que desde infantes de ocho años hasta adultos de casi 100 o más aprendan este arte. Pero que al mismo tiempo se formen en valores y con la cultura de su pueblo y estado, ya sea a través de la lengua zapoteca o el conocimiento de sus fiestas, costumbres y danzas.

Con esas ideas, el pasado lunes abrió el Centro de Formación Inicial en Música de la Parroquia de la Villa de Zaachila, CFIM. Con unos 50 estudiantes y Cruz Merlín como su director, se inició el primer semestre de los seis que contempla el programa. Se espera tener a alumnos de varias comunidades del estado, principalmente de Valles centrales. Hasta ahora cuentan con los venidos de la misma comunidad y de poblaciones cercanas como Cuilápam y San Raymundo Jalpan.

Con las primeras clases y las gestiones para hacerse de instalaciones propias e instrumentos, el patronato que sostiene al CFIM señala que el objetivo es conseguir la autonomía y obtener la validez oficial que en un futuro próximo permita a sus egresados seguir los estudios musicales en otras escuelas del estado o del país.

Juan Carlos García Lázaro, Graciela Weber Jordán, Hugo Aguilar y Francisco Maces, son algunos integrantes del patronato del CFIM. Ellos refieren que en la creación del centro y de su programa de tres años se han apoyado en voluntarios de la comunidad. El contexto del municipio y su cultura también se han considerado en esos diálogos, agregan.

Por ello el programa, si bien es musical, incluirá nociones sobre las tradiciones que se siguen practicando, pero de las que muchas veces se desconocen sus significados u orígenes. Asimismo, se enfocará en hacer del zapoteco una lengua viva, pues ante la pérdida de hablantes han pensado necesario que este sea parte del día a día, a través de los saludos o pláticas que se puedan dar en las sesiones de música. Para sostener estos se enfocarán en tres ejes: la música, el desarrollo humano y la identidad cultural, y en ellos participarán dos psicólogas, hablantes del zapoteco, entre otros colaboradores.

La tradición musical que enmarca el proyecto que los integrantes del patronato del CFIM definen como comunitario. Asimismo, resaltan los antecedentes que han dado lugar al mismo: la conformación en 2012 de la banda Resplandor Zaachileño, que se mantiene bajo el cobijo de la parroquia; la construcción de un espacio de ensayos para tal banda, en 2015, y el contacto con la Escuela de Bellas Artes de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca para idear una escuela de formación musical.

“Es un trabajo profundo y en equipo porque se trata de formar una institución para que más adelante tenga una matrícula, el reconocimiento oficial, que sea algo que pertenezca a la comunidad, a la población”, subraya Graciela Weber, quien dice que el proyecto es parte de una responsabilidad ciudadana, aunque también impulsado por el presbítero Juan Ruiz Carreño, de la parroquia de la población.

El que se propongan ser un organismo autónomo, apoyado por la sociedad y con validez oficial también se finca en la necesidad de la constancia, pues el patronato refiere que aunque se han dado esfuerzos de las autoridades, estos suelen descontinuarse con los cambios de la administración municipal.

En sus seis semestres, el programa comprende clases de solfeo, de aprendizaje para la ejecución de uno o varios instrumentos, sobre historia de la música, entre otros. Por el momento se imparte el primer semestre del proyecto que esperan el pueblo lo haga propio y represente una unión, externa el patronato del CFIM.

 

Relacionadas: