Libros 'prohibidos' ven la luz en la Biblioteca Burgoa
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Libros ‘prohibidos’ ven la luz en la Biblioteca Burgoa

Una serie de ejemplares que en su momento fueron controlados por las temáticas que en ellos se abordaban se muestran en la ciudad de Oaxaca

Libros ‘prohibidos’ ven la luz en la Biblioteca Burgoa | El Imparcial de Oaxaca
FOTO: LISBETH MEJÍA REYES

“Aunque la censura siempre ha estado presente, lo que cambia a través del tiempo y de distintas culturas es la manera de ejercerla”. Penélope Orozco plasma esa idea y reflexión tan pronto aborda la exposición Inquisición y libros prohibidos, curada por ella y presentada de enero a abril en la Biblioteca Francisco de Burgoa, en la ciudad de Oaxaca.

Su frase destaca entre miles de libros que incluso datan de tiempos de la Colonia en México, y que pertenecieron a órdenes religiosas. Por ejemplo, los frailes dominicos que habitaron la sede de la biblioteca: el Exconvento de Santo Domingo de Guzmán.

Pero como esas líneas, Penélope también comparte otras para ejemplificar la censura, la que entre siglos como el XVI y el XIX limitó la creación, consulta o circulación de libros, “uno de los medios de comunicación más eficaces”. Ya sea como una colaboración entre la Corona Española y la Inquisición, un ente de la iglesia, ejemplares de esos tiempos fueron restringidos, e incluso quienes imprimían sin licencias sufrían penas muy severas.

Desde enero y hasta abril de este año, Penélope colabora como curadora de la exposición Inquisición y libros prohibidos, en curso en la Biblioteca Burgoa, de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO). En la muestra se reúnen ejemplares de libros, documentos y materiales que en su momento fueron prohibidos por sus contenidos. Los que se pensaban como prohibidos por parte de la Inquisición, debido a que se trataba de obras que se consideraba atentaban contra la familia, las costumbres o la castidad religiosa, contra la Santa Sede o la quietud pública.

Como describe Orozco, libros prohibidos era un término empleado también para aquellos textos, obras o ejemplares que se pensaban como supersticiosos, heréticos o lascivos.
La exposición Inquisición y libros prohibidos se encuentra en curso en la Biblioteca Burgoa, en donde está abierta al público de martes a viernes de 10 a 18 horas.