“La marcha de los diez mil” refleja el éxodo Centroamericano | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

“La marcha de los diez mil” refleja el éxodo Centroamericano

Un documental recrea la travesía de la mayor caravana de migrantes en su paso por México en octubre y noviembre de 2018


  • “La marcha de los diez mil” refleja el éxodo Centroamericano
  • “La marcha de los diez mil” refleja el éxodo Centroamericano
  • “La marcha de los diez mil” refleja el éxodo Centroamericano

En 2018, México vivió el mayor tránsito de migrantes por su territorio en un periodo corto. Una caravana de miles de centroamericanos estaba decidida a llegar a Estados Unidos y el país gobernado por Enrique Peña Nieto operó como una especie de policía migratoria que incluso Donald Trump agradeció.

En octubre de ese año, las fuerzas policiales de México emplearon gases lacrimógenos y escudos antimotines para frenar a los migrantes que provenían en su mayoría de Honduras. Fueron violaciones a los derechos humanos. Así lo describe Jorge Pech Casanova, integrante de la Defensoría de los Derechos Humanos (DDHPO), un organismo que con ese antecedente, y la petición de los migrantes, acompañó a la mayor caravana de centroamericanos por la parte sur y centro del territorio nacional.

“Nuestro deber era acompañar a los migrantes desde la frontera (de Oaxaca) con Chiapas hasta los límites con Veracruz. Ese era el plan, pero debido a las violaciones a los derechos humanos que cometió el gobierno federal, entonces a cargo de Enrique Peña Nieto, nos vimos forzados a seguirlos hasta la Ciudad de México”, recuerda Pech. La marcha de los miles de migrantes era resguardada por una veintena de miembros de la defensoría (entre visitadores y miembros de la dirección de comunicación social), incluido él.

Ese viaje es narrado en un documental que se estrena el 26 de noviembre en la ciudad de Oaxaca, en el teatro Juárez, a las 17:30 horas. La marcha de los diez mil nombra el trabajo de 43 minutos de duración, producido entre 2018 y 2019. Abarca los 15 días de acompañamiento de la defensoría “al gran éxodo centroamericano de 2018, entre el 25 de octubre y el 6 de noviembre”.

“Los migrantes nos pidieron que los siguiéramos para protegerlos, sobre todo en el tramo entre Veracruz y Puebla. No pudimos negarnos, aunque muchas veces queríamos salir huyendo de ahí”, expone el miembro del área de comunicación social (responsable del registro).

En los primeros días, el éxodo era de casi 7 mil migrantes, pero se sumaron 3 mil de dos grupos, con los que la travesía hasta la Ciudad de México abarcó unos 10 mil. “Éramos 20 personas acompañando a 7 mil u 8 mil. Por desgracia, las comisiones de los otros estados se limitaron mucho y la Comisión Nacional solo estuvo observando. La que sí colaboró fue la de Ciudad de México”, señala Pech.

El documental recrea las condiciones deplorables de esta migración, en la que iban unos 2 mil niños y muchas mujeres embarazadas. Enfermedades, pobreza y desamparo eran las constantes del éxodo. Uno que en las transmisiones radiofónicas “de supuestos periodistas” era descrita como una orden de delincuentes o bandas pagadas por Estados Unidos. “Nosotros no vimos nada de eso, vimos la pobreza, miseria y desamparo de esta enorme población que con diferentes razones, casi todas por violencias en sus países, habían abandonado sus hogares”.

Pero no todo parece tragedia en La marcha de los diez mil, pues Jorge Pech también reconoce la “enorme entereza de estos migrantes, que eran capaces de jugar, divertirse y hacer bromas a pesar de las condiciones terribles en que hicieron el viaje: enfermos, agotados, llagados por el sol” y sobrepuestos a una inundación en su paso por Oaxaca, en Matías Romero. “Las autoridades del municipio impidieron que llegaran a la población y los concentraron (a los migrantes) en un campo de futbol a las afueras, en una especie de hondonada y donde la carretera que da a él está tres metros encima”.

El filme también retoma la promesa rota del gobierno de Veracruz, que había dicho que enviaría autobuses para que los migrantes llegaran a Ciudad de México. “Y no cumplió”.

Ahí terminaba la misión de la defensoría de Oaxaca, pero ante la petición de la caravana siguió hasta Ciudad de México.

Ya sin el acompañamiento de la DDHPO los migrantes lograron llegar a la frontera, pero fueron rechazados por el gobierno del Trump. “Todavía andan muchos de ellos vagando por México”, unos más siguen tratando de cruzar hacia Estados Unidos y algunos más volvieron a sus países, expone Pech basado en los informes noticiosos.

Y aunque la travesía y gran parte del desenlace de fueron desolarores, el documental trata de dar luz al éxodo, con una escena de ensoñación en la que los migrantes llegan a Nueva York, la ciudad a la que la mayoría quería llegar.

“Vale mucho la pena que la gente lo vea para que se dé cuenta de todas las mentiras que circularon y siguen circulando sobre estas personas”, apunta Pech.


 

Relacionadas: