Promueven y enriquecen el gusto por la literatura
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Promueven y enriquecen el gusto por la literatura

Este viernes, la niña formada en este grupo de una primaria de San Sebastián Teitipac presenta el libro con que ganó en el concurso “El pequeño gran escritor”

  • Promueven y enriquecen  el gusto por la literatura
  • Promueven y enriquecen  el gusto por la literatura

En el 2006, por el conflicto magisterial y político vivido en Oaxaca, el profesor Ignacio Rogelio Morales Sánchez comenzó a hacer propuestas pedagógicas centradas en la lectura. Así inició el “Carretón de la lectura”, en San Sebastián Abasolo. Más tarde, en 2013, su trabajo en las aulas buscó hacer más fácil “la vida de los niños en las escuelas, sobre todo en el mundo de la lectura y la escritura”.

A través del canto, del juego y otras actividades, este proceso se ha vuelto “divertido”, explica el docente de educación primaria y media superior que en los últimos cinco años, de forma ininterrumpida, ha guiado a un grupo de infantes de la Escuela Primaria Unión y Progreso, de San Sebastián Teitipac. En esta institución pública, perteneciente a la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), Morales ha trabajo con los menores que conoció en segundo grado y que ahora cursan el sexto.

Quien desde 2010 es mediador en la sala de lectura “Cánticos de vida y libertad”, indica que su quehacer lo ha desarrollado en la ciudad de Oaxaca y el municipio de San Sebastián Teitipac. Y a partir de ello creado un grupo denominado Los Colibritos, que además de acercarse a la lectura la promueven.

“Ya estando con Los Colibritos, en 2015 Dayana Bolaños es finalista en un concurso estatal”. En el 2016, la editorial Media Vaca publica el volumen Oaxaca, libro de sueños, en el que varios de los infantes del grupo plasman sus historias. El ejemplar se presentó en 2016 en la Feria Internacional del Libro de Oaxaca.

Con estos primeros logros en certámenes, el docente sigue motivándolos en concursos, como una forma en la que sus 17 alumnos pueden notar que sus escritos tienen el potencial de ser leídos por más infantes como ellos.

De los 17 alumnos, 13 participan en el concurso El pequeño gran escritor, de la editorial El Gran Escritor (de Guadalajara). Entre los más de 400 inscritos, tres infantes de la sala de lectura y del grupo Los Colibritos quedan como finalistas (Guadalupe Montserrat Fernández Martínez, Ashley Leticia Martínez y Obed José Cruz González). Otro menor de Oaxaca, del Instituto Carlos Gracida, sobresale en el certamen ganado por Guadalupe Montserrat, quien escribió El chango con hambre.

Este viernes, la estudiante de Teitipac presenta su libro, publicado en 2018. Será la tarde de este viernes 26 de abril, a las 18 horas, cuando la menor comparta su cuento con el público que se reúna en el Museo de los Pintores Oaxaqueños (Mupo), en la ciudad de Oaxaca.

LOS OTROS MUNDOS

Obed Cruz, de Teitipac, empezó con palabras, onomatopeyas, hizo algunos cuentos hace dos años, pero dejó la actividad por un tiempo. Ahora la ha retomado porque piensa que escribir “es tranquilo, imaginas las cosas y es otro mundo”, muy distinto al real. En su cuento Nepomuceno, con el que fue finalista del certamen, habla de un niño que sufre discriminación por parte de sus compañeros, como una manera de plasmar los problemas y las soluciones.

Odiseo Osorio es un estudiante del Instituto Carlos Gracida. Tiene nueve años de edad y la escritura es parte de su vida desde hace dos años. Ya había estado en concursos, pero fue en este en el que quedó como finalista con un cuento basado en una historia real. A partir de Xóchitl, una niña que ganó un premio de la UNAM gracias a un calentador solar, Odiseo imaginó cómo es que ella creó ese artefacto.

“Los niños tenemos gran imaginación para pensar varias historias”, dice el menor que anima a sus pares a aprovechar eso y no depender tanto de los celulares u otro aparatos electrónicos.

Ashley (una de Los Colibritos junto a Montserrat y Obed) comenzó escribiendo leyendas y cuentos. Muy decidida, espera escribir ahora una novela, la que seguirá a los escritos hechos desde el segundo grado y en las que están lo mismo personas que animales. Que los niños lean y escriban “porque es fabuloso”, agrega la niña que ve en su compañera Montserrat un logro que se extiende a Oaxaca.

Guadalupe Montserrat, quien ganó el certamen El pequeño gran escritor, es una menor que ha explorado la escritura de la misma forma que sus compañeros de Teitipac. En sus escritos, los personajes son generalmente animales, como en El chango con hambre, que presenta esta tarde. La escritura, dice, es una manera en que los niños pueden expresarse, por ello invita a otros a hacerlo y a partir de eso experimentar las emociones.
34