Los 20 instantes de Juan Carlos Abreu | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Los 20 instantes de Juan Carlos Abreu

A través de su serie pictórica, el artista recrea las relaciones del ser humano con los animales, la religión, la muerte y los recuerdos


  • Los 20 instantes de Juan Carlos Abreu
  • Los 20 instantes de Juan Carlos Abreu
  • Los 20 instantes de Juan Carlos Abreu
  • Los 20 instantes de Juan Carlos Abreu
  • Los 20 instantes de Juan Carlos Abreu

Cráneos, toros, aves y figuras marianas son parte de los 20 Instantes para Siempre que el artista Juan Carlos Abreu presenta en la galería Arte de Oaxaca, en el centro de la ciudad. La serie, realizada en los últimos tres años de su trayectoria, recrea momentos de su vida y la conexión que el artista logra ver entre las personas, los recuerdos, la naturaleza y la religión.

Cada elemento representa instantes que con el paso del tiempo ha quedado en la memoria y ahora trae para recordar parte de su niñez y momentos más recientes.

En junio, Juan Carlos Abreu llevó parte de su obra al Museo Arqueológico de Apaxco (con una muestra individual titulada 13-16, memorias de un taller) y al Senado de la República, ésta última junto a otros artistas oaxaqueños: Conrado H. Álvarez C. (Chack), Iván Córdova, Cristóbal Montoya y Mario Carrizosa.

En esta ocasión, comparte sus creaciones en una galería que le trae gratos momentos de su adolescencia, cuando al salir de la escuela pasaba a observar el trabajo de artistas que ahí vendían sus obras.

Sin pensarlo, fue ahora él quien cortó el listón de su propia exposición y pasó de ser espectador a protagonista. Asimismo, se convirtió en realizador de esos 20 instantes en los que se puede conocer su gusto por los toros de lidia y los cuervos blancos.

En las obras que tienen como eje central a los toros se puede conocer parte de la vida del artista, quien durante su niñez cultivó gran afecto por lo taurino. Esto, debido a que su padre llevó a una becerra que viviría cinco años en el patio de la casa y sería una amiga más.

No obstante, la potencia, fuerza y fisonomía del toro de lidia es lo que representa ese momento, pues estos animales se observan en instantes variados: ya sea bajo la sombra de un árbol o junto a una joven que logra percibir la sensibilidad de un animal al que muchas veces se le teme.

En cuanto a la muerte y lo religioso, Abreu lo recrea con figuras marianas y celestiales, a las que aplica su propia interpretación y agrega detalles como puntos blancos y negros que se repiten en la serie.

Aunque desde hace varios años decidió dedicarse de lleno a la pintura, Juan Carlos Abreu estudió diseño gráfico. Sin embargo, retoma lo aprendido en esa profesión y lo plasma a través de líneas, planos, detalles y combinaciones que lo guían para hacer, de forma libre, escenas memorables.

Las piezas que conforman 20 instantes para siempre dan cuenta de su dedicación y búsqueda por seguir en un camino que exige evolución y que él expresa mediante otras combinaciones, elementos y técnicas, sin perder la esencia de su trabajo.

20 instantes para siempre se inauguró el sábado 1 de julio en la galería Arte de Oaxaca, donde permanecerá aproximadamente un mes.


 

Relacionadas: