“Mano de metate”: El universo de las quimioterapias falsas | El Imparcial de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

“Mano de metate”: El universo de las quimioterapias falsas

De la mano de Eugenia, su hija y protagonista de la historia, Bruno Varela reúne el material de dos décadas en un cine que llama experimental


  • “Mano de metate”: El universo de las  quimioterapias falsas
  • “Mano de metate”: El universo de las  quimioterapias falsas
  • “Mano de metate”: El universo de las  quimioterapias falsas
  • “Mano de metate”: El universo de las  quimioterapias falsas
  • “Mano de metate”: El universo de las  quimioterapias falsas
  • “Mano de metate”: El universo de las  quimioterapias falsas
  • “Mano de metate”: El universo de las  quimioterapias falsas
  • “Mano de metate”: El universo de las  quimioterapias falsas
  • “Mano de metate”: El universo de las  quimioterapias falsas

En el periodo del exgobernador Javier Duarte, uno que concluyó en 2016, varios niños que se atendían en Veracruz recibieron quimioterapias falsas, según informaba en enero de 2017 el mandatario Miguel Ángel Yuness. De esos infantes, y en un universo alterno y ficticio que se retrata en la película Mano de metate, la pequeña Eugenia Varela sobrevive al tratamiento.

Eugenia, hija del realizador Bruno Varela y protagonista de la historia que se narra en 62 minutos, es una menor de seis años. Con su cámara Holga digital, la pequeña es codirectora del filme que su padre estrena en el Festival Internacional de Cine de la Universidad Nacional Autónoma de México.

La película de ficción, una que como otras es resultado de la experimentación audiovisual de Bruno, es una “resuelta con tres pesos, con materiales de distintos formatos”. Hay mucho trabajo en ella, pero las imágenes son básicamente el archivo audiovisual que en veintitantos años ha reunido el también músico de Cinema Domingo Orchestra, responsable de la banda sonora.

“Es una especie de universo apocalíptico en el que ella logra sobrevivir a las medicinas falsas que ofrece Duarte. Hay elementos que están vinculados a las noticias y al contexto político nacional, y desde ahí nos permitimos especular como un futuro donde pongo en diálogo esos materiales que grabé en San Lucas Camotlán en los 90, con material que descargo de internet. Y bueno, se articula una película extraña, hecha de pedacitos”.

La historia es completamente ficticia, subraya el director que se considera resultado de un proceso audiovisual gestado desde los años 80 en Oaxaca, particularmente el que proviene de entornos comunitarios.

“Yo la definiría como una película experimental o como una película ensayo”.

Mano de metate forma parte de la selección del Festival Internacional de Cine de la UNAM, que se desarrolla del 28 de febrero al 6 de marzo de este año. La producción, que apenas con un par de minutos rebasa lo que se considera un mediometraje, se encuentra en competencia en la sección “Ahora México” y se estrena mundialmente en este festival, en el que Bruno participa por cuarta ocasión (antes, en 2016, estuvo con el filme Placa madre).

La idea del largometraje comenzó en un viaje a la Chinantla (una zona de Oaxaca), en el que Eugenia y Bruno conocen la existencia de una serpiente llamada mano de metate, pues se mimetizaba en la piedra. Advertidos por los pobladores para evitar la mordedura del reptil y fascinado con el nombre que también alude a una piedra con que se muele el maíz, Bruno decidió que así se llamaría la producción.

Este filme que asocia con su trayectoria en medios audiovisuales y cine desde el año 1992, Bruno Varela nota ese tinte local ligado al estado en que radica desde 1994 y que se da por el trabajo en colectivos como Ojo de Agua, siempre en contextos comunitarios, pero también con su propia búsqueda audiovisual.

“Trabajo con piezas que son muy breves, me he movido en el mundo que podría definirse como cine experimental o video experimental o de videoarte. A veces me cuelo en territorios de documentalistas, me mimetizo en distintos ámbitos y diría que en los últimos años he apostado por películas largas”.

Su idea, añade, era trabajar con producciones pequeñas, politizando su propuesta, pero al preguntarse el sentido de las películas largas es como se dan filmes como Mano de metate.

Posterior a FICUNAM, Mano de metate se presenta en el festival Cinema Planeta, (del estado de Morelos). También se planea presentarlo en Oaxaca, probablemente con 01.


 

Relacionadas: