INEGI crea una herramienta para conocer el estado de ánimo de los tuiteros mexicanos | Tecnología
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Tecnología

INEGI crea una herramienta para conocer el estado de ánimo de los tuiteros mexicanos

Donald Trump, el precio de las gasolinas y los sismos tienen muy tristes a los tuiteros mexicanos.

INEGI crea una herramienta para conocer el estado de ánimo de los tuiteros mexicanos | El Imparcial de Oaxaca

¿Las redes sociales pueden servir para conocer el estado de ánimo de los habitantes de un país? Pues la gente de “a pie” podría decir que no, que están llena de gente agresiva/deprimida que no sabe hacer otra cosa que trolear. Muggles millennials sin sentimientos que vive scroleando sin analizar realmente nada. Sin embargo, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) piensa lo contrario y se dio a la tarea de crear una herramienta que “permite medir el estado de ánimo de los usuarios de Twitter”.

En conjunto con el Centro de Investigación e Innovación en Tecnologías de la Información y Comunicación (Infotec), el Centro de Investigación en Geografía y Geomática (Centrogeo) e investigadores de la Universidad de Pensilvania en Estados Unidos; el Inegi creo un algoritmo capaz de identificar las emociones, positivas y negativas, plasmadas en los tuits que escriben los usuarios mexicanos.

Los primeros resultados arrojaron que los mexicanos han pasado de la alegría al llanto varias ocasiones en los últimos meses. Primero, cuando Donald Trump ganó la presidencia de los Estados Unidos; luego cuando se liberó el precio de las gasolinas en México durante los pasados sismos del 7 y 19 de septiembre.

“(Nuestro algoritmo) parte de tuits completos, mensajes completos, los cuales son clasificados en positivos y negativos”, explica el doctor Gerardo Leyva Parra, director general adjunto de Investigación del Inegi, sobre la herramienta. Pero el algoritmo no “nació” sabiéndolo todo. En una fase primigenia fue alimentado por seres humanos que catalogaban como positivos o negativos los tuits.

“Durante ese proceso, el algoritmo junta caracteres para identificar las estructuras de expresión que están asociadas con hechos positivos o negativos. Eso genera el riesgo de que se asocien palabras o estructuras positivas contextualizadas de manera negativa a un sentimiento favorable o viceversa; no obstante, el porcentaje de efectividad del algoritmo es de 80 por ciento” explicó Leyva Parra.
La herramienta que mide la alegría y tristezas del pueblo mexicano será liberada al público en general a finales de noviembre a través del portal del Inegi. La idea es que en un futuro cercano este mismo algoritmo les ayude a conocer la forma en la que se mueve el turismo interno, “salud mental, movilidad y nuevas aglomeraciones, todos en Twitter”.

Relacionadas: