SITATYR, rey de La Cáscara | Súper Deportivo
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Súper Deportivo

SITATYR, rey de La Cáscara

La gran final se llevó a cabo el sábado por la noche, con un gran ambiente fuera y dentro de la cancha

SITATYR, rey  de La Cáscara | El Imparcial de Oaxaca

Oaxaca de Juárez, Oaxaca

El equipo de SITATYR venció en la gran final 7 goles por 3 al Atlético Porcelana, para consagrarse como el monarca del Torneo Sabatino en la Liga de Futbol 7 La Cáscara.
El duelo por el gallardete se desarrolló el sábado por la noche, bajo un ambiente inmejorable.
A las 20:00 horas todo fue expectación en las impecables instalaciones de La Cáscara; ambos conjuntos afinaban los últimos detalles antes de comenzar la batalla, algunos jugadores se ataban bien los tenis, otros más se persignaban y así se disponían a ofrecer un espectacular juego.
Los primeros minutos fueron de estudio. El conjunto de SITATYR se encargó de llevar la esférica de un lado a otro, mientras que el Atlético tardó un poco en meterse de lleno a la gran final.
Esos instantes de pasividad le costaron al Porcelana las primeras dos anotaciones, obras del dorsal número 9 de los sindicalizados.
La ventaja le dio mayor confianza al SITATYR para ir al ataque y armar veloces jugadas que concluyeron en el fondo de las redes adversarias.
Al Atlético no le quedó de otra que meterle el pecho a las balas y sobre todo más corazón, cerrando la primera parte 5-2.
En la segunda mitad Porcelana salió con mayor intensidad a buscar la pelota, pero el SITATYR no se desesperó y mantuvo el dominio de las acciones.
El control de los tiempos ayudó a los sindicalizados a meter dos goles más.
A pesar de la desventaja, el Atlético no bajó los brazos y consiguió otra anotación, para dejar cifras definitivas de 7 goles a 3.
Al final de las acciones, el gerente de La Cáscara encabezó la ceremonia de premiación, no sin antes reconocer el esfuerzo de los equipos finalistas y el de la afición que se comportó a la altura.