Oaxaqueña, la científica del IPN que eliminó el virus del papiloma |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Salud

Oaxaqueña, la científica del IPN que eliminó el virus del papiloma

La investigadora del Politécnico, Eva Ramón Gallegos, impulsó la terapia fotodinámica que ha mostrado resultados decisivos para erradicar el VPH

Oaxaqueña, la científica del IPN que eliminó el virus del papiloma | El Imparcial de Oaxaca

Numeralia

cáncer más frecuente entre las mexicanas es el cervicouterino

32,439

decesos por cáncer cervicouterino se registraron en 2018

89

cada día

La científica del Instituto Politécnico Nacional (IPN) que encabezó la terapia fotodinámica y eliminó al 100% el virus del papiloma humano en 29 mujeres es oaxaqueña. Se trata de Eva Ramón Gallegos, originaria de San Juan Bautista Tuxtepec, quien hace unos días dio a conocer los resultados del trabajo que encabezó durante 20 años.

Profesora e investigadora del IPN en la Ciudad de México, Ramón Gallegos impulsó la terapia fotodinámica como una alternativa para prevenir lesiones premalignas del cáncer cervicouterino en etapa inicial.

La investigadora cuenta con una amplia trayectoria en el área de la ciencia e investigación, con un doctorado en Ciencias Quimicobiológicas.

Ha publicado varios libros como Bioestadística para todos, una guía práctica para el procesamiento de datos, análisis, interpretación y presentación de resultados, así como Terapia fotodinámica: teoría y práctica, por mencionar solo algunos.

La investigadora estudió el nivel medio superior en el estado de Veracruz, donde también continuó sus estudios del nivel superior en la Universidad Veracruzana.

En el marco del Día Mundial contra el Cáncer, el IPN dio a conocer los resultados de la investigación de Ramón Gallegos, cuya técnica no es invasiva y puede ser un método eficaz para prevenir el cáncer cervicouterino, que en Oaxaca representa la primera causa de muerte por cáncer en las mujeres.

El IPN explicó que en la fase clínica, el equipo de trabajo de la investigadora trató a 29 pacientes de la Ciudad de México y 420 de Oaxaca y Veracruz que estaban infectadas con el VPH, presentaban lesiones premalignas en el cérvix o tenían ambas afecciones.

“El tratamiento se realizó en dos etapas bajo dos esquemas diferentes de aplicación de la terapia. En la primera participaron mujeres de Oaxaca y Veracruz, cuyos resultados fueron alentadores. En la aplicación de la técnica en las capitalinas también tuvo un efecto muy esperanzador, lo que abre la posibilidad de hacer más eficaz el tratamiento, al usar el esquema que se adapte a la situación de las pacientes”.

“Los resultados fueron alentadores. En la aplicación de la técnica en las capitalinas también tuvo un efecto muy esperanzador, lo que abre la posibilidad de hacer más eficaz el tratamiento, al usar el esquema que se adapte a la situación de las pacientes”, dijo.

En la primera parte de la investigación, se aplicó el tratamiento en tres ocasiones con un intervalo de 48 horas cada una, con un tiempo de radiación acorde a cada caso y el tipo de lesión. Se realizaron revisiones y se repitieron los estudios de diagnóstico.

Los resultados fueron los siguientes: en las personas que solo tenían el virus sin lesiones, se logró eliminar el VPH en el 85 por ciento; en las pacientes que tenían VPH con lesiones tuvo una eficacia del 85 por ciento, y de quienes tenían lesiones sin VPH se tuvo éxito en 42 por ciento.

La investigadora del IPN indicó que a las mujeres de la Ciudad de México se les aplicó el doble de la concentración de ácido delta aminolevulínico. El tratamiento se realizó dos ocasiones con intervalo de 48 horas.

También efectuaron las revisiones y los estudios de diagnóstico. Los resultados fueron los siguientes: se logró eliminar el VPH en el 100 por ciento de las pacientes que lo portaban sin tener lesiones, 64.3 por ciento en las mujeres con VPH y lesiones, y el 57.2 por ciento en quienes presentaban lesiones sin VPH.

Comentó que la terapia fotodinámica es segura y libre de efectos secundarios. “A diferencia de otros tratamientos únicamente elimina las células dañadas y no incide sobre las estructuras sanas. Por ello, tiene gran potencial para disminuir el índice de mortandad por cáncer cervicouterino”, enfatizó.

La doctora Eva Ramón Gallegos consiguió estos avances gracias a la colaboración de Elizabeth Maldonado Alvarado y María Teresa López Cárdenas, Alejandro Martínez Escobar, Araceli Espinosa Montesinos, Adriana Jiménez Hernández, Martha Olivia Osorio Peralta, Alejandra Moreno Vázquez y Lydia Alejandra Martínez Guzmán.

En México, las mujeres se exponen al virus del papiloma humano (VPH) a edades cada vez más tempranas a tal grado que niñas y adolescentes están contagiadas con el virus que causa el cáncer cervicouterino, el segundo más frecuente entre las mexicanas, informó la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Antes las infecciones por VPH ocurrían a los 19 años y ahora hay niñas de 12 años con este virus”, alertó Leticia Rocha Zavaleta, del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) de la UNAM.

En el marco del Día Mundial contra el Cáncer, que este 2019 se enfoca al cervicouterino y se conmemora cada 4 de febrero, la especialista recordó que el año pasado en México se registraron 32 mil 439 decesos por cáncer cervicouterino, en promedio 89 al día.

 

Relacionadas: