Beber alcohol podría aumentar fibrilación auricular |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Salud

Beber alcohol podría aumentar fibrilación auricular

Beber 14 vasos de alcohol por semana aumenta el riesgo

Beber alcohol podría aumentar fibrilación auricular | El Imparcial de Oaxaca

Investigadores de la Universidad de Melbourne, el Royal Melbourne Hospital y el Alfred Hospital of Merbourne, encontraron que el consumo regular o moderado de alcohol podría aumentar el riesgo de fibrilación auricular.

Los expertos señalan que las personas que beben en promedio 14 vasos por semana o dos al día, diariamente, aumentan su probabilidad de tener problemas en el sistema eléctrico del corazón.

Para determinar este efecto, se analizó a 75 pacientes, 25 de ellos fueron no bebedores, otros 25 bebedores leves de 2 a 7 vasos por semana. Y los últimos 25 consumieron de 8 a 21 bebidas por semana o un promedio de 14 a la semana.

Considerando que el vaso estándar contiene alrededor de 12 g de alcohol, las personas que más bebieron tenían más evidencia eléctrica de cicatrices auriculares. De igual manera, presentaron más alteraciones en la señalización eléctrica del corazón.

Factor modificable del riesgo de fibrilación auricular

De acuerdo con los expertos, su estudio publicado en HeartRythm, resalta la importancia del consumo de alcohol como factor de riesgo para la fibrilación auricular. Además de que se trata de un factor modificable.

Asimismo, el hallazgo debe ser tomado en cuenta por los médicos y su seguimiento a pacientes con fibrilación auricular. De tal forma que puedan indagar sobre el consumo de alcohol de las personas y advertirles sobre los efectos nocivos.

Otros factores de riesgo
La fibrilación auricular es el trastorno más común del ritmo cardiaco y su posibilidad de desarrollo aumenta con la edad. Se estima que afecta aproximadamente a 7 de cada 100 personas mayores de 65 años.

Entre sus principales síntomas se encuentra el dolor de pecho, palpitaciones cardiacas inusuales, debilidad o fatiga. Incluso se puede manifestar en aturdimiento, mareos y dificultad para respirar.

Su detección oportuna podría prevenir entre el 20 y 30% de los accidentes cerebrovasculares. Al mismo tiempo que reduce el riesgo de afectaciones como demencia, ataque cardiaco, enfermedad renal y muerte prematura.

 

 

Relacionadas: