Evolución varicosa: grados y gravedad de las varices
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Salud

Evolución varicosa: grados y gravedad de las varices

Un tipo de enfermedad cardiovascular que, empieza como algo estético, pero que de no tratarse puede causar un problema grave de salud.

Evolución varicosa: grados y gravedad de las varices | El Imparcial de Oaxaca

Las varices son una dolencia que afecta principalmente a las mujeres aunque también existen hombres que las padecen. Sus causas incluyen desde factores hereditarios hasta temas circulatorios. A continuación te exponemos los tipos de varices que existen y la gravedad de cada uno de ellos.

Las varices de Grado I
Las varices de Grado I son las más comunes y las tienen multitud de personas. Se trata de unas varices que también se denominan varículas. Estas varices son cuando se pueden ver en diferentes partes del cuerpo a través de la piel una especie de venas de color violeta.

Para muchas personas estas varices tienen forma de estrella y se les denomina arañas vasculares. Realmente no se trata todavía de un problema médico grave sino simplemente es un problema estético aunque en algunas ocasiones y personas pueden llegar a producir sensación de cansancio e incluso de pesadez en las piernas.

La mejor opción para tratar estas insuficiencias venosas será seguir diferentes consejos y tips de prevención para evitar que este tipo de varices puedan hacerse más graves.

Las varices de Grado II
En segundo lugar encontramos las varices de Grado II. Estas varices son la evolución directa de las varices de grado uno y en este caso las venas pasan a verse más y hacerse más visibles porque la circulación no es nada buena. En este punto ya podemos notar los primeros síntomas de las varices como pueden ser el dolor, el cansancio en las piernas y la pesadez, los hormigueos, los calambres y la sensación de calor, el escozor o incluso los picores.

En este grado ya resulta fundamental tratar las varices o de lo contrario éstas seguirán extendiéndose y dilatándose cada vez más, lo cual puede llegar a ser verdaderamente peligroso para la salud de las personas que las padecen.

Las varices de Grado III
El siguiente tipo de varices que podemos encontrar, como leemos en Varicenter, son las varices de Grado III. Se trata de un tipo de varices especialmente delicadas, pues en este caso las venas ya pasan a estar bastante tortuosas y se muestran muy dilatadas. Con estas varices los síntomas van aumentando de forma progresiva y cada vez las piernas o las zonas que presentan las varices se encuentran más hinchadas. Además, con las varices de grado III suele producirse también el cambio de color en la piel de la zonas afectadas.

Para llegar hasta este nivel los enfermos deben pasar mucho tiempo sin tratar varices de grado dos. Además en este tercer grado en el que las venas aparecen mucho más dilatadas, tortuosas y antiestéticas a ojos de cualquier persona.

Los síntomas van aumentando de forma progresiva en forma de edemas, hinchazón y diferentes cambios en el color de la piel que si no se tratan de forma adecuada en normal que terminen produciendo un grado de afección todavía más grave.

Las varices de Grado IV
Por último encontramos las varices de Grado IV. Sin duda son las más graves porque en estos casos pueden detectarse incluso úlceras y zonas eccematosas bastante delicadas. Si se llega a este punto las varices se vuelven muy complicadas de tratar porque las úlceras son muy peligrosas e incluso pueden llegar a infectarse con mucha facilidad.

Las personas con varices de grado cuatro tendrán mucha hinchazón, dolor y úlceras pero es que además será mucho más fácil para las personas afectadas desarrollar cualquier tipo de infección ya que tendrán heridas abiertas externas muy peligrosas y complicadas de tratar.

Sin duda consideramos que se trata de un punto crítico para las varices al que no se debería llegar en ningún caso, pero si alguna persona se encuentra en este grado de enfermedad será básico que reciba una intervención para tratar este problema o de lo contrario puede llegar a sufrir una embolia pulmonar, poniendo en riesgo incluso su vida si no se le trata a tiempo o recibe ayuda médica de forma eficiente.

 

 

Relacionadas: