Lo rescatan del abandono en San Juan Atepec, Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Lo rescatan del abandono en San Juan Atepec, Oaxaca

Una denuncia de vecinos en el sentido de que una persona de la tercera edad sufría abandono

Lo rescatan del abandono en San Juan Atepec, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
????????????????????????????????????

Una denuncia de vecinos en el sentido de que una persona de la tercera edad de la comunidad de San Juan Atepec sufría abandono llevó al rescate del abuelito para que fuera atendido en un centro de salud.

Respecto al caso, personal del Juzgado Mixto de Primera Instancia de Ixtlán de Juárez resolvió y dio en custodia al señor Antonio con su nieto, quien actualmente vive en Trinidad de Viguera, Oaxaca.

Tras acreditarse el parentesco, en una diligencia formal con la participación especial de Derechos Humanos, la autoridad judicial hizo entrega de la custodia y, además, realizó un exhorto al DIF municipal de Oaxaca de Juárez con la finalidad de que trabajadoras sociales realicen visitas semanales y estén al pendiente de la atención que recibe el señor Antonio, quien estaba al cuidado de la autoridad de San Juan Atepec.

Denuncia piadosa

Ausencio Pérez Martínez, presidente municipal de San Juan Atepec, contó que fueron vecinos quienes denunciaron ante las autoridades del pueblo, que el señor Antonio vivía en una situación deplorable.

Ante este aviso urgente, la regidora de Salud inicia un juicio de alimentos y acusa que el señor Antonio vive en el desamparo y desprotección total.

La demanda se presenta el 6 de noviembre pasado en el Juzgado Mixto de Primera Instancia de Ixtlán de Juárez y el 9 de noviembre se realiza la diligencia e inspección ocular en donde vive la señora Alba con su suegro Antonio.

A esa diligencia asisten la actora (Regidora de Salud), la presidenta del DIF municipal, una enfermera, un intérprete en lengua zapoteca, el ministerio público adscrito al Juzgado Familiar y un secretario judicial.

Certificaron que el señor Antonio estaba en total desaliño personal, tenía largas las uñas de los pies, usaba chanclas rotas, la ropa extremadamente sucia y pestilente a comida, orines y con insectos pequeños, al parecer pulgas.

Anotaron que el pants que usaba estaba muy grande, porque al caminar se le bajaba, además de que estaba manchado de excremento y origines, auxiliándose de un palo de escoba que utilizaba como bastón para caminar.

La autoridad judicial hizo constar que duerme en una habitación con una cama de base de madera sucia, dormitorio con telarañas, pestilente a orines y excremento, plagado de pulgas o chinches, desconociendo qué plaga es, “pero durante el tiempo que duró la diligencia, se le subieron al suscrito en el pantalón”, palabras plasmadas en la diligencia tomada por el secretario de acuerdos de dicho Juzgado.

Quedó constancia también que al pedirle a la señora Alba que los acompañara para que su suegro recibiera la atención necesaria en el Centro de Salud, ella manifestó que, “no, porque no lo aguanta, debido a que pesa mucho para subirlo a la moto, no lo baña porque no quiere que se enoje (su suegro)”.

Anotaron que autorizó a que recibiera atención médica, “si quieren llevarlo al doctor (…) llévenlo y luego me lo regresan”.

En la diligencia, el agente del Ministerio Público solicitó se tomaran las medidas urgentes para atender al señor quien vivía en el abandono total.

Resultado de la visita, se ordena nombrar un tutor a don Antonio, así como garantizar su salud física y psicológica.

Enseguida, se llevaron al hombre de la tercera edad, a quien mantuvieron en el Centro de Salud donde le realizaron estudios totales y clínicos de laboratorio.

Una vez atendido, su nieto presentó solicitud en el Juzgado Mixto de Primera Instancia de Ixtlán de Juárez para pedir que le devolvieran a su abuelo y se le dio la custodia, por lo que las autoridades de San Juan Atepec lo entregaron en buenas condiciones de salud, en diligencia formal.

Se defiende comunero

En su momento, César Leonardo, comunero de San Juan Atepec, Ixtlán, dijo que fue desterrado por denunciar ciertos abusos y violaciones a sus derechos humanos por parte de las autoridades de su pueblo.

Dijo que la autoridad le interpuso una demanda de carácter familiar porque supuestamente abandonó a sus familiares.

En entrevista declaró que en ningún momento abandonó a su padre Antonio, ni a su esposa o hijos, sino fue obligado por caciques del pueblo a salir. “Querían tener como rehén a mi padre para que regrese y aplicar su propia justicia”.

Aseguró que en septiembre pasado, pobladores decidieron expulsarlo y destruir su vivienda.

Explicó que todo el problema comenzó desde que solicitó que se le pagara el reparto de utilidades por los servicios forestales que presta la localidad.

No recibió este beneficio al que tiene derecho, además de haber cumplido con los cargos que se le asignan en la localidad.

Confirmó que presentó algunas denuncias por lo ocurrido y se le otorgó la razón jurídica, a pesar de ello, se le señaló de provocar gastos a la comunidad por las demandas.

La semana pasada, dijo, aprovechando que salió del pueblo, los habitantes acudieron a su domicilio y lo destruyeron, además, impidieron que su esposa y su padre salieran del pueblo, además, colocaron barricadas en los accesos para impedir su regreso.

Interpuso una denuncia, pero solicitó la intervención de las autoridades estatales para que se eviten situaciones más graves y que se mantenga la violación a sus derechos humanos.

Niega represalias

Por su parte, el munícipe de San Juan Atepec, Ausencio Pérez Martínez, relató que César Leonardo fue requerido en diversas ocasiones en la comunidad para realizar servicios, lo que se conoce como tequio en el sistema de usos y costumbres.

Explicó que ha recibido cargos para que se desempeñe y sirva a la comunidad, pero éste sólo acude un mes y no cumple con lo establecido.

Añadió que posteriormente, César Leonardo se salió de Atepec para laborar en la capital y dejó a su esposa Alba, a cargo de su padre Antonio, de 86 años de edad.

Enseguida, César Leonardo inició un juicio laboral para reclamar prestaciones por el servicio otorgado a su comunidad y demandó al municipio, pues su argumento era una solicitud para que se le pagara el reparto de utilidades por los servicios forestales que presta la localidad.

Sin embargo, no le dan la razón en la junta laboral, por lo cual César Leonardo inicia una denuncia en contra de las autoridades por uso de documento falso y, como resultado, detienen al entonces administrador.

Debido a este problema, los pobladores realizan una asamblea y sobre el tema opinan que: “es un abuso de parte de él (César Leonardo) pues ya no tiene vecindad en el pueblo”.

Ahora, con el asunto de su padre, quien fue rescatado del abandono, nuevamente acusa a las autoridades.

“A partir de esta fecha, el señor César Leonardo ha presentado diversos juicios de amparo y carpetas de investigación contra la autoridad del pueblo, pero tememos que el tema pretenda volverlo político y sólo quiera dinero”, lamentó, ya que tras supuestos daños, exige como reparación del daño, un aproximado de dos millones de pesos.

Sin embargo, puntualizó que el tema es evitar el maltrato que sufren las personas de la tercera edad, ya que muy comúnmente son víctimas de discriminación.

Destacó que en México, el 16 por ciento de los adultos mayores sufre algún grado de maltrato y, tres de cada cinco sufren violencia dentro de la familia.