Muere uno de los tres acusados de robo que fueron quemados en San Mateo Macuilxóchitl | Policiaca
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Policiaca

Muere uno de los tres acusados de robo que fueron quemados en San Mateo Macuilxóchitl

Acusados de atacar a una pareja con un arma para robarles, tres hombres son detenidos y castigados al extremo por los pobladores

Muere uno de los tres acusados de robo que fueron quemados en San Mateo Macuilxóchitl | El Imparcial de Oaxaca

Oaxaca de Juárez, Oaxaca

Tres hombres sufren quemaduras de tercer grado y lesiones de gravedad después de ser “castigados” por pobladores de San Mateo Macuilxóchitl, luego de que los acusaran de tratar de asaltar a una pareja y herirlos con arma blanca.

Aseguran que trataron de escapar después de cometer el delito, pero fueron retenidos y exhibidos en la explanada del Palacio Municipal; enseguida, los quemaron en el basurero, de donde policías los rescataron y trasladaron al Hospital General Doctor Aurelio Valdivieso donde quedaron internados.

Se anotó que a las 06:48 horas Fausto estaba en su domicilio que se localiza en la calle Reforma número uno de San Mateo Macuilxóchitl acompañado de Maribel y salían para trabajar en su parcela.

Justo en eso llegaron tres hombres, a quienes acusan de golpear a la pareja con la intención de robarles su dinero y pertenencias de valor.

Aunque Fausto intentó evitar el robo, los tres lo golpearon y sometieron.

Uno de los agresores, con una navaja, hirió a Fausto a la altura del cuello, dejándolo malherido; la mujer trató de defenderlo pero también fue lastimada.

Sin embargo, uno de los vecinos escuchó los gritos de auxilio de la pareja, así que salió y al darse cuenta de la situación, dio aviso de emergencia; en cuestión de minutos comenzaron a salir los pobladores de las casas cercanas con palos en las manos.


Los tres hombres, al ver a los vecinos que salían de sus viviendas, trataron de escapar, pero sólo corrieron unos metros, ya que fueron capturados.

El vecino herido salió de su casa, con el rostro y parte del cuerpo bañado en sangre, con lesiones de gravedad.

Los pobladores al tener a los tres acusados, los empezaron a golpear con garrotes, machetes y binzas. Los castigaron por más de 20 minutos.

Los hombres retenidos y apaleados pedían que los dejaran de golpear y los dejaran ir, pero los pobladores estaban enardecidos y continuaban el castigo.

“Esta es la segunda vez que vienen estos cabrones a robar, la vez pasada no los pudimos agarrar, se salvaron, pero ahora vamos a darle su merecido para que entiendan que en este pueblo nadie entra a robar”, sentenció una señora a gritos.

Los levantaron de la mitad de la calle y los llevaron caminando a la explanada de la agencia municipal.

A su paso, atrás de ellos, caminaban más de 200 pobladores, entre hombres, mujeres y niños, quienes gritaban que los lincharan porque si los dejaban libres regresarían de nuevo a seguir robando.

Nada más llegaron a la explanada de la agencia municipal, los tres presuntos detenidos fueron rodeados y siguió la golpiza. A pesar de que éstos suplicaban piedad, el escarmiento siguió.

Uno de los vecinos gritó que los quemaran “para que tengan un escarmiento y no se vuelvan a meter a este pueblo”.

La idea no fue solo una broma, los levantaron bañados en sangre y los hicieron caminar nuevamente, ahora más de seis cuadras. Llegaron al basurero municipal, los tiraron y le daban de puntapiés.

Uno de los vecinos llegó con un bidón de gasolina, al tenerlos de frente tirados en el piso, empezaron a rociarlos de gasolina.

Los tres, aterrados, al sentir el líquido inflamable caer sobre su cuerpo, imploraban que no los quemaran. No esperaron mucha ya que enseguida les prendieron fuego.


Los gritos de terror de los tres hombres suplicando piedad se escuchaba sobre las voces de los vecinos que aplaudían el castigo.

Gritaban también de dolor por las quemaduras. A dos de ellos el fuego consumió sus pantalones y las playeras, resultando con quemaduras de tercer grado y con lesiones de consideración, uno incluso quedó inconsciente.
Nadie supo quién avisó, pero llegaron hasta el basurero elementos de la Policía Estatal Preventiva, quienes dialogaban con los inconformes para que los dejaran trasladar a los tres retenidos.

No fue tan fácil, la multitud pedía no entregarlos, “no, que no se los lleven”.

Paramédicos de la Cruz Roja Mexicana también llegaron y les brindaron los primeros auxilios a Fausto y a Maribel. Al diagnosticar que las lesiones del hombre eran de gravedad fue trasladado a un hospital particular en inmediaciones de San Juan Chapultepec.

En el basurero el tiempo parecía eterno. El diálogo se extendía ya que los pobladores no permitían que se llevaran a los lesionados.

Los policías, en una acción emergente, decidieron rescatarlos. Los subieron a las patrullas y enseguida salieron del lugar, por lo que fueron despedidos por los pobladores a pedradas como muestra de rechazo.

Elementos de la Policía Estatal después de rescatar a los tres acusados, los sacaron a la carretera 190 Oaxaca-Istmo, donde los esperaba una ambulancia de la Cruz Roja Mexicana.

Paramédicos voluntarios les brindaron los primeros auxilios, para enseguida trasladarlos al Hospital General Doctor Aurelio Valdivieso donde dos quedaron internados.

Uno no fue recibido, ya que sus lesiones eran muy graves, así que lo llevaron de inmediato al Hospital de Especialidades, pero tampoco fue recibido ya que no fue anunciada su llegada, por lo que fue trasladado a una clínica particular, donde quedó internado.

Mientras tanto, el agente municipal se reunía en la explanada de la agencia con los pobladores; después de dar recomendaciones, volvieron a sus actividades diarias.