Prisión por ataque violento a su familia en Santa María Tonameca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Prisión por ataque violento a su familia en Santa María Tonameca

Se le atribuyen dos asesinatos y tres personas heridas de gravedad; al intentar escapar, tomó como rehén a familia de extranjeros, pero fue detenido por policías del penal de Pochutla

Prisión por ataque  violento a su familia en Santa María Tonameca | El Imparcial de Oaxaca

Julio César, acusado de atacar a sus familiares con un arma de fuego y un machete, en Paso Lagarto, Santa María Tonameca, causándole la muerte a su hijo, a su tío y a su cuñada, así como lesionando a su esposa, mamá, sobrina y a su hermano, fue vinculado a proceso y como medida preventiva se dictó la prisión cautelar.
Se le instruye la causa penal 126/2017 por los delitos que la ley señala como homicidio calificado con ventaja y lesiones calificadas con ventaja. El primero cometido en agravio de Carlos y Azucena, y el segundo agravio de Ulises, Edith y Sunaydelin.
Se estableció que a las 22:00 horas del pasado martes 21 de marzo de 2017, Julio César llegó en compañía de su esposa Antonia y su hijo Axel Antonio a la casa de su hermano Ulises, ubicado en la población Paso Lagarto, Santa María Tonameca, por donde se ubica el tanque de agua.
Ulises estaba en el interior de su domicilio viendo la televisión en compañía de su esposa Azucena, su pequeña hija Sunaydelin y su tío Carlos.
Julio César ingresó en el interior de la vivienda portando un machete en la mano y enseguida tomó una escopeta calibre 16 que se encontraba en la esquina, en el interior del mismo domicilio.


Al verlo enfurecido, su tío Carlos trató de calmarlo; sin embargo, Julio César lo atacó con el machete. Lo golpeó en la cabeza y en el cuello en varias ocasiones.
Tratando de escapar del ataque, Carlos corrió afuera de la casa y se quedó sentado en la esquina de un corredor, donde finalmente murió desangrando.
En tanto, Julio César con el mismo machete que cargaba hirió a su hermano Ulises, causándole heridas en la cara y en su hombro de lado izquierdo; no obstante, éste sí logró huir del ataque, se salió de su casa y pidió auxilio.
Al escuchar los gritos de auxilio, Julio César se encerró en la casa de su hermano Ulises, tomando como rehenes a su esposa Antonia y a su hijo Axel Antonio, así como a su cuñada Azucena y a su sobrina Sunaidely.
Aprovechó para revisar las cosas en el interior de esa casa y encontrar los cartuchos de la escopeta.
Por su parte, Ulises, a las 22:30 horas fue auxiliado por su vecino Bernardo; posteriormente fue trasladado al hospital regional de San Pedro Pochutla, por Lee Edward Rudolph, a bordo de su vehículo marca Ford tipo Ranger doble cabina, de color negro, con redila y lona de color azul.
Media hora después, a las 23:00 horas, Julio César sacó de la casa de Ulises a su esposa Antonia y a su cuñada Azucena con sus respectivos hijos, a quienes ya había tomado de rehén y amagados con la escopeta.


Bajaron caminando por una vereda rumbo al camino principal de la localidad Paso Lagarto, a la altura de la casa del señor Bernardo, quien observaba todo desde su domicilio ya que existe un poste con alumbrado público en el camino principal.
En dicho lugar estaba una patrulla de la Policía Municipal de Santa María Tonameca, con elementos policiales, ya que éstos habían llegado a petición del señor Bernardo.
Los policías, al divisar a Julio César, le gritaron y exigieron que soltara a las señoras y a los niños.
En respuesta, Julio César realizó una detonación con el arma de fuego que portaba contra los policías municipales, quienes huyeron del lugar.
Julio César nuevamente accionó la escopeta, en esta ocasión contra Azucena, disparó que logró lesionar al mismo tiempo a la niña Sunaydelin en el brazo izquierdo, cayendo ambas en el camino de terracería que lleva a la casa del señor Lee Edward Rudolph.
Posteriormente, Julio César caminó rumbo A la casa de Lee Edward Rudolph, a donde ingresó a la fuerza, encontrándose a la señora Martha con sus hijos, a quienes amagó con la escopeta y los llevó con dirección a la casa de Ulises.
Justo entonces volvía Lee Edward Rudolph del hospital regional de San Pedro Pochutla, en compañía de Edith, madre de Julio César, por quien había pasado minutos antes a su domicilio para llevarla a la casa de Ulises con la intención de controlar a su hijo.
Sin embargo, la señora Edith también fue atacada por Julio César, quien la lastimó con el machete en su hombro izquierdo cuando ella intentó tranquilizarlo.
Enseguida, Julio César obligó a subir a la señora Martha y a sus hijos a la batea de la camioneta del señor Lee Edward Rudolph, mientras le ordenaba a éste que condujera.
Se subió a la batea Julio César y su menor hijo Axel Antonio, al mismo tiempo que le gritaba a Lee Edward Rudolph que lo llevara adonde él ordenara, de lo contrario mataría a Martha y a sus hijos.
Lee Edward Rudolph realizó el recorrido con su camioneta, llevándolo de Santa María Tonameca hacia San Pedro Pochutla.
A las 00:40 horas aproximadamente, llegaron a la Avenida Constitución, Sección Cuarta, frente al Centro de Reinserción Social número 11 de San Pedro Pochutla.


Lee Edward Rudolph aprovechó y solicitó el auxilio de la Policía Estatal para que lo ayudaran, por lo que tras una breve escaramuza, lograron detener a Julio César y le aseguraron la escopeta calibre 16. En la refriega murió su pequeño hijo Axel Antonio, de 4 años de edad.
Como Julio César también sufrió lesiones, pero que no pusieron en peligro su vida, lo hospitalizaron bajo estricta vigilancia policiaca.
De acuerdo con algunos testimonios, Julio César es adicto a la mariguana, al alcohol y presuntamente al cristal (droga blanca y cristalina).
Finalmente el 24 de mayo pasado se realizó la comunicación de imputación a Julio César, quien se solicitó la ampliación del término constitucional.
Al realizar esta audiencia, se le vinculó a proceso por los delitos de homicidio calificado con ventaja y lesiones calificadas con ventaja. El primero cometido en agravio de Carlos y Azucena, y el segundo agravio de Ulises, Edith y Sunaydelin, imponiéndole la medida cautelar de prisión preventiva oficiosa, y se encuentran internado en el Cereso de San Pedro Pochutla.