Se impacta al ir borracho en Salina Cruz, Oaxaca | Policiaca
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones
Última Hora Especiales Videos

Policiaca

Se impacta al ir borracho en Salina Cruz, Oaxaca

Conducía un auto compacto a exceso de velocidad en la carretera Transístmica y chocó contra una camioneta; al querer escapar y ser seguido por la afectada, se estrelló contra unos locales

Se impacta al ir borracho en Salina Cruz, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Un joven provocó un percance automovilístico al incorporarse a la Carretera Transístmica con dirección al centro de la ciudad y conducir en completo estado de ebriedad, justo en los semáforos que se ubican en la planta de luz; después del impacto, escapó y fue perseguido por la afectada, terminando su loca carrera al chocar contra unos locales comerciales.
El joven estuvo libando toda la noche con sus amigos de farra y en la madrugada del miércoles, a las 00:30 horas, decidió marcharse del lugar para dirigirse a su domicilio particular a descansar.
Se subió a su automóvil marca Chevrolet tipo Chevy de color guinda con placa de circulación del Estado de Chiapas, en compañía de un amigo que también iba en completo estado de ebriedad.
Nada más estuvo frente al volante y comenzó a conducir a exceso de velocidad.
Al circular en la calle Hidalgo de la colonia Hidalgo Oriente rumbo a la carretera Transístmica, imprudentemente se incorporó sin tomar la precaución debida y sin fijarse de las luces del semáforo, por lo que al encumbrar el vehículo que conducía se fue contra una camioneta que circulaba por esos momentos en esta carretera.
Una mujer conducía la camioneta marca Ford tipo Ranger, de color blanco, con placa de circulación del Estado de México, quien al percatarse que el vehículo compacto se le venía encima, realizó una brusca maniobra para impedir que su caminera fuera impactada, subiéndose a la guarnición, sin embargo, al final sí recibió el golpe.
Cuando el joven se percató del accidente que provocó pisó de más al acelerador y se dio a la fuga con dirección al centro de la ciudad.
La afectada una vez que se repuso del susto inicial, decidió ir tras el auto compacto para que el conductor respondiera por el choque.
El joven, al percatarse que era perseguido por la camioneta Ford comenzó a escabullirse entre los vehículos que circulaban en la carretera tratando de huir, comenzando la persecución y llamando la atención de automovilistas.
Al circular sobre los Cuatro carriles, a la altura del Barrio Espinal frente al encierro de la terminal del ADO y al llegar a la calle Laborista se incorporó, pero debido al exceso de velocidad en que manejaba perdió el control del volante y se fue contra la pared de unos locales comerciales, estando a unos centímetros de arrojar a un matrimonio que platicaba en la esquina.
La pareja al ver que el auto venía hacia ellos sólo miraron al cielo y abrazados esperaron el impacto, sin embargo, el auto compacto sólo pasó rozándolos sin atropellarlos.
El auto compacto terminó su loca carrera incrustándose contra la pared de los locales comerciales, quedando varado en la banqueta entre la guarnición y la pared.
El conductor, como pudo, se bajó del automóvil y emprendió la huida dejando a su compañero de farra en el lugar del accidente.
El señor que estuvo a punto de ser arrollado corrió tratando de detener al conductor, pero lo detuvo su esposa abrazándolo, ya que temía que el joven se tornara agresivo.
El conductor iba renqueando, al parecer lesionado de la pierna izquierda.
Todavía molesto, el señor sacó al ebrio pasajero del interior del auto e hizo el amago de golpearlo, pero su esposa nuevamente lo detuvo.
Para ese momento vecinos que se encontraban descansando en la acera se comenzaron aglomerar, unos como espectadores y otros tomando una serie de fotografías al vehículo siniestrado, ya que sufrió cuantiosos daños materiales en la parte frontal y el neumático delantero del lado derecho quedó ponchado.
En ese momento llegó la camioneta marca Ford que detuvo su marcha quedando mal estacionada y la conductora corrió hacia donde tenían detenido al ebrio pasajero. Enardecida quería golpearlo pero fue contenida por los vecinos, quienes le explicaron que no era el chofer, ya que éste huyó.
Justo entonces llegaron varias patrullas municipales, cuyos elementos comenzaron a calmar los ánimos de los presentes.
Los vecinos hicieron el llamado de la ambulancia para que el ebrio recibiera atención prehospitalaria ya que estaba sangrando.
A los pocos minutos llegaron los paramédicos quienes le prestaban los primeros auxilios al herido pero se percataron que la sangre era del conductor, por lo que no fue necesario que lo atendieran en una clínica.
Los uniformados municipales procedieron a subirlo a la patrulla para ser llevado a la cárcel, pero para ese momento ya habían llegado al lugar del accidente familiares del detenido, quienes se opusieron a que fuera asegurado, aun así, los municipales se lo llevaron preso.
Agentes viales se sumaron al tumulto y la afectada les pidió que le exigieran al detenido que le pagara los daños causados a su camioneta.
Sin embargo, los de vialidad se dirigieron al auto siniestrado y comenzaron a esculcarlo; del interior sacaron la tarjeta de circulación del propietario del automóvil y al mostrárselo a la agraviada, ésta quedó sorprendida, “lo conozco, es nuestro vecino, es del Barrio Nuevo”, informó
Enseguida, en una llamada telefónica se comunicó con la madre del propietario del automóvil, a quién le relató como ocurrió el accidente que provocó su hijo, “quiero que venga usted al lugar donde está el carro de su hijo para que vea y que se me paguen los daños”, le pidió.
Los elementos de vialidad preguntaron a los presentes si alguien más quiere levantar alguna querella para que fuera asentado en el reporte.
“Nos salvamos de milagro, por poco nos atropella”, dijo la mujer mientras su esposo les daba detalles de cómo ocurrió el impacto en el que terminó su carrera el conductor.
Acto seguido, el vehículo siniestrado fue remolcado al corralón correspondiente por una grúa, donde permanecerá en resguardo en espera a que llegue el propietario a reclamarlo.

 

Relacionadas: