En Salina Cruz, Oaxaca, apresan a joven por descansar en hamaca ajena | Policiaca
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones
Última Hora Especiales Videos

Policiaca

En Salina Cruz, Oaxaca, apresan a joven por descansar en hamaca ajena

Lo encuentran en el interior de una casa descansando plácidamente

En Salina Cruz, Oaxaca, apresan a joven por descansar en hamaca ajena | El Imparcial de Oaxaca

Salina Cruz, Oaxaca

Un joven de 25 años de edad, sin mediar palabra entró como “Juan por su casa” hasta la recamara de un domicilio particular y se acostó en la hamaca, por lo que fue sacado a la fuerza y trasladado a la cárcel municipal.

Todo comenzó a las 13:00 horas en la Avenida 18 de Marzo de la colonia Lomas de Galindo, a la altura de la carretera costera, precisamente donde se encuentran los sanitarios de la terminal de taxis que tienen la ruta a la Chontal.

El escándalo irrumpió la tranquilidad de la zona cuando se percataron que en el interior de una casa habitación se encontraba un joven acostado en la hamaca, meciéndose mientras se desataba las agujetas de su tenis y vestido únicamente con un pantalón.

La propietaria del lugar no se encontraba ya que había salido a realizar un mandado, dejando encargado a una persona de confianza.

Una señora que tiene un negocio de venta de refrescos a lado se percató al pasar frente al lugar, ya que vio al joven meciéndose en la hamaca plácidamente con las manos en la nuca.

Se fue a su negocio y agarró un garrote para enfrentarse al joven, con palo en mano le preguntó quién era, qué hacia ahí acostado y le exigió que se saliera, pues delo contrario, llamaría a policías.
Ignorando las preguntas reaccionó violentamente sacando entre sus ropas un picahielos.

Al ver el arma, la vecina comenzó a gritar pidiendo el auxilio.

El primero en llegar fue un empleado de un auto lavado, pegado a la casa, quien entró corriendo. “¿Qué pasa?”, preguntó mientras la señora le señalaba al joven, quien seguía acostado con el arma en la mano.
Aprovechando que estaba acostado, se le fue encima y lo cargó para sacarlo, mientras el otro pataleaba para zafarse del abrazo.

Una vez afuera, el joven iba a propinarle una golpiza, pero fue detenido por los curiosos mientras otros llamaban a emergencia. Justo entonces pasó una patrulla de la municipal, cuyos efectivos aseguraron al joven.

Relacionadas: