¡Quiero a mi familia! Clama por ayuda estatal | Policiaca
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Policiaca

¡Quiero a mi familia! Clama por ayuda estatal

Denunció que sus hijos sufrían acoso escolar y los expulsaron del colegio; después privaron de su libertad a su familia y ahora lo exilian de su comunidad

¡Quiero a mi familia! Clama por ayuda estatal | El Imparcial de Oaxaca

Teotitlán de Flores Magón, Oaxaca

Desesperado por no saber de su familia, Ezequiel Velasco suplica por la intervención del gobierno estatal, ya que al parecer, se trata de un caso político y de abuso de autoridad municipal.

“Sólo pido que me dejen ver a mi familia”, lloró, mientras explicaba que luego de denunciar que sus hijos sufrían acoso escolar, fueron expulsados de la escuela primaria y al parecer recluidos en un albergue junto con su esposa en la ciudad de Oaxaca. Aseguró que no ha podido saber sobre su paradero, además de que lo tienen amenazado.

El padre de quienes fueron estudiantes de la escuela Mártires del 6 de Julio de 1917, en San Juan de Los Cués, Teotitlán de Flores Magón, hasta julio del año pasado, Ezequiel explicó que los problemas iniciaron desde el primer grado de primaria. Sus hijos eran agredidos por sus compañeros.
Abundó que sus hijos son gemelos y cursaban el tercer grado de primaria cuando fueron expulsados después de una serie de señalamientos y acoso escolar.

“Uno de ellos fue golpeado con una piedra en la cabeza”, detalló.

Dijo que en varias ocasiones solicitó la intervención del director, a quien pidió aplicar sanciones a los niños involucrados, con el fin de terminar con esta situación violenta.

Sin embargo, en las juntas de padres de familia algunas madres referían que los niños eran muy violentos, cuando éstos en realidad, eran objeto de constantes agresiones

“Pedí al director aplicar el reglamento de la escuela, pero no hizo caso; así dejó pasar la situación y nos culpaba de las agresiones”, expuso el padre de familia.

El denunciante culpó también a una de las profesoras, Dulce Patricia Rodríguez, de agredir verbalmente a sus hijos y negarse a que él se involucrara en la educación de los menores.

Abundó que presentó oportunamente quejas ante las instancias correspondientes, como la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), por violentar la educación de sus hijos, luego de que fueron expulsados.

El padre de familia lamentó que hasta la fecha ni el director Jesús Martín Durán, ni las profesoras involucradas, han sido objeto de sanciones por parte de las autoridades competentes.
A partir de entonces comenzaron las amenazas. Sus hijos se quedaron sin recibir educación.

En septiembre del año pasado su esposa fue privada de su libertad por al menos cuatro horas, durante las cuales fue amenazada de muerte, con la exigencia de irse de la población junto con su familia.
Finalmente, llegaron unas personas que dijeron ser empleadas de la Subprocuraduría de Niños, Niñas y Adolescentes del Estado, mismas que se llevaron a su mujer y a sus hijos.

Indicó que una mujer que se identificó como Aracely Josefina, haciendo alarde de su autoridad y bajo un diagnóstico de una hora, ordenó que su esposa e hijos fueran privados de su libertad para presuntamente quedar en un albergue en la ciudad de Oaxaca del cual hasta el momento no se sabe nada.

Impotente y sin poder retener a su familia, don Ezequiel comenzó a pedir ayuda y arreciaron las amenazas en su contra.

Admitió que al final, debido a las amenazas y aunado a los señalamientos de los pobladores, tuvo que abandonar su tierra dejando todo lo construido en ese lugar.

“Me tachaban de ser un loco y padre de dos niños en las mismas condiciones”, abundó.

Pidió a las autoridades, entre ellas, al fiscal general y al gobierno estatal, retomar su caso y presentar a sus familiares con vida para cerciorase que están bien.

Dijo que desde que tuvo que abandonar su domicilio que se ubica en la calle Aldama sin número de la colonia Del Rio en San Juan de los Cués se enteró que éste ha sido violentado por pobladores y personas, las cuales tiene identificadas, quienes ingresaron para robar documentación y objetos de valor.

“He sido víctima de humillaciones, agresiones, exhibido de manera pública con declaraciones que jamás he realizado”, recriminó.

Contó que hace aproximadamente dos semanas en una radiodifusora local en esta ciudad alguien hizo una llamada anónima para decir que Ezequiel Velasco había confirmado la muerte de su familia, lo cual fue falso pues solo lo hicieron para desacreditarlo.

Abundó que por investigaciones propias investigó de dónde provino la llamada y responsabilizó a esas personas de su integridad física y la de sus familiares, así como también a la misma autoridad por no presentar y negar información sobre el paradero y estado de salud de sus hijos y esposa.