Locatarios del Mercado de Abasto "casi" linchan a ratero
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Locatarios del Mercado de Abasto “casi” linchan a ratero

Era reincidente de robo; pero esta vez le falló y fue capturado por locatarios, quienes a punto estuvieron de hacer justicia con su propia mano

  • Locatarios del Mercado de Abasto “casi” linchan a ratero
  • Locatarios del Mercado de Abasto “casi” linchan a ratero
  • Locatarios del Mercado de Abasto “casi” linchan a ratero
  • Locatarios del Mercado de Abasto “casi” linchan a ratero
  • Locatarios del Mercado de Abasto “casi” linchan a ratero
EL DATO

Ayer por la tarde, Erwing Jhovany de 25 años de edad, fue capturado por comerciantes luego de ser acusado de robo en la explanada principal de la Central de Abasto. “El siguiente lo quemamos”, dijeron tajantemente los comerciantes satisfechos de spués de darle un escarmiento al incriminado, en tanto los efectivos indicaban que nadie puede hacer justicia por propia mano.

A punto de ser linchado estuvo un hombre reincidente de robo, el cual fue rescatado por la Policía Municipal en la Central de Abasto.
Ayer por la tarde, Erwing Jhovany de 25 años de edad, fue capturado por comerciantes luego de ser acusado de robo en la explanada principal de la Central de Abasto.

El hombre fue descubierto por comerciantes cuando supuestamente escapaba tras cometer el atraco.

“Agárrenlo que no se les escape”, decía la voz de una mujer y un grupo de jóvenes ya corrían tras él para encararlo.

Al topar con la malla ciclónica, el hombre ya no tuvo escapatoria y allí le cayó la turba enardecida que lo tundió a golpes.

Hasta los perros de los comerciantes ladraban al sujeto con furia como apoyando a sus amos y hasta al parecer le mordieron.

Un elemento policiaco quiso evitar la golpiza, pero éste fue superado por el grupo de jóvenes, que lo hicieron a un lado para no impedir hacerse justicia propia.

Aún así, bajo su propio riesgo, el hombre con vestimenta de policía los encaró y se mantuvo en el centro del huracán, en donde llovían golpes y patadas, pero ahí estuvo para tratar de resguardar al hombre capturado.

“Ya está detenido” aseguró, “que la justicia haga su trabajo”, les indicaba a los agresores para calmar los ánimos, pero los inconformes no entendían razones y siguieron golpeando al detenido, hasta dejarlo derribado.

La orden de otra mujer paró todo la cual indicaba, “ya estuvo déjenlo”, logrando esparcir por un momento al grupo que estaba sobre el supuesto caco, después alguien más lo ató a la malla para exhibirlo y continuar con el castigo.

La Policía llegó al lugar y evitó una tragedia, pues los ánimos se calentaban y en la zona se presagiaba algo peor, pero por fortuna del incriminado lo rescataron.

El hombre fue retirado de la zona para resguardar su integridad física y canalizado al Cuartel Morelos, en donde esperaban que arribara algún afectado para señalarlo y levantar la denuncia correspondiente, para después determinar sobre su situación legal.

Las horas pasaron y nadie llegó ante las autoridades para exigir justicia de manera legal por la probable responsabilidad del delito de robo.

Finalmente, sólo se quedó a cumplir un arresto por una falta administrativa y al término de la misma se iría a casa a meditar lo ocurrido o a preparar una nueva estrategia de robo.

 

 

Relacionadas: