Asesinato en el templo de San José, en Huajuapan |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Policiaca

Asesinato en el templo de San José, en Huajuapan

Elementos de la AEI investigan el deceso, pues la víctima presentaba golpes en la cabeza, era la sacristana del templo católico

  • Asesinato en el templo de San José, en Huajuapan
  • Asesinato en el templo de San José, en Huajuapan
  • Asesinato en el templo de San José, en Huajuapan
  • Asesinato en el templo de San José, en Huajuapan
  • Asesinato en el templo de San José, en Huajuapan
  • Asesinato en el templo de San José, en Huajuapan
EL DATO

Fue aproximadamente a las 10:00 horas cuando arribó al lugar el sacerdote del templo, notando con rareza que todavía se encontraba cerrado y que no habían sonado las campanas como diariamente lo hacía. Al ingresar por la puerta de la sacristía, vio manchas de sangre en el piso, pasos adelante, yacía el cuerpo inerte de la sacristana, de inmediato se puso a hacer oración.

La repentina muerte de la señora María de Jesús, conocida en el barrio de San José, como la señora de las campanas, enlutó a habitantes de este lugar que pidieron a las instancias llegar al fondo de lo ocurrido.

Era una señora tranquila, que cumplía diariamente con la tarea que había asumido, hacerse cargo de la sacristía del templo de San José, desde hace 18 años.

Vivía con su hijo de 47 años de edad, en la colonia La Providencia, quien informó a las autoridades que cuando él llegó del trabajo la noche del martes, doña Mary no había llegado a su casa. Como en algunas ocasiones acudía a misas o rezos, pero no le dio importancia.

 

El hallazgo

Alrededor de las 06:00 horas de ayer, cuando se dirigía a su trabajo en la agencia La Junta, pasó por la iglesia, la cual vio cerrada, pero afirma que no vio nada fuera de lo usual, por lo que siguió su camino.

Fue aproximadamente a las 10:00 horas cuando arribó al lugar el sacerdote del templo, notando con rareza que todavía se encontraba cerrado y que no habían sonado las campanas como diariamente lo hacía.

Al ingresar por la puerta de la sacristía, vio manchas de sangre en el piso y, pasos adelante, yacía el cuerpo de la sacristana, de inmediato se puso a hacer oración.

Justo en ese momento, de acuerdo a las investigaciones de las autoridades, ingresó otro vecino de San José, quien vio cómo se desvanecía el cuerpo del padre, a quien auxilió de inmediato para que recibiera atención médica, al tiempo de ver el cuerpo de María, a quien luego cubrió con una sábana blanca.

El sacerdote fue trasladado a un hospital de esta ciudad, para su atención médica, ya que los niveles de azúcar se le elevaron en la sangre por el impacto. Hasta el cierre de esta edición, seguía internado y se informó que la causa era un preinfarto.

A las 10:19 horas, se recibió el aviso en el Centro de Control y Comando (C2), por lo que la Policía Municipal de esta ciudad acudió al templo, ubicado en la calle Aquiles Serdán y Gante, del barrio de San José.

 

Inicia el peritaje

Tras confirmar el hallazgo, acordonaron el área de intervención e hicieron de su conocimiento a personal de la Vicefiscalía Regional de Justicia en la Mixteca, por lo que acudieron elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), con personal del Instituto de Servicios Periciales.

Enseguida iniciaron con las investigaciones, para determinar lo ocurrido, de acuerdo a la carpeta iniciada por el delito de homicidio calificado, tomando en cuenta que puede tratarse de un feminicidio.

Asimismo, comenzaron con las diligencias de levantamiento del cuerpo, el cual duró alrededor de cinco horas, para después hacer su traslado al panteón municipal El Gólgota, y realizar la práctica de la necrocirugía, por parte del médico legista.

Aunque quedó pendiente el resultado de la necropsia, las autoridades informaron que de acuerdo al peritaje, la víctima presentaba golpes en la cabeza.

Las autoridades esperaban a que dieran de alta al sacerdote, para realizar una valoración del templo y determinar si se trató de un robo; pero según información oficial, hasta el momento del deceso, aparentemente sólo faltaba el dinero de las limosnas.

 

Vecinos se solidarizan

Mientras tanto, los vecinos de San José, se solidarizaron con familiares de la señora Mary, comenzaron con la limpieza del salón Flamingos, para que, una vez terminado el procedimiento legal y que el cuerpo le fuera entregado a su hijo, se velara en este lugar.

Doña María de Jesús tenía 75 años de edad, era originaria de San Martín Zacatepec y llevaba radicando muchos años en esta ciudad, refirieron sus vecinos y amigos, algunos de los cuales aseguran que no escucharon ruidos extraños, ni percibieron nada anormal la noche anterior a su deceso.

Ella estuvo en misa en la noche del martes y, con varios vecinos, esperaban que bajara un poco la lluvia para poder retirarse a sus domicilios. Fue la última vez que la vieron con vida.

 

Iglesia en la mira de los delincuentes

Este año, 15 días después de celebrarse la fiesta en honor a San José, robaron de dicha iglesia, el dinero que contenían dos alcancías, tratándose de alrededor de 5 mil pesos.

José Luis López Reyes, presidente del comité de festejos en honor a San José, dio a conocer que fue a las 9:15 aproximadamente, cuando la sacristana dio aviso a los integrantes del comité sobre lo que había ocurrido.

De acuerdo a la revisión que hicieron, detectaron que fue dañada la puerta de la sacristía, ubicada del lado sur de la iglesia; los responsables del hurto también abrieron el lugar donde están sepultadas algunas personas, entre ellas, el fundador de la iglesia de San José.

También encontraron roto el candado que se coloca por dentro, en una de las puertas por las que, suponen, salieron los responsables del robo, ubicada en el lado norte.

Pero esa no fue la primera vez que ocurría un robo en este templo, el año pasado hubo un intento de hurto, en el que falleció una persona del sexo masculino.

Se presume que ingresó quitando uno de los cristales del techo y cayó junto a unas bancas, muriendo al instante.
Se trató de un ciudadano de alrededor de 40 años de edad, que murió la madrugada deldomingo 29 de enero, cuyo cuerpo fue sepultado en la fosa común tras varios días de estar en el panteón El Gólgota, pues no fue reclamado o identificado por nadie.

Los vecinos condenaron desde ese entonces la inseguridad que existe en la ciudad y que se incrementa, sin la intervención de las autoridades.

“En el propio centro hay negocios de toda índole, varios de los cuales han sido asaltados a plena luz del día, pedimos a las autoridades que tomen cartas en el asunto”, dijeron.