En San Pedro Huamelula, Oaxaca ocurre tragedia de profesores
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Policiaca

En San Pedro Huamelula, Oaxaca ocurre tragedia de profesores

El cuerpo sin vida de Héctor Armando fue extraído del interior del taxi, el cual se fue al barranco y se estampó contra unas rocas

En San Pedro Huamelula, Oaxaca ocurre tragedia de profesores | El Imparcial de Oaxaca

Héctor Armando O. L., profesor de la Sección 22, murió ayer en un aparatoso accidente, ocurrido en la carretera federal número 200, tramo Salina Cruz-Huatulco; su compañera y otras dos personas se encuentran gravemente lesionadas.

Según reportes policiacos, el percance ocurrió la mañana de ayer, en jurisdicción de San Pedro Huamelula, región del Istmo de Tehuantepec.

En esta carretera local fue reportada la volcadura de un taxi del servicio foráneo, donde viajaba el maestro, otra compañera y otras dos personas.

La maestra, quien también sufrió lesiones graves, ha sido identificada como Azucena del Carmen T. L., misma que fue trasladada al hospital ISSSTE de la zona.
Al reportarse la volcadura, paramédicos de Santa Cruz Huatulco y policías se movilizaron al lugar.

También se trasladaron profesores de comunidades como Santa María Huamelula, Tapanalá y Santiago Astata, además de algunos padres de familia para saber la situación de los mentores.

Los profesores accidentados, todos de la Sección 22, del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), pertenecen a la zona escolar 081, delegación sindical D-I-104, primaria formal de la población de Santiago Astata.

El cuerpo sin vida de Héctor Armando fue extraído del interior del taxi, el cual se fue al barranco y se estampó contra unas rocas.
Por la tarde aún continuaban las diligencias de levantamiento de cuerpo y arrastre del vehículo, por parte de autoridades estatales y de la Vicefiscalía Regional del Istmo.

Mientras el cuerpo sin vida era llevado al descanso municipal para la necrocirugía, el vehículo era remolcado hacia un encierro oficial donde quedaría resguardado y posteriormente deslindarse responsabilidades conforme avancen las investigaciones.