Alarma en Cajonos, Oaxaca, por ataque de "bestia" a perros
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Alarma en Cajonos, Oaxaca, por ataque de “bestia” a perros

Hasta ahora, el desconocido animal solo ha atacado a los perros que cuidan los corrales de gallinas por las noches

  • Alarma en Cajonos, Oaxaca, por ataque de “bestia” a perros
  • Alarma en Cajonos, Oaxaca, por ataque de “bestia” a perros
  • Alarma en Cajonos, Oaxaca, por ataque de “bestia” a perros

Campesinos de un rancho de la localidad de San Pedro Cajonos, descubrieron a dos perros muertos de una manera extranormal y aseguraron que un jaguar o un puma ronda en la zona y ataca por la madrugada.

Se trata del rancho El Corral, que se ubica cerca del cerro de Las Cáscaras, jurisdicción de la localidad mencionada, en donde pobladores pidieron la intervención de las autoridades correspondientes.

Con gráficas de dos canes descuartizados, uno de los vecinos alertó a la población en general; por la forma de las heridas, los sorprendidos pobladores dijeron que se trata de algún felino que deambula hambriento en esa zona.

Ante el hallazgo y la alerta emitida, los pobladores temen por su seguridad y se organizan.

Dijeron que por el momento el ataque solo se ha dado en contra de animales, pero exigieron la intervención de las autoridades para descartar que se trate de alguna especie salvaje.

Añadieron que en otras ocasiones ya había reportes de este tipo pero la alerta se pasaba por alto.

Ahora que surge de nuevo este tipo de ataques, el pánico vuelve y aumenta.

Debido a que es un rancho en donde las personas tienen animales, los perros son los encargados de la seguridad de los corrales pero, al parecer, en su intento por saciar su hambre, ‘La Bestia’, como le han llamado los pobladores, solo ha matado a los guardianes y se retira.

Nadie la ha visto, dijeron, por lo que nadie sabe qué tipo de animal es, pues ante el ladrido de los perros nadie se asoma; es hasta el día siguiente que descubren a los animales muertos.

Los pobladores exigieron la ayuda de expertos en el tema para descartar que se trate de un animal que pueda causar daños a los pobladores o, en su defecto, de una especie en peligro de extinción a la que puedan causarle daño.

En tanto, por las noches el propietario del rancho realiza las vigilancias de sus corrales.

Debido a la obscuridad no es tan fácil distinguir de qué animal se trata, por lo que nadie sale para enfrentarlo, pues todos se resguardan en sus casas ante el peligro que representa un ataque de este tipo, sobre todo en lugares en donde habitan niños y personas adultas.

 

 

Relacionadas: