"Debemos generar la igualdad": comandante de la AEI de Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

“Debemos generar la igualdad”: comandante de la AEI de Oaxaca

Palabras más palabras menos refirió Elizabeth Torija Hernández, en el marco del Día Internacional de la Mujer

“Debemos generar la igualdad”: comandante de la AEI de Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

“Busquemos la igualdad, busquemos el espacio, pero también debemos generarlo, porque pedimos igualdad, pero muchas veces cuando nos conviene, debemos ponderar los derechos de la mujer.

“Debemos esforzarnos por llegar lejos, por demostrar con trabajo lo que somos capaces de hacer y que nos apoyemos entre mujeres, a la generación que viene atrás de nosotros; esforzarnos por dejarles mejores condiciones laborales, para que no padezcan lo que nosotros pasamos para poder estar donde estamos”, palabras más palabras menos refirió Elizabeth Torija Hernández, comandante de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI) en el marco del Día Internacional de la Mujer.

Referente a esta fecha, cuando un grupo de trabajadoras textiles decidió salir a las calles de Nueva York para protestar por las míseras condiciones laborales, siendo una de las primeras manifestaciones para luchar por sus derechos, la mujer policía con más de 23 años de servicio insiste en que “debemos posesionarnos, seguir pidiendo el espacio para que exista la igualdad”.

Exhortó además que “desde donde estén, desde cualquier trinchera las mujeres debemos trabajar a la par hombro con hombro con nuestras compañeras, trabajar conjuntamente, sin ponerle el pie o al contrario ponérselo pero que les sirva de escalón para ascender día con día, no ponernos trabas entre nostras mismas, para así también seguir exigiendo igualdad”.

A las filas

La comandante Torija, como mayormente se le conoce en los corrillos policiacos, ingresó a las filas de la entonces Policía Judicial del Estado el 1 de mayo de 1994.

Meses antes, en febrero, supo de la convocatoria y preparó documentaciones y se alistó para el examen. Eran 100 aspirantes, de esas 100 quedaron 55, tres de estos era mujeres.

Su papá fue policía toda su vida, pero más que por esto decidió ser policía porque vivió en carne propia lo que es una injusticia. A su mamá la asesinaron y al no tener respuesta para el esclarecimiento supo lo que es sentirse impotente, por no poder hacer nada más allá.

Tras este doloroso momento, Torija decide ser policía porque siente que puede contribuir con un granito de arena en algún caso y que mejor que enrolarse en las filas policiacas e iniciar una investigación hasta finalizarla con buenos resultados.

Sus deseos de superación y el firme propósito de contribuir con la impartición de justicia, la conducen posteriormente a formar parte de las diferentes áreas de investigación como Robos, Aprehensiones, Homicidios, Delitos Sexuales y hasta la propia Guardia.

Con la placa 592, a Elizabeth Torija prácticamente le avientan un montón de órdenes de aprehensión empolvadas, con la encomienda de que no regrese sino trae resultados positivos.

Así, ubica a un hombre acusado de lesiones inferidas a su esposa, a quien con engaños lo sube a un camión con destino a la Experimental, donde al ingresar a la Guardia le ejecuta la orden de aprehensión. La primera que Torija da cumplimiento.

Recuerda que en Robos, uno de los casos que le abrió puertas a otras investigaciones más relevantes fue al desintegrar una banda de asaltantes que operaba en la ciudad capital.

De 592 a 9-21

Destacando en cada una de sus encomiendas, finalmente en 2014 a Torija le dan el nombramiento de Comandante y pasa a usar la placa 9-21, la cual ahora ‘después de mucho tequio’ presume con orgullo en la Agencia Estatal de Investigaciones, en el grupo investigador de Feminicidios.

El sacrificio

“No ha sido nada fácil, también han sido años de sacrificio con la familia, porque la verdad te pierdes de muchos eventos importantes que pasaron en su infancia tus hijos en la escuela, en el hogar, pero que desafortunadamente no llegas porque también tienes que trabajar”, refiere la agente, madre de tres hijos, dos varones, una hija que es abogada y otro agente estatal de investigaciones.

“Lo dejé ser”

Sobre la decisión de su hijo por también ser policía, recordó que en un momento no le agradó la idea porque este trabajo es hermoso, pero también ingrato; pero finalmente lo dejó ser.

“Muy en el fondo me alegré, muy en el fondo me inquieté, muy al fondo la angustia de toda madre, porque este trabajo es de riesgos constantes, sales de la casa pero no sabes si regresas. Los días de gloria son segundos, y un error es toda la vida, en este trabajo tienes un pie en la cárcel y otro en la tumba

“Dejas contenta a una parte pero a otra no, las víctimas si quieren te saludan, hacen oraciones por ti, humildemente algunas personas te invitan un café, una tortilla con salsa lo que es una gran satisfacción, pero la familia de los imputados o de los probables responsables, ellos no aceptan, ellos te odian, te insultan, y todo ese se me vino a la mente, pero lo deje ser.

“Me dijo yo voy a ser policía no quiero tu apoyo y una sola vez te lo voy a decir, quiero que jamás te reproches por haber seguido tus pasos si me llegara a pasar algo en el trabajo y que jamás tocáramos el tema. Reza por mí, pide por mí y quiero ser hombre de bien y quiero ser lo que tú has hecho”.