Arrollan a niño en San Antonio de la Cal |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Policiaca

Arrollan a niño en San Antonio de la Cal

Se le soltó de la mano a su mamá y se cruzó la avenida Símbolos Patrios; detienen al conductor del vehículo

Arrollan a niño en San Antonio de la Cal | El Imparcial de Oaxaca

Un niño de 8 años de edad resultó lesionado luego de ser atropellado por un vehículo particular cuando intentaba cruzar la Avenida Símbolos Patrios a la altura de la Experimental en San Antonio de la Cal.

Ayer por la tarde, Hipólita, de 45 años de edad, acompañada de dos niños, entre ellos Maurilio, apresurada con un recibo de luz en la mano y unos tamales cruzaba la Avenida Símbolos Patrios.
El carril Oaxaca – Aeropuerto lo cruzaron sin problema, ambos niños tomados de la mano de la mujer.

Sin embargo, fue al estar en el camellón central que el niño de mayor edad se soltó la mano de su madre y se adelantó para cruzar hacia el carril Aeropuerto – Oaxaca a unos metros del crucero de La Experimental.

Los automóviles en el carril de alta estaban detenidos pues esperaban el cambio de luces para poder avanzar.

El carril de baja velocidad estaba semivacío y comenzaba a llenarse, por este motivo los automovilistas aceleraban el paso para llegar hasta adelante.

Fue entonces que el conductor de un automóvil Jetta de color arena con placa de circulación del Estado de México aceleró para formarse al frente de la fila de automóviles, cuyos choferes también esperaban que cambiara el color del semáforo, sin contar que el niño se abría paso de entre los automóviles varados en el carril de alta velocidad.

El impacto fue brutal. Se pudo escuchar el ruido y el niño quedó tirado; pasados unos segundos el automovilista, quien era acompañado de su familia se orilló en la carretera y descendió para auxiliar en lo que se necesitara.

Efectivos de la Policía Municipal capitalina que esperaban en el carril de alta que avanzaran los automóviles tras retornar de Ciudad Judicial tras asistir a una diligencia, de inmediato, sin ver color o jurisdicción, descendieron para auxiliar y resguardar la zona.

Los policías se acercaron al niño y se cercioraron que estuviera estable, en tanto, el conductor, quien también esperaba nervioso, comenzó a llamar por teléfono.

Metros adelante, se quedó el automóvil varado, mientras sus acompañantes observaban desde ahí el curso de los acontecimientos.

Los policías ya habían llamado a la ambulancia del Cuerpo de Bomberos de la Zona Sur, por lo que minutos después, llegaron paramédicos, entre ellos una mujer, quienes atendieron al niño, mismo que se quejaba y lloraba del dolor.
La madre también lloraba desconsolada, pues no sabía la gravedad del golpe que tenía su hijo, en tanto curiosos y vecinos que se dieron cita en el lugar la intentaban tranquilizar.
“Yo tuve la culpa”, dijo compungida, ya que explicó que no tenía por qué irle a pagar el recibo a la vecina.

Alguien le trajo un bolillo y le dijo que era para el susto, mientras familiares del niño llegaron al lugar de lo ocurrido y al rato, todos lloraban en grupo.

La mujer paramédico pidió desalojar el área para laborar y luego de estabilizar al niño les explicó que sería trasladado a un hospital cercano para su atención médica.

El conductor involucrado se ofreció llevar al niño al hospital y acompañar a la madre en lo que necesitara “no pasa nada verás que vas a estar bien”, le repetía una y otra vez al niño, quien se quejaba de dolor.

Al ver a la madre llorando la mujer paramédico le pidió que se calmara, “hable con el niño, hay que darle valor y no asustarlo” añadió.

En el lugar del accidente, como mudos testigos. quedaron un calcetín del niño que la socorrista le retiró al estabilizarlo y la bolsa de tamales que traían.

La mujer contó que se dirigía a una cita médica y después a pagar un recibo de luz que le encargó la vecina.

Se esperaba, dada la disposición y atención del automovilista, que llegaran a un arreglo amistoso, sin que tuvieran que intervenir las autoridades ministeriales.

El automóvil fue asegurado por policías y trasladado a un encierro oficial, en tanto se deslindaban responsabilidades y la situación legal del involucrado.