Le achacan dos homicidios a El Junior, presunto operador del Cártel del Golfo en Oaxaca |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Policiaca

Le achacan dos homicidios a El Junior, presunto operador del Cártel del Golfo en Oaxaca

Está acusado de dar muerte a dos estudiantes de la UABJO, así como de provocar daños mediante un incendio y lesionar a dos personas

  • Le achacan dos homicidios a El Junior, presunto operador del Cártel del Golfo en Oaxaca
  • Le achacan dos homicidios a El Junior, presunto operador del Cártel del Golfo en Oaxaca
Denuncia pública

Tras saberse del doble homicidio, Comuna, organización a la que pertenecía una de las víctimas, exigió justicia al asegurar que se vislumbraban tintes políticos en los que se involucran a aquellos personajes que buscan cerrar el capítulo del 2006 y 2007 ocurrido en Oaxaca.

Temían que los integrantes de la organización y perseguidos políticos del conflicto político social del pasado 2006 estuvieran en la mira de ser eliminados por los opositores al movimiento de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca.

David, El Junior, presunto operador del Cártel del Golfo, capturado la semana pasada en Viguera por la PGR, fue notificado ayer que en su contra existen dos órdenes de aprehensión del orden del fuero común.

Según una de estas acusaciones, David es probable partícipe de los sangrientos acontecimientos ocurridos en marzo de 2014, sobre la carretera federal 190 que comunica al Istmo de Tehuantepec, a la altura del Columpio de Santa María Ixcotel, donde fueron acribillados un integrante de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) que lideraba el exdiputado local, Flavio Sosa Villavicencio y otro, guardia del antro de vicio Ambar; ambos decían ser estudiantes de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO).

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones se encargaron de darle cumplimiento a las órdenes de aprehensión libradas por el juez cuarto y segundo de lo penal, por delitos de homicidio calificado con las agravantes de premeditación, alevosía y ventaja cometido en agravio de Jesús Emmanuel e Ignacio; así como por los delitos de daños cometidos mediante incendio y lesiones calificadas cometido en agravio de Adriana y Gregorio.

Causa penal 85/2017

En el expediente penal 85/2017, la cual obra en el Juzgado Segundo Penal, se cita que el doble homicidio ocurrió el 29 de marzo de 2014, sobre la carretera federal 190 que comunica al Istmo de Tehuantepec, a la altura del Columpio de Santa María Ixcotel, donde fueron asesinados a balazos, Jesús Emmanuel e Ignacio.

Esa madrugada, a las 04:10 horas aproximadamente, dos personas dispararon en contra de dos hombres que estaban en el automóvil Nissan tipo Tsuru de color blanco.

Durante la investigación se supo que el auto pertenecía a la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), el cual había sido asignado a Ignacio.

Según lo investigado, Ignacio, a bordo del automóvil Nissan tipo Tsuru de color blanco, arribó al Columpio de Santa María Ixcotel, al parecer para acudir al bar Ambar.

En el bar estaría de guardia su compañero universitario, Emmanuel Jesús, de 28 años de edad, quien se ofreció para estacionar el vehículo.

Ignacio dejó en doble fila el automóvil sobre la carretera federal 190 y descendió, en tanto su amigo Jesús Emmanuel, se prestaría a ayudarlo a estacionarse.

De pronto, llegaron los sicarios, quienes con sus armas calibre 9 mm comenzaron a disparar. Uno de los pistoleros se dirigió al conductor del automóvil, a quien le disparó en cinco ocasiones, según los orificios del parabrisas y tres de los cuales salieron en la puerta del lado izquierdo.

Otro de los homicidas, parapetado desde la banqueta sobre un automóvil Volkswagen, tipo Bora, continuó el ataque.

Jesús Emmanuel recibió impactos de bala en la cabeza, abdomen y ambas piernas; mientras que Ignacio recibió tres impactos en la cabeza y el abdomen.

Debido a que no les dieron tiempo a las víctimas de estacionarse bien, el automóvil aún se movió, quedando la llanta delantera sobre el cuerpo de Ignacio. Testigos tuvieron que colocar un tabique en los neumáticos para que se detuviera.

Paramédicos de la Cruz Roja confirmaron que las dos personas habían muerto.

A la escena, arribaron el fiscal adscrito a la Subprocuraduría para la atención de Delitos de Alto Impacto (SADAI) de la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado y peritos en distintas especialidades, para iniciar las diligencias. Se aseguraron 26 indicios, de los cuales 21 fueron casquillos percutidos calibre 9 mm.

Peritos en dactiloscopía buscaron huellas en tres automóviles estacionados, un Nissan, un Volkswagen, tipo Bora y un Volkswagen Sedán.

Ese mismo día fueron identificadas las víctimas, compareció ante el fiscal la esposa de Jesús Emmanuel, para reclamar el cadáver, indicando que tuvo su domicilio en la calle Oriente Ocho, en la colonia Víctor Bravo Ahuja, en Santa Lucía del Camino y se desempeñaba como guardia en el bar Ambar, ubicado a unos metros de donde ocurrió el doble asesinato.

Agregó que su cónyuge conocía a Ignacio, con quien en ocasiones convivía o se encontraban habitualmente en la UABJO, donde ambos eran estudiantes.

Familiares declararon que Ignacio, tenía 34 años de edad y desconocer cómo ocurrieron los asesinatos.

Le decían El Rody

Según reportes policiacos, Jesús Emmanuel, a quien le decían El Rody, fue detenido a las 00:30 horas del 31 de mayo del 2013 por portación de arma de fuego en la calle de Guerrero, a la altura del número 1029 en la ciudad capital.

En esa ocasión cuando los policías llegaron, el ahora extinto intentó refugiarse en una cenaduría, por lo que de inmediato lo detuvieron y le realizaron una revisión corporal precautoria. De esta forma le aseguraron a la altura de la cintura una pistola marca Luger, calibre 9 milímetros, modelo P-11 de fabricación norteamericana, con 9 cartuchos útiles; siendo turnado ante la Procuraduría General de la República (PGR).

El 14 de marzo del 2012, fue detenido nuevamente, también por portación de arma de fuego, quedando a disposición de la PGR.

El Rody integraba el grupo de porros de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca (UABJO), según investigaciones de la policía.

De Ignacio, salió a relucir en las pesquisas que, fue integrante de Comuna de Oaxaca y miembro activo en la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) que lideraba el exdiputado local, Flavio Sosa Villavicencio.

Fue detenido el 4 de diciembre del 2006, junto con Flavio Sosa, Marcelino Coache Verano y Horacio Sosa Villavicencio, expresidente municipal de San Bartolo Coyotepec, por elementos de la Agencia Federal de Investigación (AFI) y de la Policía Federal Preventiva (PFP), en la Ciudad de México.

El 8 de junio del 2007 recobró su libertad, por falta de elementos para ser procesado por los diferentes delitos imputados.

Auto prestado

La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO), reconoció en ese entonces que había prestado el vehículo al integrante de la APPO.

“Se recibió la solicitud de préstamo del vehículo de parte de los asesores legales de dos comunidades indígenas, ubicadas en la Sierra Sur del estado, para intervenir como mediadora del conflicto existente entre ellas por límites de tierras en el mes de diciembre de 2013, es decir, hace más de tres meses”, declararía.

Señaló que como parte de las necesidades logísticas para implementar el proceso de paz (sic), se facilitó el vehículo tipo Tsuru, marca Nissan, con placas TLA 1327, a la organización Comuna Oaxaca -de la cual Ignacio era uno de los dirigentes.

Causa 82/2017

Otra de las órdenes de aprehensión que se le ejecutó ayer a David, fue la que libró en su contra el juez cuarto de lo penal, dentro de la causa 82/2017, como probable responsable del delito de daños cometidos mediante incendio y lesiones calificadas, cometidos en agravio de Adriana y Gregorio.

Se espera que al saberse de las acusaciones que enfrenta, asesorado por su abogado defensor, dé su versión de lo ocurrido el día que se cometieron los delitos.

Las constancias en los expedientes le serán leídas, por lo que sabrá con precisión cuáles son las pruebas en su contra y pueda presentar algunas probanzas para tratar de desvirtuarlas si es que alega inocencia en estos delitos.

 

 

Relacionadas: