Preso, otro involucrado en masacre en Oaxaca |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Policiaca

Preso, otro involucrado en masacre en Oaxaca

Es acusado de homicidio calificado con las agravantes de premeditación y ventaja en agravio de cinco personas a quienes asesinaron en San Pedro Totolápam

Preso, otro involucrado en masacre en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

En Santiago Matatlán fue detenido otro acusado de participar de una masacre ocurrida en la región de Valles Centrales, por la cual Marco Antonio, exsecretario de Finanzas de la CTM y su escolta, se encuentran actualmente procesados.

Se trata de Luis, a quien la Fiscalía General del Estado le ejercitó acción penal ayer, en cumplimiento a una orden de aprehensión librada por el juez segundo de lo penal del distrito judicial del centro, por el delito de homicidio calificado con las agravantes de premeditación y ventaja cometido en agravio de Plutarco, Irving Adai, Plutarco G., Héctor Javier y Édgar.

En contra de Luis radica el expediente penal 86/2017, el mismo por los que el cetemista Marco Antonio y su escolta Moisés Maday, mejor conocido como El Mara o El Mano de Cangrejo, actualmente enfrentan un proceso penal.

La masacre

En la causa 86/2017, se encuentran las declaraciones de dos testigos, quienes concordaron en decir que, el 13 de junio de 2013, se trasladaron hacia San Pedro Totolápam, Tlacolula, con la finalidad de ver la compra de la concesión de un taxi en San Pedro Miahuatlán.

Al llegar a Totolapan se reunieron con el señor Plutarco G, quien era transportista adherido a la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

Agregó uno de los testigos que al hablar con el señor Plutarco, este le dijo que lo esperara un momento debido a que tendría una reunión con líderes de la CTM, ya que no querían darle viajes – a él y a sus hijos, así como a otras personas- para acarrear en sus volteos material pétreo de la mina de San José de Gracia.

Alrededor de las 22:00 horas, cuando los testigos se encontraban sobre la Carretera Cristóbal Colón 190, a la altura del kilómetro 80+700, comenzaron a escuchar el tableteo de fusiles de armas de asalto.

A lo lejos, dijeron, vieron cómo desde una camioneta pick up, doble cabina, color blanco, realizaban los disparos, al mismo tiempo que veían a personas caer.

Esto, dijeron, les causó temor y se resguardaron cerca de su vehículo, por lo que notaron que la camioneta comenzó avanzar lentamente hacia ellos con dirección al Istmo de Tehuantepec.
Los testigos declararon que en la cabina viajaban dos personas, una de ellas, del lado del copiloto iba sentado supuestamente el líder de la CTM, Marco Antonio.

Asimismo, atrás, en la batea de la camioneta, con armas largas también viajaban otras dos personas, entre ellas Moisés.

Aseguraron haberlos reconocidos porque por lo regular veían al líder de la CTM con su gente en el Mercado de Abasto en la ciudad de Oaxaca.
Marco Antonio y Moisés fueron detenidos el 6 de noviembre de 2017, sobre carretera a El Rosario.

Otra orden

Apenas el pasado miércoles, Marco Antonio y Moisés Maday, fueron notificados por el juez cuarto penal de otra orden de aprehensión en su contra por su probable responsabilidad en la comisión del delito de homicidio calificado con premeditación, ventaja y traición en agravio de Raúl.

En este caso se trata del expediente penal número 90/2017, en el cual se establece que el 18 de febrero de 2015, en el interior de las oficinas que ocupara las instalaciones de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), en Santiaguito Etla, Oaxaca, Moisés Maday agredió a Raúl con una arma cortocontundente (machete), lo que le causó múltiples lesiones en diferentes partes del cuerpo.

Asimismo, que el líder de la CTM, Marco Antonio, le causó una lesión a la víctima con proyectil de arma de fuego y un tercer implicado, le provocó lesiones a Raúl con un (machete) y le mutiló el dedo pulgar de la mano izquierda, posteriormente le realizó dos disparos por arma de fuego.

Posteriormente, los presuntos implicados arrojaron el cadáver fue tirado en el paraje La Mesa, de la colonia Tierra y Libertad de Santiago Suchilquitongo, Etla.

Durante las indagatorias se estableció que el occiso, habría llegado a las oficinas de la CTM por medio de engaños, pues supuestamente le ofrecerían trabajo.

Se dijo que, en ese lapso, para impedir que se retirara del lugar, le invitaron varias cervezas y después, bajo amenazas lo retuvieron por la fuerza en las oficinas de la CTM. Finalmente lo asesinaron.

En la averiguación previa se estableció que Raúl, de 20 años de edad, quien era presunto integrante de la banda Cholos 13, conocido como El Bombero, recibió tres balazos y 15 machetazos.
Asimismo, que ese 18 de febrero, Raúl junto con su hermano, fueron contratados para trabajar en una obra, por parte de líderes de la Confederación de Trabajadores de México.

Según la versión del hermano, ellos arribaron a las oficinas de la CTM en Santiaguito, Etla, pero les dijeron que: “ya no había trabajo”.
Sin embargo, les pagaron su día y les dieron 200 pesos.

Se estableció que esa noche del miércoles ingirieron bebidas embriagantes en Santiaguito, Etla, pero sólo su hermano se fue a su domicilio y Raúl se quedó en el lugar.

 

Relacionadas: