Capturan a sospechoso de secuestrar y asesinar a un niño en Miahuatlán | Policiaca
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Policiaca

Capturan a sospechoso de secuestrar y asesinar a un niño en Miahuatlán

Tras privar de la libertad al hijo de un empresario camionero, lo asesinaron de un balazo; además, cobraron el rescate

Capturan a sospechoso de secuestrar y asesinar a un niño en Miahuatlán | El Imparcial de Oaxaca

El sexto integrante de una banda de presuntos plagiarios que en el 2014 secuestró y dio muerte a un niño en Miahuatlán de Porfirio Díaz, fue capturado ayer por elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones.

Se trata de Alejandrino, a quien se le acusa dentro del expediente penal 42/2014, del delito de secuestro agravado.

Este hombre fue detenido en la misma zona de Miahuatlán, en cumplimiento a una orden de aprehensión que libró en su contra el 22 de abril de 2014 el juez mixto de primera instancia de Miahuatlán.

Con la detención de Alejandrino, son seis las personas que se encuentran en prisión por este caso que consternó a la sociedad, ya que además de cobrar una fuerte suma de dinero los secuestradores le dieron muerte al niño y lo fueron a tirar a la barranca San Juan, en el río seco en jurisdicción de Santa María Zoquitlán, Tlacolula de Matamoros.

El plagio

El plagio del niño, hijo de un empresario camionero de la zona de Valles Centrales ocurrió a las 14:30 horas del 28 de mayo de 2014, cuando la víctima salía de la escuela y acompañado de un amigo se dirigía a su domicilio ubicado en la población de Santo Tomás Tamazulapan, Miahuatlán.

Familiares comparecieron ante el agente del Ministerio Público para presentar la denuncia, iniciándose la averiguación previa 753(SADAI)2014, en la Unidad Especializada en el Combate al Secuestro, perteneciente en ese entonces a la Subprocuraduría para la Atención de Delitos de Alto Impacto (SADAI) de la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Cometido el secuestro la familia comenzó a realizar llamadas telefónicas, exigiendo la cantidad de dos millones de pesos para liberar al menor.

Conforme avanzaron las investigaciones, los agentes establecieron la identidad de los probables responsables, quienes abordo del automóvil Volkswagen tipo Polo, blanco se llevaron a la víctima a una casa de seguridad.

Durante el secuestro, el amigo del niño plagiado tomó una piedra y logró romper el medallón del auto, pero ni así fue localizado por las corporaciones policiacas en esos días.

Uno de los involucrados y actualmente preso, de nombre Bernardino decidió llevar a la víctima a la casa de seguridad, propiedad de su mamá, en la comunidad de Sitio del Palmar perteneciente a San Luís Amatlán del distrito de Miahuatlán.

Durante varios días tuvieron en cautiverio al niño, en tanto negociaban el rescate de dos millones de pesos.

Según las pesquisas, para vigilar y obtener información, los plagiarios designaron a Jorge Luis, quien se encargó de buscar informes del padre del menor secuestrado, además de investigar si había movimientos de la policía.

Quizás porque no había respuestas de negociación, los plagiarios decidieron dar muerte a la víctima de un balazo en la cabeza y su cuerpo lo fueron a tirar a la barranca San Juan en el río Seco en jurisdicción de Santa María Zoquitlán.

Aún así, los delincuentes siguieron exigiendo el dinero y el 3 de junio del mismo año cobraron 140 mil pesos, un anillo y una esclava de oro, además de un teléfono celular, Sony Xperia Z1 de color negro con carcasa. Los familiares acudieron a entregarlo al camino que conduce a la población de San Juan Lachigalla, Ejutla de Crespo.

No conformes, siguieron pidiendo dinero y el 10 de junio recibieron un segundo pago de 128 mil pesos y un teléfono Alcatel, modelo One Touch, el cual fue realizado en el camino a San Agustín Amatengo.

Durante estos movimientos, los policías lograron ubicar el automóvil utilizado en el secuestro, el cual se encontraba en un barranco de 200 metros de profundidad, muy cerca de la casa de seguridad que utilizaron.

Durante esos días, el agente del Ministerio Público comisionado en Tlacolula de Matamoros fue notificado del hallazgo de una osamenta en el río Seco.

Al acudir a la escena, certificaron que se trataba de un cráneo, parte de las costillas y extremidades.

Los restos fueron depositados en el anfiteatro del Instituto de Servicios Periciales, donde se le practicó la necropsia de ley, confirmaron que presentaba un impacto de arma de fuego en la cabeza.

Para corroborar la identidad, a los familiares del menor les pidieron que se realizaran unas pruebas de ADN.

Faltan otros

Con mayores testimonios e indicios, las investigaciones continuaron y se logró establecer la identidad de otros responsables como Jorge Luis, Alejandrino, Leoncio y Lourdes. Se confirmó que faltan otros integrantes de la banda por ser capturados.

Actualmente se encuentran presos, Bernardino, Bernabé, Jorge Luis, Alejandrino, Lourdes y Leoncio.

Fue el 25 de agosto de 2014, cuando la Procuraduría General de Justicia del Estado informó de la detención de los primeros cuatro sospechosos, Lourdes, Bernardino, Bernabé y Jorge Luis.