Asesinan a expolicía de Santa Lucía del Camino
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Policiaca

Asesinan a expolicía de Santa Lucía del Camino

Todo indica que lo mataron a golpes y fueron a tirar el cadáver en la parte trasera del corralón de la Policía Vial, en Tlalixtac de Cabrera; actualmente se desempeñaba como taxista foráneo

Asesinan a expolicía de Santa Lucía del Camino | El Imparcial de Oaxaca

En el camino a Rancho Viejo, de Tlalixtac de Cabrera, fue encontrado el cuerpo del expolicía municipal de Santa Lucía del Camino, Esteban Margarito. Se le observaban lesiones a simple vista y tenía el torso desnudo; las primeras investigaciones arrojaron que un día antes lo vieron trabajar en un taxi foráneo.

El hallazgo se realizó alrededor de las 07:50 horas por vecinos de Tlalixtac de Cabrera que se dirigían a sus labores. Caminaban en el camino que conduce a Rancho Viejo cuando vieron al taxista tirado a la orilla del camino, en la parte trasera de la barda del corralón de la Policía Vial estatal.

Tirado boca abajo, con el torso desnudo y con lesiones visibles en la espalda, llamaron a emergencias para que investigaran si fue herido o en su caso, si estaba ebrio y necesitaba asistencia.
Minutos después llegaron paramédicos de Protección Civil de Tlalixtac de Cabrera, quienes al tratar de reanimarlo se percataron que estaba muerto.

Elementos de la Policía Municipal acordonaron el lugar para evitar que pasaran personas o vehículos, pues de lo contrario, podrían perderse indicios, como las rodadas de las llantas.

Elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones encuadrados en el Grupo de Homicidios, realizaron el recorrido buscando si existían indicios, pero no podían empezar a recabar las evidencias, ya que esperaban que llegaran los peritos de la Fiscalía.

Agentes y policías recorrieron el lugar y lo inspeccionaron. “No, a este hombre lo vinieron a dejar nada más, se ve que de otro lugar lo trajeron, en la madrugada lo vinieron a tirar después de haberle dado muerte a golpes, los agresores no lo hirieron con arma de fuego ni blanca, fue a punta de golpes, por las lesiones que presenta a simple vista”, especuló uno de los agentes investigadores a un compañero, mientras miraba el cadáver.

“Su cartera la trae en la bolsa del pantalón, no fue asalto, su playera la aventaron a un lado, se la quitarían cuando lo golpearon”, añadió.

Los agentes daban y daban vueltas sobre el mismo lugar, mientras los curiosos comenzaban a aumentar alrededor de la cinta de restricción.

Molestos por no poder empezar a trabajar, un investigador comenzó a quejarse en voz alta, “siempre es lo mismo, no estamos en un pueblo lejano para que tarden en llegar los peritos, mira ya son más de tres horas las que han pasado”, dijo mientras levantaba la mano para ver su reloj, “pero ni modo, hay que esperar, y aquí seguimos hasta que estas personas lleguen”, lamentó bastante incómodo.

Una mujer que conducía una camioneta de modelo reciente color roja, al circular en la carretera tuvo que frenar, pues elementos policiacos le hicieron el alto.
Sacó la cabeza por la ventanilla, mostrando enojo, mientras interrogaba a los policías, “¿Ahora qué está pasando?, no pueden estar tapando la calle, tenemos que salir de nuestras casas y hacer nuestras actividades”.

“Están realizando el levantamiento de un cadáver, por ese motivo no puede pasar, puede tomar otra calle”, explicó un policía mientras señalaba un camino de terracería; sin perder el rictus de enojo, giró el volante y se retiró del lugar.

“Ya es el segundo muerto en este mes que vienen a tirar en esta lugar, hace unas semanas tiraron a un hombre, a quien le dieron muerte en otro lugar y aquí lo vinieron a tirar, tal vez porque antes estaba oscura la calle, pero pusieron luminarias y ahora dejaron otro”, comentó un policía.

Dos hombres llegaron al lugar y se acercaron a los agentes, “disculpe estamos buscando a mi sobrino y al parecer, puede ser él, ¿podemos entrar a ver el rostro para poder identificarlo”, preguntó uno de ellos.

“Por el momento no puede entrar hasta que lleguen los peritos”, respondió un agente.

Desesperados por saber si se trataba de la persona que buscaban, comenzaron a suplicar.

El agente lo consolaba, “con calma jefe, tal vez no sea su familiar, están dando un nombre en los grupos de redes sociales, pero hasta verlo podemos corroborar que sea o no su familiar”; los dos, algo apesadumbrados, se retiraron unos pasos y se sentaron metros adelante.

Finalmente llegaron los peritos de la Fiscalía, quienes se unieron a la inspección ocular; entre los indicios levantados estuvo la playera.

Al término, los agentes llamaron a los familiares que esperaban a lo lejos; “ya pueden pasar a ver si es la persona que buscan”, los dos hombres se acercaron al cuerpo que ya se encontraba boca arriba, al ver el rostro, uno de ellos se llevó las manos al rostro y soltó en llanto mientras decía, “sí, sí es él, es mi sobrino”, enseguida se salieron del área acordonada.

Una vez que los dos se retiraron, los agentes se encargaron de que el cuerpo fuera levantado y trasladado al anfiteatro de la ciudad para la práctica de la necrocirugía de ley.

Un joven que estaba entre los curiosos se acercó al área todavía acordonaba y miró fijamente mientras maniobraban el cadáver para subirlo a la mortera, “es mi amigo, ayer en la tarde noche lo vi, manejaba su taxi, sólo lo saludé, no vi que sitio era, pero lo saludé, era bien tranquilo”, comentó.

“En el trienio pasado fue policía municipal de Santa Lucía del Camino, después de que se salió trabajaba de taxista, primero traía un taxi guinda, pero se descompuso, ahora traía uno de los azules, y ya no lo volví a ver, hasta hoy ya sin vida”, comentó uno de los familiares.

Al parecer, hijo único, se esperaba que más tarde, los familiares acudieran a las oficinas ministeriales para realizar la formal identificación del cadáver y esperaran la intervención del perito médico legista para que les devolvieran el cuerpo y poder continuar con el trámite funerario.

Al cierre de la edición, trascendió que en Santa Cruz Amilpas, encontraron desvalijado el taxi que trabajaba y que eran tres adolescentes los que lo tenían.

 

 

Relacionadas: