Procesado por atropellar a adulto de 79 años en Oaxaca |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Policiaca

Procesado por atropellar a adulto de 79 años en Oaxaca

Un empleado de la Tusug que irresponsablemente conducía un autobús urbano en céntricas calles de la capital, fue acusado y vinculado a proceso por haber arrollado a un adulto que sufrió de amputación del brazo izquierdo

Procesado por atropellar a adulto de 79 años en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca
Don Pedro sufrió lesiones de consideración y más tarde, los médicos decidieron amputarle el brazo para salvarle la vida.
Argumento legal

El delito culposo se perseguirá a petición del ofendido o de su legítimo representante, con excepción del homicidio y de las lesiones que impliquen una enfermedad grave o incurable, deformidad, inutilización o pérdida de cualquier órgano o quede perjudicada cualquier función orgánica, así como lesiones que provoquen incapacidad para trabajar, enajenación mental, pérdida de la vista, del habla o de las funciones sexuales. Se sanciona con la tercera parte de la penalidad asignada al delito doloso cuando el culpable es operador de un vehículo destinado al servicio público de pasajeros.

Eucario, quien hace siete meses conducía sin precaución un autobús del transporte urbano en céntricas calles de esta ciudad, causando el atropellamiento y con ello la pérdida de uno de los brazos de un adulto de 79 años de edad, fue vinculado a proceso ayer en los Juzgados de Control de Valles Centrales.

El horror

A muy temprana hora del 18 de abril pasado, don Pedro tomó su sombrero y su bastón y partió de su poblado natal San Pedro Tidaá, Nochixtlán hacia la capital oaxaqueña.

Su intención era llegar temprano a una sucursal bancaria del centro, para luego de realizar alguna transacción regresarse ese mismo día a esta comunidad mixteca.

Eran las 14:07 horas, cuando se dispuso a cruzar la esquina que forman las calles de J.P. García y Francisco Javier Mina, pues su destino era la Central de Abasto.

A su edad, Pedro sabía que tenía que tener mucho cuidado para caminar en las calles de la ciudad, sobre todo observar muy bien el alto total o siga que le indicen los semáforos si es que los hay.

Esta tarde, junto con Pedro otras personas se disponían también a cruzar la calle, haciéndolo cuando la luz roja marcaba el alto a dos autobuses del transporte urbano que ocupaban ambos carriles de norte a sur.

Un joven educado en valores, susurró a don Pedro que podía pasar, incluso lo tomó del brazo para que bajara con cuidado de la banqueta con el apoyo de su bastón y lo siguiera.
El joven se adelantó, jamás pensó que el camión situado del lado derecho del carril, conducido por Eucario, avanzara intempestivamente como si quisiera ganarle el paso al chofer que tenía al lado.

Por sus cansados y dilatados pasos, el señor del bastón no tuvo tiempo de cruzar totalmente la calle, siendo alcanzado por el autobús de la empresa Transportes Urbanos y Suburbanos Guelatao (Tusug), SA de CV, marcado con el número económico B-320.

Este camión había salido de la colonia Bugambilias, agencia de Santa Rosa Panzacola, con destino a El Rosario.

Gritos de horror se escucharon a partir de este momento, eran de don Pedro y de varias personas que presenciaron el impacto. Todos creían lo peor. El abuelo fue lanzado hasta el otro lado de la banqueta, pasándole uno de los neumáticos delanteros en el brazo izquierdo.

Dos personas que cruzarían la calle con él, corrieron a auxiliarlo, Pedro gritaba por los fuertes dolores de uno de los brazos que colgaba como trapo con los huesos expuestos. El rostro del señor estaba ensangrentado, desgarrado.

Le hablaban, lo animaron para que no desmayara en tanto llegaran paramédicos de la Cruz Roja que ya habían sido solicitados.

El chofer del camión avanzó unos metros sobre la misma calle JP García, cuando una pasajera se levantó de su asiento y corrió a decirle que se detuviera porque había atropellado a una persona.
Eucario, con 10 años de empleado en esta empresa camionera, tuvo intensiones de huir, pero el resto del pasaje lo impidió y lo retuvo hasta que llegara un oficial.

Por Cabina de Control y Comando C4, elementos de la Policía Vial Municipal fueron alertados sobre el accidente, llegando enseguida el más cercano.

La gente le avisó que el chofer tenía intensiones de escapar y por ello se dirigió al camión, pero al querer ingresar para arrestar al chofer éste le cerró la puerta, prensándolo con la misma.

Testigos procuraron que no desfalleciera en lo que llegaba la ayuda.

La gente en el interior del autobús pidió a gritos al conductor que dejara ingresar al oficial, efectuándose finalmente el aseguramiento de Eucario y del vehículo de pasaje.

“No me percaté que el señor iba enfrente, si sentí que el camión se me movió y hasta que me gritaron que había atropellado a una persona me detuve”, declaró en su momento Eucario ante la autoridad vial.

Una hija de la Ciudad de México, otra vecina de la colonia la Soledad, Santa Cruz Xoxocotlán, de donde Pedro dijo ser vecino, fueron avisados enseguida sobre el accidente.

La mecánica

De acuerdo con la mecánica del accidente, dictaminada por los oficiales de vialidad, el chofer del autobús no tuvo precaución para conducir, “falta de atención al frente de la circulación, sin extremar precauciones en cruces y paso de peatones”.

calla, ante el juez

En su intervención durante la audiencia, Eucario dijo que no era su deseo declarar, que se reservaba el derecho, pero sí que en esos momentos se le determinara su situación jurídica.

Vinculado

Por ello, el ministerio público solicitó enseguida que el juez vinculara a proceso a Eucario, sustentando que dentro de la carpeta de investigación existen varios datos de prueba que a su consideración tienen valor probatorio para la vinculación.

Entre los diversos datos de prueba, se cuenta la declaración de la víctima, con el parte informativo y declaración de tres elementos de la Policía Vial Municipal.

La declaración de dos personas que cruzaron la calle con el señor Pedro el día del accidente, la declaración de dos elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones que acudieron a realizar la inspección ocular al camión y en el lugar de la escena.

El dictamen de la mecánica del accidente, la declaración del apoderado legal de la empresa Tusug, un certificado médico y otro de revaloración en el que se dictaminó la amputación traumática del brazo, antebrazo y mano izquierda de la víctima.

Con éstos y otros daros de prueba, el juez de control resolvió el auto de vinculación a proceso a Eucario.

Improcedente la medida cautelar

Para garantizar la presencia del imputado en las siguientes audiencias y la seguridad de la víctima, la representación social solicitó que se le impusiera a Eucario una medida cautelar, así como a exhibir una garantía económica.

Considerando que Eucario ha asistido a todas y cada una de las citas, el juez resolvió improcedente la medida cautelar así como la exhibición de una garantía económica.

Reparación del daño

Como reparación del daño, la autoridad ministerial solicitará en su momento el pago de la reparación del daño que ascendería a los 280 mil 431 pesos.

El 17 de febrero pasado, otro autobús de la Tusug fue responsable de un accidente, en el cual una mujer y sus dos hijos fueron arrollados en la avenida Central, en la zona del mercado de Abasto.

 

Relacionadas: