Quantcast

Opinión

Editorial

Editorial

Yarrington y Duarte: ¿Quién sigue?
por Editorial Imparcial

El exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, uno de los casos más escandalosos y brutales de corrupción que se hayan dado en este país, fue detenido finalmente por la Policía Civil de Guatemala, el pasado fin de semana, cuando vacacionaba con nombre y pasaporte falso en un balneario natural de dicho país.

Se trató de un hecho sin precedentes que se da a pocos días que fuera detenido a su vez en Italia, Tomás Yarrington, exgobernador de Tamaulipas, uno de los principales impulsores y protectores del narcotráfico en dicha entidad.

Éste cuenta con peticiones de extradición a Estados Unidos, en donde algunas cortes le acusan de ser presunto responsable de la introducción de droga a dicho país. Se trata de cargos graves que enfrenta a diferencia de Duarte, a quien se ha señalado de haber saqueado materialmente el estado de Veracruz, con una cadena de cómplices y corruptos que con nombres y empresas fantasmas, forjaron fortunas escandalosas del presupuesto estatal. Siguen aún prófugos, el exgobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez y en la mira de las autoridades, el exgobernador de Quintana Roo, Roberto Borge Angulo, entre otros.

Sin embargo, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat Hinojosa recibió de su antecesor, Gabino Cué Monteagudo, una entidad saqueada, cuyos coletazos han llevado a la quiebra a empresas de la industria de la construcción y otras. Los adeudos millonarios que dejó el gobierno anterior; las operaciones fraudulentas; la falta de obras, no obstante los presupuestos históricos que le fueron otorgados al estado; la corrupción galopante en áreas claves como el sector salud y otros, pero nada se sabe de acciones legales o penales en contra de los presuntos responsables del quebranto. Hay quienes opinan que tal parece que de haber arreglos oscuros de impunidad para Cué y compañía, nada sería tan nocivo para el actual gobierno, habida cuenta de la situación tan precaria que se vive actualmente en la entidad.

Lo que se ha visto hasta hoy es al parecer una cortina de humo y una falta de publicidad del caso, como se ha visto en el caso de Duarte de Ochoa, Duarte Jáquez, Borge Angulo y otros. La lectura de darle impunidad al anterior gobernador sería totalmente negativa y un fraude para la ciudadanía oaxaqueña que, insistimos, sigue padeciendo los coletazos del saqueo del erario.

Turismo y protesta perpetua

La industria turística oaxaqueña se ha contraído notablemente en los últimos diez años. Fue en 2006 cuando por primera vez algunos países como Estados Unidos y Francia nos pusieron en la mira y advirtieron a sus connacionales, de los riesgos de viajar a Oaxaca. Como en el caso de Tamaulipas, Sinaloa, Michoacán o Guerrero, en donde se le advierte al turismo de la presencia de grupos criminales, en nuestra entidad es la protesta social.

Maestros, normalistas y organizaciones sociales, están materialmente empeñado en desmantelar la única industria oaxaqueña, que –insistimos- hasta hace algunos años era rentable: el turismo. En la temporada de Semana Santa que recién terminó, la bienvenida a los visitantes del país y el extranjero, la dieron los maestros afiliados al Cártel-22., con su bloqueo en "Hacienda Blanca"; los normalistas, porros universitarios y del Frente Popular "14 de junio", que se apropiaron de la caseta de cobro de Huitzo y Suchixtlahuaca, para extorsionar a los automovilistas y transportistas.

Es más, muchos turistas fueron testigos de los conatos de bronca entre estos delincuentes, por el control del cobro de peaje. Todo ello, en poco ha contribuido a resarcir las gravísimas pérdidas registradas en el turismo.

La opinión pública y lectores de EL IMPARCIAL. El Mejor diario de Oaxaca, han manifestado su extrañeza respecto al por qué en acciones como el secuestro de las casetas de cobro, que son robos viles y en descampado, el gobierno no aplica las sanciones tipificadas en nuestro Código Penal. Se ha dejado hacer impunemente, de tal forma que cada que dichos delincuentes, sean porros, normalistas o maestros quieren llenarse los bolsillos, acuden a esta práctica deleznable sin que tengan una sanción, sino que lo hacen sabidos de la impunidad de que gozan.

En el inicio de la Semana Mayor, vecinos de Santa María y Santa Cruz Huatulco, cerraron la carretera costera, haciéndose materialmente el harakiri, habida cuenta de que ellos viven del turismo. El motivo del bloqueo fue entregar con vida a dos pescadores que se habían hecho a la mar desde el 7 de abril y no habían regresado.

En el colmo de la estupidez, exigían que el gobierno mandara buscarlos, como si el gobierno fuera el responsable de su actividad pesquera que, para muchos, ya no es tal. El turismo pues ha ido a la baja y se precipita a niveles menores, debido además, que no hay una política de promoción y difusión de nuestros destinos.