Quantcast

Opinión

Editorial

Editorial

EL IMPARCIAL refrenda compromiso
por Editorial Imparcial

En la reunión de inicio de año, a la que convoca la Dirección General de EL IMPARCIAL. El Mejor diario de Oaxaca, cada inicio de año, la cual es presidida por don Benjamín Fernández Pichardo, nuestro diario refrendó el compromiso de seguir cumpliendo con los principios del periodismo profesional, independiente, apegado a la veracidad y bajo rigurosos principios éticos, al servicio de los oaxaqueños. Desde hace 65 años, la historia de nuestra entidad no se puede explicar sin la presencia de este diario que, apenas hace menos de dos meses, cumplió 65 años de estar en el los hogares y en el corazón de los oaxaqueños. Lo anterior se puso de manifiesto al compartir el pan y la sal ayer por la mañana, entre directivos, reporteros y editores, al refrendar el compromiso de que, pese a las adversidades en el estado y el país, seguiremos empujando para consolidarnos como un diario serio, hecho por periodistas y sin otro objetivo que seguir cumpliendo con las expectativas de una sociedad cada vez más exigente e informada, como es la oaxaqueña. En 2017, hemos entrado en una dinámica no sólo para refrendar dicho compromiso, sino para seguir utilizando los instrumentos del mundo contemporáneo y la tecnología, sin abdicar de nuestra naturaleza que nos muestra como un diario tradicional.

A lo largo de su historia nuestro diario ha enfrentado serios desafíos, tales como la discriminación, la persecución y aún la indiferencia de parte de autoridades y gobiernos. Nada de ello nos ha doblegado ni, mucho menos, nos ha atado las manos para seguir informando día a día de los acontecimientos en la entidad, el país y el mundo. Nos hemos topado con resistencias, con la cerrazón oficial y con la demanda de ocultar la verdad o maquillarla, lo cual sería una contradicción con nuestra propia naturaleza, habida cuenta de que uno de nuestros ejes es, justamente, la defensa a ultranza de la libre expresión y la libertad de prensa. Asumimos que tan graves son los atentados en contra de la libertad de expresión como tergiversar la verdad. Nos hemos mantenido a flote, gracias a que tenemos en frente a una sociedad crítica y bien informada que no permitirá deslices ni, mucho menos, vacilaciones. Por tanto, nuestro diario refrenda su compromiso de seguir informando con veracidad, oportunidad y profesionalismo, sin caer en los terrenos fangosos de la calumnia y el denuesto, pero tampoco en la apología y los panegíricos, propios del periodismo panfletario.

S-22: Cuestionable adoctrinamiento

Un video tomado en la Escuela Primaria Urbana Federal “Francisco J. Mújica”, una de las instituciones de educación básica más reconocidas y respetables de la capital oaxaqueña, se hizo viral desde hace algunos días. Un grupo de niños y niñas, acompañadas de su maestro de música, entonan con inédito fervor el himno conocido desde el movimiento social de Chile de 1970, como el “Venceremos”. Es exactamente el mismo que los maestros de la Sección 22 y sus homólogos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), entonan en sus marchas, en sus movilizaciones y en sus atropellos a la sociedad. No se trata desde luego de una acción inédita de adoctrinamiento. Los ha habido en otras circunstancias y ocasiones. Hace al menos dos años, un conocido canal de televisión de alcance nacional, difundió una nota en la cual, dicho himno o canción de protesta, era entonado por alumnos de la comunidad de San Lucas Quiaviní, distrito de Tlacolula, en lugar de nuestro “Himno Nacional Mexicano”. Lo anterior mueve a la crítica por varios motivos. En plena época cuando la nación mexicana advierte los peligros de un gobierno norteamericano racista, xenófobo y beligerante, en lugar de que los maestros contribuyan estimular el sentimiento nacional, copian esquemas que no son nuestros para infundir otros valores.

En otras circunstancias un hecho como éste, bien podría ser considerado como una traición a la Patria. La escuela, sobre todo la de eeducación básica, por si lo han olvidado los maestros, es formativa de los valores nacionales y respeto a nuestros símbolos. No es ni la gorra verde olivo, ni el “Venceremos”, mucho menos las ideologías acartonadas del movimiento socialista, lo que puede contribuir a crear en nuestros niños el amor a México. La Sección 22 no sólo peca de ignorante, sino de arrastrar una ideología que desde hace mucho fue rebasada. He ahí el por qué el empecinamiento por trastocar la Reforma Educativa e imponer su cacareado Plan para la Transformación de la Educación en Oaxaca (PTEO), que más que contribuir a mejorar la calidad de la educación, sólo estimulaba en los alumnos, en su proceso de enseñanza-aprendizaje, la adopción de modelos externos, ideologías superadas y otros rubros, en deterioro del sentimiento nacional y de nuestros símbolos nacionales. El video tomado en la escuela referida al principio así lo demuestra.