Quantcast

Opinión

Toltecáyotl

Trump y el petate del muerto
por Colaborador

Guillermo Marín

Eran los inicios de la década de los años setentas, cuando por primera vez crucé la frontera, a E.U. en un autobús de la UNAM. Íbamos a juagar un partido de futbol americano contra una academia militarizada de Texas. Al empezar a internarnos en “territorio robado”, empezó a crecer en mi menta ideas llenas de indignación y coraje, “esta tierra era nuestra”, me decía en mi juvenil mente. Hasta que, finalmente, me puse a pensar de manera crítica y analítica, “haber Guillermo, de cuando acá la tierra le ha pertenecido al pueblo. Desde 1521 los extranjeros se han apropiado de las mejores: tierras, negocios, ciudades, casas, comercios, recursos naturales, etc.

Entre Hernán Cortés y Carlos Slim, la historia se ha ido repitiendo eternamente una y otra vez, generación tras generación. Este razonamiento calmó mi ánimo beligerante contra “los gringos”, y me di cuenta, que desde hace cinco siglos sufrimos “nuestros propios gringos de casa”, con apellidos extranjerizantes. De todas maneras “perdimos el partido contra los gringos”.

Partiendo esta reflexión, y sabiendo que, la mayoría de los medios están al servicio del “sistema”, especialmente los de gran impacto, como son la TV y la radio, cuando en ellos escuchamos a los funcionarios anunciar que, “no subirá la gasolina y la energía eléctrica, las reformas son necesarias para el progreso de México, se toma una medida “dolorosa” pero necesaria, se detendrán los corruptos caiga quien caiga, hemos hecho todo lo que el Estado puede hacer, perseguiremos la corrupción, investigaremos hasta las últimas consecuencias, se investigará exhaustivamente el fraude electoral, se hará justicia, las elecciones serán limpias, etc., etc., etc.”, el pueblo sabe, a través de la dolorosa realidad que nada de eso es cierto, y que, seguramente, las cosas son de manera inversa.

Dentro de todas las mentiras, especialmente en este sexenio, vemos con mucha preocupación que el gobierno federal pasó de la mentira al cinismo rampante. Al punto de desafiar los funcionarios a la opinión pública, “las medidas son irreversibles”, o, dicho de otra manera, “háganle como quieran”. Y los “pericos y las guacamayas” de los medios masivos, censurando “moralinamente” a “los sospechosos saqueadores” de establecimientos comerciales, que atentan contra la sagrada propiedad privada, y cientos de ciudadanos han caído bajo el riguroso peso de la ley. Sin embargo, -extrañamente-, los gobernadores y funcionarios (de los tres niveles) que han venido saqueando impunemente el erario, para ellos no hay cárcel y no existe indignación. O sea que, se “vale” robar el dinero del pueblo, pero jamás, el de las empresas trasnacionales que están aseguradas para estas contingencias.

Pero el punto de esta entrega, amable lector, es que nos asustan con “el petate del muerto”, del enemigo número uno de México, el futuro presidente de E.U. Pero, después de lo anteriormente expuesto, tal vez, si analizamos contra quien atenta el Sr. Trump, se verá que es, solo contra los ricos de E.U. y de México, pero a nuestro pueblo, desde Hernán Cortés, todos los que han estado en el poder, han atentado en contra del pueblo, si no me cree, revise la historia de manera crítica.

Sin profundizar, Trump llega a la presidencia tomando el reclamo y las fobias de las mayorías blancas y pobres de E.U. ¿Populista?, probablemente, pero sus medidas van en contra de la globalización económica que solo beneficia “al uno por ciento” de los ricos del planeta. Que revisará el TLC, que atenta contra los trabajadores de los dos países. Que echará abajo el nuevo tratado del Pacífico…¿y?. Tal vez, el Sr. Trump, no será tan malo para los mexicanos, como sí lo son, los que des-gobiernan el Anáhuac desde hace 496 años. Visite www.toltecayotl.org