El Imparcial de Oaxaca
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Opinión

Escaparate Político

 

 

Todo parece indicar que el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, se encamina a ser uno de los pocos gobernadores decididos a reivindicar el valor de la palabra. Al cumplir los primeros cien días de su administración hizo el compromiso: “voy a rescatar la dignidad de la política” (Escaparate 13/03/17).
Si cumple aquel ofrecimiento, podríamos decir, entonces, que ha dado el primer paso. La captura de Marco Antonio Sánchez del secretario de finanzas de la CTM en Oaxaca, significa un golpe letal, y posiblemente el inicio del desmantelamiento, de esas prácticas cínicas y corruptas de la política, principalmente en Oaxaca.
Cuando vemos que el modus operandi de los gobernantes -de todos los niveles- ha trasminado en los grupos de poder fáctico, como los sindicatos, crece la idea de que en Oaxaca, la política está envilecida. Que está en manos de depredadores de los valores de convivencia social. Que los altos funcionarios y los capos del cártel 22 y demás sindicatos, son trepadores del poder sin conciencia social alguna, vividores del dinero público que, además, se les ha dado eso de la apropiación privada de los bienes públicos. Ayer precisamente, campesinos de San Martín Peras, como último recurso, se apostaron en Ciudad Administrativa. Reclaman que el administrador municipal, Jesús Carreto Silva, rinda cuentas de más de 22 millones de pesos que les birló. Dicen que recibió el presupuesto del pueblo pero no hizo ninguna obra.

Complicidades

La captura del “hombre fuerte” de la poderosa CTM en Oaxaca, tiene muchas aristas. Cuentan los enterados que, algunos defensores oficiosos de Marco Antonio Sánchez, se han acercado al gobernador en busca de alguna gracia. “no hay marcha atrás”. Así fue la respuesta.
El indiciado tejió una red tan diversa de complicidades que, ante la noticia de su captura, las reacciones fueron de lo más variopinto.
En las redes sociales se manifestaron con virulencia los que quisieran verlo libre. Hicieron correr versiones de que “solo es simulación”. Otros aseguraban que “pronto será liberado y enviado a su casa a seguir el proceso” al estilo Gerardo Cajiga.
Doña Titiroc, con dedicatoria a este columnista, escribió en tuit que cuánto recibí por decir que fue una decisión valiente del gobernador cuando la ciudad era un caos. “¿Cumplir una orden de aprehensión es gobernar?”, interrogaba.
La reacción de la exsecretaria de Turismo, al menos fue abierta porque entre la clase política, no fueron pocos los que ocultaban su sentir por la noticia. A todos les afectó, para bien o para mal. Muy en sus adentros se han de haber sobrecogido, por ejemplo, el diputado Samuel Gurrión. El poderoso cetemista fue impulsor sobresaliente de su campaña como precandidato a gobernador. Debe recordar aquel Día del Taxista, en el auditorio de la CTM, cuando el mismo Marcos le alzó la mano como virtual candidato.
Debe estar muy inquieto también, el panista Carlos Moreno Alcántara. En las indagaciones de la Sevitra hallaron que cuando este fue titular, entregó 150 concesiones de taxis “azules” al hoy procesado secretario de finanzas de la CTM. No pocos policías estatales y federales también reaccionaron estupefactos por la detención. Y no es para menos, en los interrogatorios van a salir muchos nombres, seguramente.

Sobrepasado

No pocos se preguntan ¿Por qué un eficiente colaborador del PRI es lanzado al purgatorio?
Nuevamente dirigí mis antenas. Me dicen que la audacia innata de Marco Antonio Sánchez lo hizo perder el piso. Fue también un eficaz activista pero despertó recelo cuando empezó a actuar por propia iniciativa. Empezó a utilizar las siglas de la CTM para acumular riqueza inexplicable. Aunque sin injerencia directa con el sindicato de transportistas se unió a Álvaro Reyes que es el líder real de la Sección y operó con gran eficacia concesiones y contratos. Pero su avidez lo perdió. Usó la amenaza, la extorsión, la fuerza bruta y la violencia para acaparar contratos. Llegó al extremo de imponer tafias leoninas para el acarreo de materiales, agua, etc.
Su poderío creció tanto que, dicen, cometió un pecado que, entre los priistas –y más los dinosaurios- jamás se perdona.
En la visita que hizo a Oaxaca la última semana de octubre pasado, el líder nacional Carlos Aceves del Olmo, sintió los desaires de un insuflado Marco Antonio Sánchez. En la comida para recibirlo, estuvo toda la estructura cetemista local menos este. Llegó tarde y, trivial, quiso exculparse diciendo: “alguien tiene que trabajar”. La respuesta desagradó. Al final, todos pidieron la fotografía y posaron con don Carlos, menos el presuntuoso secretario de finanzas. Siguió sentado y les dijo: “yo ya tengo muchas fotos de don Carlos”.
Entre capos hay jerarquías, bien marcadas, me dicen algunos que atestiguaron el hecho, y tal insolencia tuvo respuesta inmediata.
El viejo líder cetemista subió a su camioneta pero antes de arrancar, bajó la ventanilla y dijo a Marcos: “te voy a mandar algunas fotos para que te acuerdes de mi…”.

Veremos

La tarde en que detuvieron al secretario de finanzas de la CTM, sus bandoleros que bloqueaban el Parque del Amor, arremetieron brutalmente contra una familia que, con su carro, intentó abrirse paso. Lesionaron a un joven y un niño ¿Quién ordenó tal salvajada?
Se entiende que si el capo estaba preso, su comunicación al exterior estaba restringida. Los hechos confirman que seguía dirigiendo los bloqueos con la intención de presionar para que lo suelten.
Este tipo de acciones despiertan suspicacias y abonan a elucubraciones como la que su arresto es una acción convenida.
Ojalá sean sÓlo rumores. No hay indicios para creer que el gobierno haya montado una simulación. Hacerlo significaría una debacle política. Hasta anoche, el poderoso cetemista seguía en un penal local. Si, efectivamente, sigue en el de Ixcotel, alguien tiene que decirle al gobernador que tenerlo allí es muy peligroso. Desde esa cárcel podría seguir dando órdenes. Y esto es un riesgo.

El salto del chapulín

Será verdad que ¿los Migueles que se disputan la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UABJO, llegaron a un acuerdo y que éste, eminentemente fue económico?
Fuentes confiables así lo confirman. Dicen que Miguel Ramírez Hernández al cobrar para entregar el inmueble al director Miguel Ángel Vázquez, dejó fuera del negocio, al orate ex director, Jesús Villavicencio. Esta es la causa de que “el jefe Villa” siga con sus bravuconadas y bloqueando calles.

Visítenos en: www.escaparatepolitico.com
O escríbanos a fsj9420@prodigy.net.mx
Twitter: @escaparate_oax
Facebook: escaparate_politico@hotmail.com