Elección interna | Opinión
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Opinión

Elección interna

¡Que conste.... los olvidados!

 

 

Curiosamente, por algunos acuerdos nacionales e internacionales y para dar la apariencia de que estábamos en un cambio “democrático”, en la contienda del cambio de Ernesto Zedillo Ponce de León, se provocó, primeramente, una especie de “elección interna” donde Don Fernando Gutiérrez Barrios, que ya se había retirado de la política, fue el que aparentemente sancionaba la elección interna del PRI, saliendo como candidato Francisco Labastida Ochoa. Durante la campaña política de Labastida se vio, desde el principio, que no contaba con las movilizaciones tradicionales de los grupos del partido y que no contaba con los recursos necesarios, y él mismo señaló, después, de que efectivamente no tenía dinero para la campaña ya que este se había agotado en la precampaña, y se notaba desde un principio, durante el gobierno de Zedillo, que se apoyaba directamente a Vicente Fox, de tal suerte que este, como gobernador, se daba el lujo de hacer una campaña abierta con apoyos importantes de los banqueros Roberto Hernández y Harp Helú y de los más importantes financieros del país y podía darse el lujo de no asistir a eventos donde eran convocados todos los gobernadores por el presidente, y no era una rebeldía, era una forma de mostrar que él tenía carácter y valentía para enfrentar al partido en el poder, y así se generó una intensa campaña de desobediencia civil que dio como resultado que la inmensa mayoría de los votantes se volcara en su favor y que el mismo presidente Zedillo, lo proclamara como presidente, y se dice que esto estaba pactado de antemano de tal suerte que el mismo partido no actuó, ni los priístas se apoyaron ni apoyaron a su candidato para dar paso a que los Estados Unidos, aceptara ese proceso electoral, alegando que ya existía un cambio “democrático en el país”… y todo para qué, como decía el chinito: para seguirla cagando y hacer de una extraordinaria elección, un pésimo gobierno con un mal presidente, no formado en las escuelas gringas, sino un empleado directo de las empresas trasnacionales refresqueras como la coca cola… así que no tuvimos un presidente sino que tuvimos a un gerente, y después, un mandatario que estaba más inclinado a las barras de cantina que al ejercicio del poder…

Y en este inter seguramente las empresas criminales y los grupos del tráfico de drogas, armas y dinero surgieron con mayor fuerza ya que todos los esfuerzos se concentraban en cambios y no en controles de la delincuencia organizada, y los intereses de los funcionarios se vieron afectados por los nuevos que llegaban al poder con hambre y sed de recursos públicos y de dinero de la corrupción al entender que, para continuar en la policía, deberían tener mucho pero mucho dinero y disponibilidad para hacer la carrera política personal, así, la corrupción se generalizado haciendo como que se combatían a los corruptos anteriores y dejando que sus miembros se enriquecieron no para mejorar el poder y su ejercicio, sino para tener recursos y relaciones políticas y económicas que les permitieran sobrevivir en las condiciones del “cambio”, y es por tal motivo que las pugnas afectaron la elección donde el mismo Felipe Calderón, “El muchacho alegre”, no el hijo desobediente, se rebelaba a las instrucciones del presidente Fox, y le gana el proceso electoral interno, tal como Fox lo ganaba en su momento, haciendo intensas negociaciones que llevaron a su gobierno a los pactos con los norteamericanos que alentaron la famosa guerra contra el narcotráfico, desviando miles de millones a ese proyecto y lesionando los avances que se necesitaban en los programas sociales, y ello, genera, de pronto, una enorme cantidad de asesinados, más que si estuviéramos en una franca guerra interna, y sin tener ningún control sobre los grupos sino generando un terror en la misma población ya que los grupos civiles son los que se han afectado en su seguridad, de tal suerte que los grupos criminales están más fuerte que nunca, dejando en este esquema más de 300 mil asesinados, más de 32 mil desaparecidos, más de medio millón de desplazados, miles de huérfanos y viudos y encarcelados y el desvío de miles de millones de pesos a una política de seguridad que es totalmente fallida.

Hoy en día, además, se ve la internacionalización de los inmensos recursos provenientes de la delincuencia organizada, ya que los grupos empresariales, financieros y comerciales de China, son los mejores canales para lavar el dinero de los cárteles mexicanos y esto viene preocupando mucho a los mexicanos y a los norteamericanos ya que vemos el control comercial y del contrabando de China , Corea y otros grupos que acumulan inmensas ganancias y se meten de lleno al tráfico de drogas con la complicidad de los grupos mexicanos, así vemos en muchos estados la invasión de muchos ciudadanos chinos, coreanos y rusos que están en este negocio como si fueran negociantes normales, gozando de la protección de los políticos y de los policías mexicanos y de la complicidad de los grupos de especuladores financieros..

Y ya estamos siendo testigos de los inmensos reclusos que se esconden en forma de propiedades inmobiliarias, joyas y dinero en efectivo en las famosas “cajas de seguridad”, donde no existen controles financieros, así que cuando hablamos de desviación de más de 70 mil millones de pesos por parte de funcionarios y políticos en la administración pública, se tiene que ver que esos inmensos recursos no se tienen en las casas ni los bolsillos, sino que tienen una liga directa con los bancos y banqueros o los grupos especializados en el lavado de dinero a nivel nacional e internacional, por esa razón vemos que los ricos ricos del país y los banqueros no apuestan a la política, sino que invierten en la política, y son los primeros interesados en mantener la calma social, incluso, apoyando a las gentes de la oposición… y es por ahí donde podremos ver los caminos del cambio, tal como lo vimos cuando Francisco Labastida se utilizó para ser la comparsa del triunfo pactado para que Vicente Fox ganara en una elección de estado, no del proceso electoral, sino que usaron los votos para justificar ese cambio y manipularon adecuadamente todo un proceso… y por ahí vamos nuevamente.