¿Escisión en el PRI? | Opinión
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones
Última Hora Especiales Videos

Opinión

¿Escisión en el PRI?

Columna sin nombre

 

 

De tinmarín de do pingüé, Meade, Osorio, Videgaray o Nuño Mayer, cúcaramácara títere fue. El Mapache Guasón.
En los corrillos políticos de la Izquierda mexicana, se habla sobre una escisión en el PRI, como resultado de la eliminación de candados para los aspirantes a una candidatura en el 2018.

Es posible, pero no sería el primer rompimiento ni sería el último, y estimo como opinión personal, que esa circunstancia no borraría al tricolor del mapa, ya que ha sobrevivido incluso a cismas.

Cuando Lázaro Cárdenas del Río dio el dedazo a favor de Manuel Ávila Camacho, Juan Andrew Almazán se lanzó a la aventura de oponerse al entonces PRM y perdió la elección.

A su vez Ávila Camacho nominó a Miguel Alemán Valdez, y el que se indisciplinó entonces fue Ezequiel Padilla, a la sazón Secretario de Relaciones Exteriores quien también perdió la elección presidencial.

Nuevamente cuando Alemán postuló a Ruiz Cortines, el tricolor ya denominado Partido Revolucionario Institucional, se enfrentó a un verdadero cisma cuando el general Miguel Henríquez Guzmán se opuso a esa decisión y se fue por la libre con un poderoso membrete que se denominó FPPM, Federación de Partidos del Pueblo Mexicano y…ganó el PRI con el “viejecito” de sesenta años Adolfo Ruiz Cortines.

Este a su vez señaló como sucesor a Adolfo López Mateos, quien no enfrentó a ningún resentido de entre sus filas y llegó a la presidencia.

Desde entonces se consolidó el PRI como partido hegemónico.

Siguieron sin oposición interna Gustavo Díaz Ordaz y Bolaños Cacho, Luis Echeverría Álvarez, José López Portillo y Pacheco y Miguel De Lamadrid Hurtado.

Este último si tuvo que enfrentar el berrinche de Cuauhtémoc Cárdenas, quien al no ser postulado provocó otro cisma que perdura hasta nuestros días, al rebelarse y enarbolar otro membrete poderoso que se llamó Frente Cardenista de Liberación Nacional; se postuló para las elecciones y perdió, esta vez Con Carlos Salinas de Gortari.

El PRI se repuso de ese rompimiento interno y Salinas logró señalar seis años después a Luis Donaldo Colosio, quien fue abatido por balas asesinas.

En el señalamiento de Colosio como candidato, se presentó otra indisciplina mayor, cuando Manuel Camacho Solís Jefe del Departamento Central, -lo que hoy es Jefe de Gobierno de la Ciudad de México- no apoyó esa candidatura y se manifestó francamente contra Luis Donaldo.

Ante la ausencia de candidato por la muerte de Colosio, fue nominado Ernesto Zedillo Ponce de León.

Zedillo nombró sucesor a Francisco Labastida Ochoa, quien perdió la elección ante el candidato del PAN Vicente Fox Quesada, en lo que fue la primera alternancia en el poder en la historia de los tricolores.

En este recuento de presidentes, siguió Felipe De Jesús Calderón Hinojosa por el PAN, para que llegáramos a Enrique Peña Nieto quien rescató el poder para el PRI y aquí estamos en las circunstancias actuales que conocemos.

En este contexto, opino que aunque viniera una escisión en el PRI, este partido sobrevivirá cualquiera que sea su candidato y cualquiera que sea el resultado de la elección del 2018.

Yo también soy Pueblo.
Por allí nos encontraremos.