Hasta siempre "Rius" | Opinión
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Opinión

Hasta siempre “Rius”

Debates y Deslindes

 

 

  • Hasta siempre “Rius”
  • El otro lado de Venezuela

México ha perdió a un gran ideólogo y educador, que además era un excelente caricaturista. Eduardo del Rio, “Rius”. La historia de la izquierda en México no se entiende en su globalidad si no se conoce la acción didáctica y formadora de conciencias rebeldes y revolucionarias de este hombre que dedicó parte de su vida a construir una conciencia del proletariado, (antes de la caída del Muro de Berlín) y del asalariado y del pobre que no sabe leer, ni escribir, pero entendía los “monos” y caricaturas (ahora con el neoliberalismo) Rius era un vocero de la clase media, de los pobres y de los pobres de extrema pobreza. Autodidacta, era uno de los hombres que con mayor profundidad y amplitud conoció diversas materias para poder enseñarlas. Era sin duda un caricaturista o “monero” a nivel mundial por su trazo y sus ideas. Formó parte de los grupos de izquierda de una de las fracciones del Partido Comunista Mexicano y durante varias décadas arrancó nuestras sonrisas con sus cartones. Nos enseñó y educó en lo que eran las ideologías y sus mecanismos de control. Rius era irreverente, ateo, político de izquierda, en serio, naturista y gran educador. Su forma de enseñar fue a través de la caricatura en los medios masivos de impresión.

Empezó a trabajar en la agencia Gayosso una funeraria y a publicar en el JaJa una revista inocentemente picaresca, trabajo en política, la revista de Marcué Pardiñas y en diversos periódicos nacionales, era el editorialista gráfico de la Revista Proceso y creó una serie de publicaciones desde una perspectiva crítica y satírica con un extraordinario ingenio e inteligencia. Era inmensamente culto,” leído y escribido”. Sus temas fueron la historia, la religión, la ecología, la explotación de los trabajadores, las ideologías, todos tratados en forma de comics, que era la forma más didáctica de llegar a los lectores. La caricatura política que es una forma de hacer periodismo más agudo y más peligroso para el autor.

Los Súpermachos y Los Agachados, son sin duda sus obras maestras en materia de análisis de los problemas sociales, económicos y políticos del pueblo de México. Partiendo de la llegada de los españoles Rius llega al tiempo presente con Calzonzin, envuelto en una cobija eléctrica o don Perpetuo del Rosal representante de los caciques que todavía soportamos.

La muerte de “Rius” le da a Dios la gran oportunidad de demostrar su existencia y su misericordia. Como Rius era ateo, seguramente que lo habrá esperado a la entrada del cielo y si existe, le dijo: “Que pendejo fuiste en no creer en mí, como si existo y soy misericordioso, entra al cielo y con las nubes, planetas y pizarras del infinito dibuja esos monotes que hacías en la tierra y llena el paraíso de lo que debe de estar hecho, de sonrisas y de libres pensamientos, de caras alegres y de mentes críticas y lucidas porque aquí sí está el suelo parejo para todos”.

Como recordar a “Rius” ahora, leyéndolo, releyéndolo, regalando a los jóvenes sus libros que son fáciles de leer y de asimilar. Hay están: Rius para Principiantes, Los supermachos, Los agachados, 500 años fregados pero cristianos, Filosofía para principiantes, La panza es primero, Marx para principiantes, Mis confusiones. Memorias desmemoriadas, son algunos títulos que me vienen a la memoria. Recordemos con una sonrisa al maestro de izquierda del siglo XX y XXI de los mexicanos, su tarea se compara con los Flores Magón que despertaron las conciencias de los revolucionarios a principios del siglo XX o la de Madero que con un libro incendio al país. Cuando se mire con una distinta perspectiva la historia contemporánea de México la figura de Eduardo del Rio, Rius, como educador estará a la altura de los grandes pedagogos mexicanos, de los grandes revolucionarios y de los hombres que se enfrentaron con inmenso valor y dignidad a la dictablanda mexicana.

El linchamiento de Venezuela

No es la primera vez en la vida en que asisto a un linchamiento de un país en este continente. Hace algunos años fue el gobierno de Panamá, cuando reivindico para la soberanía nacional el canal con el General Torrijos, antes, el gobierno de Salvador Allende, con su gobierno de Unidad Popular, que había llegado por los votos y salió por las armas del golpe de Estado. La intervención americana se descubrió a través de Los papeles de la ITT. En otros momentos fueron Argentina, Uruguay, Perú, Nicaragua, cuando estaban los sandinistas, algunas islas del Caribe, y una constante en los últimos 50 años de un estilo de linchamiento es la isla de Cuba. Repentinamente empiezan una campaña de prensa para desprestigiar a un gobierno y más adelante algunos países de mutuo propio o por indicaciones de los Estados Unidos, inician una campaña contra determinada administración.

Las llenan de adjetivos, el principal es el de falta de democracia. Se les ataca desde diversos ángulos y nunca se habla del estilo de democracia que defiende, si ésta representa a la mayoría del pueblo o sólo a una oligarquía. Con Maduro están la mayoría de los ciudadanos de aquel país, en el otro lado los dueños del poder económico. En una democracia mandan las mayorías. En esta protesta está la oligarquía apoyada por el Departamento de Estado de los EU.

En el caso de Venezuela que ahora estamos viviendo, el senador chileno Alejandro Navarro, dio en el congreso de su país otra versión de los hechos basado en estadísticas y cifras de organismos internacionales. Venezuela -expresó- tiene en el rubro de Desarrollo Humano según Naciones Unidas en su versión 2016, uno de los índices de mayor desarrollo humano, de los más altos de América Latina 0.767. Según CEPAL, Venezuela tiene uno de los índices de menor grado de desigualdad en América Latina, junto con Uruguay y Argentina. (México y Chile tienen la mayor desigualdad social y las mayores contradicciones). En los últimos 15 años se han realizado 19 elecciones y tiene, según la organización de Jimmy Carter, el ex presidente norteamericano, la mejor organización electoral del mundo. Tiene el 80 por ciento de la participación cívica, hay cerca de 70 partidos políticos y los partidos pueden participar en las elecciones con el 1 por ciento de votos. Hay cinco poderes del estado en Venezuela.

Agregó el senador Navarro que “la prensa internacional y la de su país, sólo enfocan la violencia que hay en las calles, en la protesta, pero no publican las manifestaciones masivas que hay de apoyo al Gobierno de Maduro. De los 120 fallecidos en las calles sólo 47, han muerto en confrontaciones con la guardia nacional, los otros han sido agredidos por los manifestantes. El ejército no usa balas de acero, sólo de plásticos y de goma. La prensa no habla de los crímenes que han cometido los grupos opositores quienes han quemado vivos a jóvenes por el solo hecho de vestir como bolivarianos. No hay que permitir actitudes intervencionistas. En México han muerto más 100 periodistas y la OEA no ha dicho nada”.

La historia se repite primero como drama y después como comedia. México tan cuidadoso de su política internacional ahora anda metido en un lodazal con la mayor desvergüenza del mundo, criticando ciento y tantos muertos y la falta de democracia, en ese país y aquí tenemos más de 500 mil personas asesinadas y manifestaciones claras de que el narcotráfico ha penetrado todas las estructuras de gobierno y de la vida nacional. Hay está Rafa Márquez y cinco gobernadores en proceso. Habrá primero que limpiar la casa y mantener un prudente silencio que nos de la autoridad moral que se ha perdido. Entonces nos vamos a dar cuenta de que no podemos ser sirvientes de la política exterior americana.