Expresidentes |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

De Frente y de Perfil

Expresidentes

 

Pocos han sido los casos en que los exPresidentes de México han intentado inmiscuirse en asuntos de gobierno con su sucesor y el resultado ha sido contraproducente para sus fines.
Plutarco Elías Calles salió expulsado del país a instancias de Lázaro Cárdenas del Río y Luis Echeverría Álvarez fue remitido en primera instancia a las Islas Fidji y después recibió un fuerte reclamo por parte de un mensajero de José López Portillo.
En ambas casos las cosas se terminaron de forma tajante y no hubieron consecuencias, aunque los doces años de gobierno de Echeverría Álvarez y de López Portillo fueron catalogados como “La docena Trágica”.
Lo que viene sucediendo en el México actual se puede considerar como inédito, ya que las primeras críticas partieron del Presidente en turno (Andrés Manuel López Obrador) quien criticó en forma severa la situación en que recibió el país, poniendo la primera piedra de lo que ha sido una andanada de sus principales críticos, los exPresidentes provenientes del PAN.
No fue su antecesor, Enrique Peña Nieto el que lanzó las críticas, con todo y que el primer reclamo fue a su gobierno, ya que el mexiquense prefiere seguir disfrutando de la vida en sus paseos y amores que entrar en la polémica, sabiendo que lleva todas las de perder y que, eventualmente, hasta podría ser juzgado como lo vienen siendo algunos de sus principales colaboradores por delitos varios y abusos en el ejercicio del poder.
Los dos que se pusieron de inmediato el saco y han tratado infructuosamente de empedrar el camino del gobierno en funciones fueron Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa.
En el caso del segundo, el Presidente López Obrador ha sido enfático y duro con sus señalamientos hacia el gobierno de Calderón Hinojosa, al que responsabiliza de desatar una guerra, sin ton ni son, en contra de los grupos delincuenciales, lo que derivó en la situación violenta que hay en el país.
La pugna entre el Presidente y los panistas parece ser una cruenta batalla favorable para uno solo de los lados, ya que la artillería que recibe de parte de los panistas el Presidente López Obrador parece provenir de balas de salva, mientras los comentarios que este realiza contra las administraciones de Fox y Calderón pega en zonas vulnerables.
Calderón es congruente con algunos de sus comentarios, aunque llega a exasperarse, mientras que Fox reacciona totalmente fuera de control, haciendo aspavientos y vociferando, convirtiéndose en lo que ha sido toda su trayectoria política, un cómico, sin demasiada gracia.
Y aunque, hasta el momento, no hay mucho daño entre las declaraciones del Presidente y las de los exPresidentes, sería mejor que cada uno ocupara su sitio dentro del actual contexto.
Y es que a Fox nadie la hace caso y a Calderón no le han redituado sus respuestas y reclamos en algo positivo para la formación del partido con el que se pretende postular a su esposa a una candidatura presidencial.
Email: ramonzurita44@hotmail.com