Toledo, más hechos que palabras |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Sendero

Toledo, más hechos que palabras

 

Los filarmónicos de Santiago Zacatepec Mixe rindieron un sencillo pero muy emotivo homenaje a uno de sus distinguidos benefactores, el maestro Francisco Toledo. Recordaron los momentos de alegría que las niñas, niños y jóvenes artistas disfrutaron a su lado el día 8 de septiembre de 2016 en el patio del Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca.

Los también alumnos de primaria, secundaria y bachillerato habían oído mencionar el nombre del famoso pintor en algunas de sus clases y pláticas familiares, pero nunca se imaginaron que un día estarían con él en uno de los viajes a la ciudad de Oaxaca de Juárez. El maestro dispuso amablemente de su tiempo para convivir con los músicos mixes, platicar brevemente con ellos de las cosas comunes y la importancia de conservar nítida, fresca y firme nuestra identidad indígena. Esa vez le tocaron piezas populares e istmeñas que él agradeció cumplidamente.

Le conmovió tener en casa a niños y jóvenes indígenas llegados de la sierra mixe donde conservan la tradición musical que en su época promovió en la zona su paisano de Ixtaltepec, Jesús Chu Rasgado. Les agradeció su presencia y sobre todo la interpretación de bonitas melodías istmeñas escritas por Chu como Naila y La vida es un momento, entre otras.

Después de esa convivencia musical, el maestro Francisco Toledo dispuso que se atendiera a los niños y jóvenes con un refrigerio al estilo de cómo se recibe y festeja a los músicos en su natal Juchitán de Zaragoza. Deben venir muy cansados, comentó a sus colaboradores, quienes condujeron a los visitantes a un restaurant cercano. Estaba muy contento, muy motivado, igual que los pequeños mixes y sus acompañantes.

Por eso el director de la Banda Filarmónica Municipal, Antelmo Romero Sánchez, recordó esos momentos vividos intensamente en el mes de septiembre de 2016 con el maestro Toledo, y esta vez, al rendirle homenaje en la escoleta del pueblo, a 180 kilómetros distante de la ciudad de Oaxaca de Juárez, le tocaron el bolero Amigo, de Roberto Carlos, y el tango Amigo Parra de Chu Rasgado, entre otras melodías.

El joven Jesús Taurino Castro, quien estrenó el instrumento donado por don Francisco Toledo, no encontró palabras para externar su gratitud hacia el benefactor de la banda de música, porque fue un gesto de generosidad muy valioso de su parte que nunca se imaginaron sus compañeros y los padres de familia. El maestro ofreció primero un grabado para que fuera sorteado y así obtener recursos para la adquisición de instrumentos musicales nuevos, pero cambió de idea y prefirió donar mejor un saxofón.

Los filarmónicos mixes se sintieron muy estimulados por este encuentro con el maestro Toledo hace tres años y acordaron dedicarle unas melodías el pasado fin de semana desde la sierra mixe, en el lugar donde se forman y afianzan su aprendizaje. Ellos encuentran en la trayectoria del maestro Francisco Toledo una fuente de inspiración y motivación para ser buenos músicos.

Y están informados también del interés que él tuvo por el cuidado de la naturaleza y sus frutos, por el cultivo de los valores humanos para la sana convivencia. El maestro estaba atento a los problemas políticos y sociales que afectan a los seres humanos; no solamente emitía señalamientos y críticas duras, sino que éstas estuvieron siempre acompañadas por sugerencias y soluciones prácticas y, desde luego, apoyadas por la misma sociedad.

Los mixes como las demás etnias oaxaqueñas tuvieron en Francisco Toledo a un defensor de su dignidad y sus derechos fundamentales. Con el conocimiento de la realidad social, política y económica de los oaxaqueños que él tenía, y con toda la autoridad moral que le distinguía, como los viejos abuelos, hizo denuncias públicas cuando las cosas públicas no marcharon bien y fue persistente en ello hasta que se corrigiesen.

En los esfuerzos de transformación social en marcha faltan muchos Toledos que con sus dichos y hechos iluminen el camino de los mexicanos. Toledo nos confirma que con la cultura y la educación podemos lograr muchas cosas buenas que tanta falta hacen y que los distintos niveles de gobierno deben observar e impulsar vigorosamente, sin descuidar desde luego los otros aspectos de la sociedad mexicana.