S-22: Aberrante activismo |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Editorial

S-22: Aberrante activismo

 

No obstante haber logrado junto con sus homólogas de otros estados del país en donde tiene presencia la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), la abrogación de la llamada Reforma Educativa del expresidente Enrique Peña Nieto; de haber cuajado en el ánimo del nuevo gobierno federal, la cancelación de las evaluaciones para el otorgamiento de plazas docentes, entre otras canonjías, el conocido como cártel 22 sigue sin parar en su activismo y movilizaciones. Hace poco más de dos semanas inició el curso escolar. A menos de una semana, es decir, el 30 de agosto, la Delegación de Valles Centrales convocó al 25% de la membresía para participar en una marcha para conmemorar el “Día Internacional de Víctimas de Desaparición Forzada”. A la semana siguiente, también en viernes, hubo una nueva movilización, esta vez para protestar por la supuesta represión a maestros de las Secciones de Guerrero y Chiapas. Esto es, siempre habrá banderas, pretextos y motivaciones para dejar las escuelas abandonadas y a los alumnos sin clases, cuando no tiene ni un mes que inició el ciclo escolar 2019/2020.
El presidente Andrés Manuel López Obrador, que se ha mostrado tan complaciente con el magisterio oaxaqueño, hizo desde una gira de su campaña política, en Guelatao de Juárez, un exhorto que, obviamente, los mentores “democráticos” han soslayado: cumplir con sus responsabilidades docentes. Lo que hemos visto hasta hoy es que se trata de un gremio que nunca está satisfecho. Los grupos radicales están esperando la discusión de las leyes secundarias de la nueva Reforma Educativa para bloquear el edificio del Palacio Legislativo de San Lázaro u otras acciones para inhibir u obstaculizar el trabajo legislativo. No hay pues nada que les satisfaga. El Cártel 22, en cada una de sus asambleas representativas estatales, expone una y otra vez la inconformidad con cualesquier medida que los obligue a mejorar la calidad de la educación. Su sino es seguir en la calle y abandonar el aula. Ya es tiempo de imponer medidas punitivas, sanciones y restricciones a este aberrante activismo que al menos en Oaxaca sigue abonando al rezago educativo. La normalidad educativa no se atisba por ningún lado. Menos ahora que los libros de texto, según los capos del Cártel 22, sólo servirán de auxiliares en su intento por imponer el llamado Plan para la Transformación de la Educación en Oaxaca (Pteo).

Proliferación inédita

Uno de los problemas más graves que mucho ha soslayado el gobierno federal es la crisis que existe en el suministro de medicamentos. Con el argumento de que ha existido corrupción entre las distribuidoras de los mismos y las licitaciones oficiales, se cancelaron contratos, dando lugar a la falta de vacunas, medicinas para niños enfermos de cáncer y otros problemas más. Es la razón de que hayan aparecido de repente, en otraspartes del país, brotes de sarampión y la proliferación del dengue clásico y hemorrágico. En Oaxaca se han detectado, al menos es la cifra oficial, más de 700 casos. Lo preocupante es que en sólo una semana se dispararon 133 casos, según lo publicamos en nuestra página principal la semana anterior. Se trata pues de una proliferación inédita, ello sin tomar en cuenta que en las comunidades la gente no reporta a las autoridades, lo que hace presumir que son muchos casos más los que se han presentado. Se habla incluso de muertes por dengue hemorrágico que, como todo mundo sabe, es de alto riesgo. A esta emergencia sanitaria parece ser que no hay respuesta enérgica de los Servicios de Salud en Oaxaca (SSO), que también ha enfrentado serios problemas financieros.
Lo que parece no haberse entendido en el llamado gobierno de la Cuarta Transformación, tal vez sólo los fanáticos que lo siguen a pie juntillas, es que con la salud del pueblo no se puede jugar. Debe ser, así lo dictan los cánones del buen gobierno, una prioridad que debe superponerse por encima de todo. El dengue es una enfermedad producida por vectores, cuyo éxito estriba, lo hemos dicho a menudo, en difundir las medidas de prevención. En gobiernos pasados se realizaban campañas publicitarias masivas para dar a conocer lo que tienen que hacer las familias para evitar la proliferación del mosco transmisor. Nada se ha hecho en la actual administración. A todo ello, también hay que crear conciencia en la necesidad de abrir las casas a la fumigación para acabar con el insecto y las larvas. Tampoco se ha llevado a cabo. Es una enfermedad que no requiere vacuna sino sólo cuidados y consumo de analgésicos. No obstante lo anterior, estamos viendo una preocupante proliferación del mal, incluso ya no sólo en las zonas rurales –como dijimos la semana anterior- sino también en la capital y los Valles Centrales. Urgen pues acciones enérgicas y urgentes para evitar que el mal se siga extendiendo.