Fiestas de hermandad |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Sendero

Fiestas de hermandad

 

Las comunidades indígenas viven intensamente sus tradiciones culturales, cuyas expresiones alcanzan una mayor dimensión durante las festividades religiosas, grandes y pequeñas, que reúnen a los habitantes y migrantes del pueblo, así como a los peregrinos que llegan de otras partes para disfrutar la música de bandas, las danzas autóctonas y el deporte. Así como en la parte religiosa hay un sincretismo practicado con total respeto y libertad, en la profana hay una variedad de actividades a escoger.
Tamazulapam del Espíritu Santo, uno de los municipios más grandes de la región mixe, estuvo de fiesta la semana pasada, desde el miércoles hasta el domingo, en honor de santa Rosa de Lima, que dio motivo para que los habitantes mostraran la riqueza de su artesanía de barro y textiles, para que abrieran sus corazones y hogares. Las mujeres en su mayoría portan orgullosamente su indumentaria típica – blusa blanca ancha y falda azul, sujetada por un ceñidor multicolor; rebozo y tocado en la cabeza –, que las hacen admirables e inconfundibles. La lengua oficial es desde luego la mixe, que se alterna con el español.
Esta población ha logrado mantener la organización de un campeonato regional del baloncesto que en su versión 34 reunió a 108 equipos en diferentes categorías, aspirantes a la Copa Ayuujk 2019. En la inauguración se hizo un ritual de acuerdo con la tradición mixe, en el que un principal o persona caracterizada hizo primeramente la ofrenda del evento y finalmente el presidente municipal, Amado Miguel Miranda, la declaratoria inaugural. Ambos invocaron la sabiduría y protección de los viejos abuelos y la divinidad para que este campeonato fortalezca no solamente la salud física y mental de los participantes, sino acreciente la fraternidad, la concordia, la unidad y la identidad de los pueblos mixes; que haya bienestar general en cada uno de ellos.
Así como al inicio de los encuentros deportivos se realizó un ritual, hubo otros la noche del jueves y viernes antes de la quema de los castillos y juegos pirotécnicos. Todo se efectuó con solemnidad y en lengua mixe para que reinen la paz y el bienestar en esta y en las demás comunidades. Los del primer día fueron donados por Rogelio Vásquez Vásquez; los del segundo por las autoridades del templo católico representadas por el mayordomo Domingo Apolinar Antúnez, el regidor de la iglesia Alberto Martínez Rosas y su suplente Genaro Rojas, así como el tesorero Procopio Antúnez Andrade.
La fiesta se realizó con el apoyo de los habitantes y de manera especial los donadores particulares, quienes en su mayoría son migrantes y trabajan en Los Ángeles o tienen sus propios negocios en Oaxaca y otras entidades del país; ellos se encargan de las copas y premios efectivos para los ganadores del campeonato de basquetbol, del arreglo de las gradas en la cancha, del pago a los árbitros y otros servicios. En un pueblo de artesanos auténticos, no podían faltar los jarrones, floreros y adornos de barro, artísticamente diseñados, que lucieron desde la fachada hasta el interior del templo parroquial. La madrina fue Graciela Jiménez Domínguez.
Las bandas visitantes y locales fueron atendidas en su alimentación por familias que se registraron ante las autoridades municipales y religiosas. Esta vez llegaron las de Santiago Zacatepec y san Juan Metaltepec. La banda municipal anfitriona les dio la bienvenida en la entrada del pueblo junto con las autoridades municipales, comunales y del templo, así como las madrinas, padrinos y donadores. Les entregaron velas, flores, golosinas y playeras.
En las casas donde tomaron sus alimentos, los filarmónicos fueron recibidos también con alegría. Tocaron antes y después de almorzar, comer y cenar para que bailaran los anfitriones, familiares y cocineras. La antropóloga alemana Ingrid Kummels, autora del libro Espacios Mediáticos Transfronterizos y catedrática de Antropología Cultural y Social del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Libre de Berlín, quien ha documentado la comunicación entre migrantes mixes residentes en Los Ángeles, Estados Unidos, y su comunidad de origen, pidió a los organizadores de la fiesta ser incluida en esta lista de servidores; ella se ha familiarizado con las mujeres y hombres del pueblo mixe y está muy agradecida con ellos.
Ella dio de almorzar a la banda de música de san Juan Metaltepec el día sábado y donó también una copa para el campeonato regional del baloncesto, la cual fue traída desde su casa por la banda de Santiago Zacatepec. Cuando este senderista platicó con ella, le expresó su entera satisfacción por encontrarse entre los mixes de Tamazulapam, porque se está nutriendo de las expresiones culturales e históricas que tiene y cultiva este pueblo noble de Oaxaca y México.
Otro de los eventos culturales relevantes de la festividad, además de la presentación de las danzas de Caballitos, Malinche y Negritos, fue la convivencia musical que ofrecieron en tres rondas las bandas visitantes de Zacatepec y Metaltepec, dirigidas por Antelmo Romero Sánchez y Eloy Cortés Cornelio, respectivamente, y la local conducida por Diana Laura M. Hernández y Marco Antonio Martínez. Esta banda estrenó la bonita melodía “Esta noche se da cuenta”, de la autoría de Said Misael Martínez, acompañada por un coro de niños y niñas ataviadas con el traje regional, quienes integrarán próximamente la banda infantil de la comunidad. Cada una ofreció sus mejores piezas y al final interpretaron bajo una sola batuta el vals Dios nunca muere, de Macedonio Alcalá.