Lila Downs en los Mixes |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Opinión

Sendero

Lila Downs en los Mixes

 

Para la comunidad mixe de Santiago Zacatepec, el pasado martes 20 fue un día muy especial. Las 34 familias afectadas por los sismos del 2017, cuya mayoría tiene ahora sus nuevas viviendas con un toque tradicional, así como los niños y jóvenes beneficiados con su aula musical, convivieron con la cantautora Lila Downs y representantes de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca.
Esperaban la presencia del filántropo don Alfredo Harp Helú y la doctora María Isabel Grañén Porrúa, presidenta de la fundación, pero las condiciones climatológicas impidieron que llegaran por aire la mañana del viernes. Las señoras prepararon tamales, caldo mixe, café y pan para los visitantes distinguidos y habitantes del lugar, los cuales disfrutaron en un ambiente de alegría.
Lila Downs, a quien ya conocían a través de audios y videos, la tuvieron en persona acompañada por su esposo, el director musical Paul Cohen. Ella recibió el saludo de las niñas y niños, jóvenes y adultos y se tomó cuantas fotos le pidieron. Estaba entre las montañas sagradas de los mixes, como ella misma lo reconoció; en el paraíso de KonkOy (Rey y protector de los mixes). “Yo llevo también sangre indígena en mis venas”, se sinceró con quienes le rodeaban y creció aún más la confianza.
La familia Harp Helú-Grañén Porrúa estuvo representada por Javier Sánchez Pérez, con quien Lila cortó el listón inaugural del aula que sostenían los músicos más pequeños de la banda infantil, Gael y Xiana Paola. Momentos antes, el arquitecto Juan José Santibáñez explicó los trabajos realizados por la FAHHO en el inmueble dedicado a las actividades artísticas y culturales, que ahora luce diferente; igualmente sobre la construcción de las casas de las familias mixes afectadas. Dijo que los sismos movieron corazones de numerosas personas y organismos para hacer posible este proyecto enriquecido con la creatividad de los arquitectos artesanos, quienes utilizan materiales locales, respetando en todo momento la tipología tradicional de la zona.
Ubicada en tierra pródiga que pisaron en otras épocas Jesús “Chu” Rasgado, Juan Rulfo, Walter Reuter, Amador Pérez Torres “Dimas”, Georgina Meneses y Faustino Díaz, y de compositores mixes como Rito Marcelino Rovirosa y Antonio Romero Jacob, la cantautora y antropóloga Lila Downs dijo que ella trabaja y lucha también por las causas nobles y humanas, como las que hoy son realidad en Santiago Zacatepec con el apoyo de la fundación.
Pidió a los habitantes seguir peleando por nuestras raíces, por nuestras montañas, por nuestros veneros de agua. Ciertamente, dijo, los temblores nos sacuden y nos hacen pensar en nuestra madre tierra. Recordó los sismos registrados hace dos años y la devastación que causaron en el Istmo de Tehuantepec, la Mixteca y la región mixe, Ayuuk, dentro de las zonas más afectadas en nuestra entidad.
“En nombre de todas mis compañeras músicas”, expresó emocionada, “vengo a celebrar esta obra hecha gracias a la unión de muchos espíritus y personas con un enorme corazón, un corazón grande. Decidimos unir fuerzas en Oaxaca haciendo un concierto (en el auditorio Guelaguetza) a beneficio de los afectados por el sismo”.
Desde la sierra mixe agradeció la participación entusiasta de Ana Díaz, Alejandra Robles, Natalia Cruz, Georgina Meneses, Susana Harp, Phillipa Jordano, Eugenia León, Tania Libertad y Antonio Cisneros, así como a las bandas que las acompañaron, la Misteriosa de Oaxaca, entre ellas, “a las que yo me uní para cantar por nuestra gente”. Así recaudaron donativos que fueron duplicados por la FAHHO.
En presencia de las autoridades municipales, actuales y anteriores, y del comisariado de bienes comunales, Lila Downs señaló que este centro reconstruido para las artes “es una muestra de lo que la unión de fuerzas puede edificar; que este centro sea un lugar de formación, respeto, para la música y la poesía; que aliente la identidad ayuuk y sea un pilar para los sueños de los niños y grandes que buscan expresar belleza, la belleza que encierran estas montañas sagradas”.
Las familias beneficiadas con sus casas dieron las gracias a Lila y la fundación. Enviaron sus mensajes de gratitud hacia don Alfredo Harp Helú y su señora esposa, la doctora María Isabel. Hablaron en mixe de los momentos dramáticos que vivieron a consecuencia de los sismos y las lluvias, los cuales disminuyeron con las esperanzas inyectadas por la brigada de la FAHHO que recorrió oportunamente el pueblo y las respuestas están a la vista.
Ni se diga de los músicos, tanto de la banda infantil como la juvenil municipales que dedicaron bonitas melodías a los visitantes; después hubo un recorrido por las casas concluidas y las que están aún en proceso de construcción. La unión de fuerzas lo puede todo, ciertamente.